Ayuda

Juan de Tassis y Acuña

Biografía

Tassis y Acuña, Juan de. Conde de Villamediana (I). Valladolid, m. s. XVI – Madrid, 12.IX.1607. Correo mayor de España, embajador en Francia, caballero de la Orden de Santiago, militar y diplomático.

Hijo mayor de Ramón de Tassis Wachtendonk (1515-1579), correo mayor, y de Catalina de Acuña y Zúñiga, pertenecía a una rama afincada en España de la familia Tassis de correos mayores del Imperio. El pariente que más destacó en la órbita hispánica fue su tío Juan Bautista (1530-1610), militar, diplomático, consejero de Felipe II y embajador en Francia.

Se crió en la villa de Dueñas, en casa de los condes de Buendía, sus abuelos maternos, e inició su carrera al servicio del príncipe Carlos. Ingresó en la Orden de Santiago en 1562, participó en la toma del Peñón de Vélez de la Gomera en 1564, en el socorro a Orán, y en la Guerra de Granada, consecuencia de la revuelta morisca de las Alpujarras (1568-1570), luchando en el asalto a Galera (actual aldea de La Alquería). En junio de 1581 tomó parte en la campaña de Portugal, acompañando al duque de Alba en su entrada triunfal en Lisboa. De su talante militar, dice el nobiliarista López de Haro que destacó por su habilidad con las armas, habiendo superado hasta cinco duelos, y mostrado su valor en muchas ocasiones, “y así tenía grandes heridas en el rostro”.

Desde 1595 fue uno de los magnates que apoyó política y financieramente al entonces marqués de Denia, Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, ayuda gracias a la cual conseguiría captar las simpatías del príncipe Felipe y convertirse en su privado al acceder éste al Trono (1599). Integrado en el círculo de mayor confianza del nuevo valido, obtuvo diversos e importantes cargos. En 1599 era embajador de asiento en París, y en mayo de 1603 fue nombrado miembro de la Junta del Desempeño, junto con Pedro Franqueza, Ramírez de Prado, el conde de Miranda, fray Gaspar de Córdoba, Juan de Acuña y el propio Lerma, creada para recomponer la despilfarrada hacienda real. Aquel mismo año, además de ser promovido a conde de Villamediana el 12 de octubre, fue designado agente especial en Inglaterra.

Ante la entronización de un nuevo rey católico en Inglaterra, el Consejo de Estado resolvió enviar un representante oficioso ante Jacobo Stuardo para felicitarlo, pero con la delicada misión de tantear el clima político y en su caso, iniciar negociaciones de paz. A pesar de no ser embajador acreditado, Tassis abrió el camino para ajustar un tratado con el cual se consiguiera la libertad de conciencia para los católicos ingleses, suprimir la ayuda inglesa a los rebeldes flamencos, no permitirles hacer levas en Escocia, y sobre todo liberar a los prisioneros españoles de la Torre de Londres (capturados durante el asalto de Cadiz en 1598), etc. Ratificado en su cometido, se le nombró “diputado para la paz”, con mayores atribuciones; también se autorizó todo cuanto hasta el momento había gestionado, y se dieron instrucciones al embajador plenipotenciario, condestable de Castilla, para que siguiera sus orientaciones. Tassis prosiguió su hábil labor diplomática con gran inteligencia y eficacia.

Supo atraerse a la Reina inglesa a su causa, y poner al rey inglés en contra de Antonio Pérez, el anciano secretario de Felipe II exiliado en París, que amenazaba con perturbar las negociaciones. Acabó siendo uno de los firmantes del tratado final de paz concluido en Londres el 28 de agosto de 1604 y ratificado por Felipe III en Madrid el 16 de junio siguiente.

En lo tocante a su oficio de correo mayor, se distinguió en la búsqueda de caminos seguros para los correos de la Corona, ensayando la ruta marítima de Barcelona a Génova (1597), y se reunió en París con su homólogo francés para combinar un servicio de correos entre España, Flandes e Italia a través de Francia (1601). El 14 de junio de 1599 había sido nombrado correo mayor vitalicio de Milán, cargo que vacaba por muerte de Ruggiero de Tassis, y dos años más tarde obtenía el de correo mayor de Sevilla y su tierra, también vacante, al adelantar 60.000 ducados a la Real Hacienda. En 1605 aparece como “Correo Mayor General”, enfrentado a Juan Francisco Senarega, arrendador del servicio de correos en Génova.

