Ayuda

Ibn Sara as-Santarini

Biografía

IBN ĀRA AŠ-ŠANTARĪNĪ: Abū Muammad ´Abd Allāh b. Muammad b. āra a-Šantarīnī. Santarén (Portugal), c. 1040-1050 – Almería, 1123. Poeta de la Taifa de Badajoz.

El poeta Ibn āra de Santarén pertenecía a una antigua y reputada estirpe árabe, la prestigiosa tribu de los Bakr.

Nació en Santarén, localidad que en aquellos tiempos quedaba incluida en el territorio de la Taifa de Badajoz. Abandonó su ciudad natal probablemente en su primera adolescencia y nunca regresaría a ella. La circunstancia de que tuviera que ganarse la vida la mayoría de las veces ejerciendo oficios mal remunerados (copista, encuadernador, gramático, etc.) o buscando continuos protectores, y el haber dejado constancia de ello no solo las fuentes sino él mismo en sus poemas, son datos que contribuyen a confirmar su pertenencia a una familia de escasos recursos económicos.

Fue en Santarén, cuando en su niñez y primera adolescencia recibió una esmerada educación elemental basada en el estudio de la lengua árabe y de la poesía, así como del Corán.

Parte de su vida coincide con el reinado del rey aftasí de Badajoz, al-Mutawakkil (1072-1095), que desempeñó un importante papel en la historia cultural del siglo XI.

En su juventud Ibn āra frecuentó con toda seguridad los círculos intelectuales de Badajoz, donde perfeccionó su formación de manera autodidacta mediante la lectura de los divanes de los grandes poetas árabes orientales, cuyas obras circulaban desde hacía tiempo por al-Andalus.

Su actividad como poeta estuvo supeditada a la necesidad de supervivencia, lo que no resta en absoluto valor a la calidad de su poesía. Como muchos otros intelectuales de la época, Ibn āra se vio obligado a llevar una vida itinerante por distintas ciudades andalusíes. En ellas trató de ganarse, sin demasiada suerte, la vida como panegirista. Tras la llegada de los almorávides y la desintegración de las Taifas se instaló en Sevilla, de donde luego pasó a Córdoba, Granada y Murcia para estar sucesivamente al servicio de cadíes, alfaquíes y gobernadores que fueron sus mecenas.

Muere en Almería a la edad de ochenta años sin que hayan quedado detalles acerca de los últimos años de su vida. Sobre otros aspectos más personales nada se conoce, si no es que tuvo, al menos, una hija que murió y para la que compuso una elegía.

Para el estudio se su obra literaria nos encontramos con el inconveniente de que el correspondiente dīwān no haya aparecido hasta ahora y que sus poemas aparezcan dispersos en las fuentes histórico-literarias a modo de extractos en diversas compilaciones.

En la creación poética de Ibn āra se transparenta la influencia de la poesía árabe oriental, siendo su formación neoclásica. Sin embargo, sus poemas se ven también influidos por las tendencias modernistas árabes orientales, mostrando el poeta una insistente preocupación por la forma.

Ibn āra escribió panegíricos fundamentalmente por necesidades económicas, aunque también pudo verse impulsado a hacerlo por un deseo de ganarse cierta celebridad en vida. Quizá fuera de panegirista como tuvo ocasión de conocer a algunos intelectuales destacados de la época, como al-Fat Ibn Jāqān, el cual recoge en su antología la mayoría de los panegíricos de Ibn āra que se han conservado. Estas composiciones, de estilo neoclásico, presentan un conjunto de elementos temáticos y simbólicos comunes entre los que destaca la constante de describir las cualidades físicas de los alabados siempre unidas a sus virtudes morales y cualidades personales. En estos poemas no hay referencias al combate ni alusiones directas al enemigo, tema que sí aparece en otros panegíricos andalusíes del momento.

Además de los poemas laudatorios, Ibn āra compuso una serie de poemas breves, de los que se han conservado aproximadamente un centenar. Estos se enmarcan dentro de la corriente modernista árabe oriental Ibn āra es uno de los primeros poetas en aportar a la poesía de al-Andalus imágenes renovadas y sustituir las ya desgastadas metáforas y comparaciones por otras mucho más originales. Consigue crear nuevas imágenes poéticas espectaculares y sorprendentes que tratan de evocar distintas emociones sensoriales a través del oído, el tacto, la vista y el olfato.

La originalidad principal de Ibn āra reside en la variedad temática de sus poemas breves así como en la utilización constante de los elementos temáticos de la naturaleza, consiguiendo, como pocos poetas de al-Andalus lo han hecho, poetizar el contexto del espléndido paisaje andalusí: su campiña, sus ríos, sus jardines, sus árboles y sus frutos.

Obras de ~: Poemas del fuego y otras casidas. Ibn āra A-Šantarīnī, recop., ed. bilingüe, trad. y est. de T. Garulo, Madrid, Hiperión, 2001.

Bibl.: E. García Gómez, Poemas arabigoandaluces, Madrid, Espasa Calpe, 1943, págs. 83-88; Y. al- RikabĪ, Fī l-adab al-andalusī, El Cairo, Dār al-Ma´ārif, 1980, pág. 153; I. ‘AbbĀs, Ta’rīj al-adab al-andalusī, Beirut, Dār al-Taqāfa, 1981, págs. 139-140; H. Pérès, Esplendor de al-Andalus, trad. de M. García Arenal, Madrid, Hiperión, 1983; R. Arié, “Notes sur en poète andalou méconnu: Ibn Sara”, en J. Paredes Núñez (ed.), Estudios dedicados al Profesor Juan Martínez Ruiz, Granada, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Granada, 1991, págs. 37-48; M.ª J. Rubiera Mata, Literatura hispanoárabe, Madrid, Mapfre, 1992, págs. 65 y 105; I. Bejarano Escanilla, “El poeta Ibn āra de Santarén” en F. Díaz Esteban (ed.), Bataliús. El Reino Taifa de Badajoz. Estudios, Madrid, Letrúmero, 1996, págs. 21-33; T. Garulo,  [“Estudio”] en Ibn Āra, Poemas del fuego y otras casidas, op. cit., págs.  9-49 (fuentes y bibl. en págs. 41-49).

Ingrid Bejarano Escanilla