Juan de Tassis y Acuña murió el 12 de septiembre de 1607, dejando empeñada su hacienda en 25.000 ducados, siendo sepultado su cuerpo en la capilla mayor del Convento de San Agustín de Valladolid. Se había desposado, en aquella ciudad, con María de Peralta Muñatones, de quien tuvo por único heredero al célebre poeta Juan de Tassis y Peralta (1582-1622). Fue padre además de tres hijos ilegítimos, Juan (muerto en 1593), Felipe, que fue abad de Fitero (fallecido en 1604), y María, monja en el Convento de Santo Domingo de Madrid.

 

Fuentes y bibl.: Biblioteca Nacional de España (Madrid), Manuscritos, ms. 1.761, fol. 222; ms. 2.347, fol. 70; British Library (London), Relación [...] del recibimiento y fiestas que se hicieron en Inglaterra a Don J. De Tassis [...] Embaxador estraordinario de su magestad del Rey Don Felipe tercero [...] para el nuevo Rey Jacobo de Inglaterra [...], Sevilla, B. Gómez, 1603.

A. López de Haro, Nobiliario genealógico de los reyes y títulos de España [...], t. II, Madrid, Luis Sánchez, 1622, pág. 18; E. Cotarelo Mori, El Conde de Villamediana. Estudio biográfico- crítico, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1886; V. Vignau y F. de Uhagón, Índice de pruebas de los caballeros que han vestido el hábito de Santiago desde el año 1521 hasta la fecha, Madrid, Est. Tipográfico Viuda e Hijos de M. Tello, 1901, pág. 336; F. Gil Ayoso, Junta de Incorporaciones. Catálogo de los papeles que se conservan en el Archivo Histórico Nacional (sección de Consejos Suprimidos), Madrid, Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, 1934, pág. 89; A. y A. García Carraffa, Diccionario heráldico y genealógico de apellidos españoles y americanos, Madrid, Hauser y Menet, 1961, págs. 100-101; R. Magdaleno, Papeles del Estado de Génova (siglos xvi-xviii). Catálogo XXV del Archivo de Simancas, Madrid, Archivo General de Simancas, 1972, pág. 201; L. Cabrera de Córdoba, Relaciones de las cosas sucedidas en la Corte de España desde 1599 hasta 1614, [Salamanca], Junta de Castilla y León, 1977, págs. 14, 177, 189 y 316; C. Pérez Bustamante, La España de Felipe III, en R. Menéndez Pidal (dir.), Historia de España, Madrid, España Calpe, 1979, vol. XXIV, págs. 48, 56, 129, 356-361 y 519; G. Marañón, Antonio Pérez, Madrid, Espasa Calpe, 1998 (2.ª ed.), págs. 731-761 y 967; M. J. Rodríguez Salgado, “Paz ruidosa, guerra sorda. Las relaciones de Felipe II e Inglaterra”, en L. A. Ribot García (coord.), La monarquía de Felipe II a debate, Madrid, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2000, págs. 113-114, n. 161; A. Feros, El Duque de Lerma. Realeza y privanza en la España de Felipe III, Madrid, Marcial Pons, 2002, págs. 92, 261 y 270; R. Vargas- Hidalgo, Guerra y diplomacia en el Mediterráneo. Correspondencia inédita de Felipe II con Andrea Doria y Juan Andrea Doria, ilustrada con cartas de Carlos V, don Juan de Austria, Juana de Austria, Andrea Doria, Juan Andrea Doria, virreyes, generales y espías, Madrid, Polifemo, 2002, págs. xli, ccxcvi y 1495; [Genealogía de la familia Taxis, febrero de 2004], http:// genealogy.euweb.ez/thurn/thurn3.html; “Buceando en la historia de la filatelia” [febreo de 2004], http://www.fzaidin.com/ articulos/buceandoXIX.html.

 

Manuel Güell Junkert