Ayuda

José Ignacio Tellechea Idígoras

Biografía

Tellechea Idígoras, José Ignacio. San Sebastián (Guipúzcoa), 13.IV.1928 – 8.III.2008. Sacerdote, historiador.

Concluidos en 1951 los estudios eclesiásticos en el Seminario de Vitoria, su diócesis, con acceso al presbiterado, prosiguió su formación académica superior en la Universidad Gregoriana de Roma, Facultades de Teología e Historia Eclesiástica, iniciando una trayectoria intelectual de casi cincuenta años en una doble dirección: el magisterio en las aulas (Seminario de San Sebastián, su nueva diócesis, 1956-1970; Seminario Hispanoamericano de Madrid 1957-1966; Facultad de Teología de la Universidad de Salamanca, con Cátedra obtenida por concurso en 1966, extendiendo también su docencia a la Facultad de Teología de Vitoria, 1969-1993) y su vocación de investigador y publicista de documentación inédita sobre la historia religiosa hispana de los siglos xvi y xvii.

Su actividad académica se vio aureolada por la cercanía de alumnos en búsqueda de maestro para sus tesis y desbordada por el afán de escritor-articulista (más de setecientos títulos en su catálogo, cien de ellos libros) en numerosas revistas en conmemoraciones centenarias, canonizaciones, etc., así como por demandas de cuantos diccionarios, manuales de historia de la Iglesia, de espiritualidad, sobre la Inquisición, etc. se editen en España. Actividad doblada incluso por el reclamo para conferencias y ponencias en congresos nacionales e internacionales de Italia (Roma y Milán, sobre todo), Francia, Inglaterra, México, etc., que le valen ser acreedor a grados y títulos como miembro activo y de honor de academias e institutos culturales de dichos países.

Con todo, nada de lo dicho es lo más privativo de su personalidad intelectual: el maestro de cátedra y el conferenciante quedan empequeñecidos ante el hombre de archivos, explorador de papeles viejos inéditos que han contribuido a ensanchar el saber de la historia religiosa española y europea, máxime la del siglo xvi, sin excluir incursiones en otras épocas. Roma (Biblioteca Vallicelliana, la Casanatense, Biblioteca y Archivo Vaticanos, Archivo Secreto del Santo Oficio); Madrid (Archivo de la Real Academia de Historia, Archivo Histórico Nacional, Biblioteca Nacional); Archivo de Simancas y el Unamuniano de Salamanca, han sido, entre otros muchos lugares, los principales veneros donde se ha nutrido su enciclopédica voracidad documental.

Se distribuyen en seis apartados la variada gama temática de los estudios de José Ignacio Tellechea, con un leve apunte de cada bloque La Cuestión carranziana. La defensa del dominico fray Bartolomé de Carranza, teólogo conciliar en Trento y consejero de Carlos V y Felipe II, caído bajo sospecha de la Inquisición, al poco de acceder como arzobispo a la silla primacial toledana, lleva a Tellechea, apartándose de la historiografía tradicional, a optar por su defensa e inocencia, mediante el fatigoso método del examen y publicación del proceso inquisitorial y de las obras teológicas inéditas del condenado. Los efectos colaterales de tal esfuerzo habrán de enriquecer el panorama de la historia religiosa y teológica de España en años tan cruciales como el 1558 —año de los famosos autos de fe antiluteranos—: mejor conocimiento de las corrientes espirituales; magnitud real del luteranismo castellano y poder de la mecánica procesal del Tribunal de la Inquisición, etc. Tales senderos pronto llevan a toparle con el tema político nuclear del siglo xvi español: las relaciones de la poderosa Monarquía católica con el Papado; documentación epistolar entre ambos altos poderes satisfecha por José Ignacio Tellechea con la publicación de un millar de cartas, apenas puestas a disposición de los estudiosos.

El molinosismo en la Roma del siglo xvii. La inmersión en el estudio de la corriente espiritual herética del siglo xvii, llamada molinosismo por identificada con Miguel Molinos, sacerdote español aunque con epicentro de su obra en Roma e Italia, también ha interesado a Tellechea. Dos obras de éste, una, la edición crítica de la Guía Espiritual de Molinos, objeto de condenación en 1681 al Index por el Santo Oficio, más una segunda, de estudio analítico del vocabulario molinosista, Léxico de la Guía espiritual, le inclinan a salvar la ortodoxia doctrinal y lexical del místico.

Historia vasca. La variedad de trabajos sobre la historia civil y eclesiástica del País Vasco obliga a una división del presente bloque: 1) la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País (RSBAP) le es infinitamente deudora a Tellechea, más que por su contribución en trabajos, por haber sido el dinamizador de la propia institución desde su puesto de miembro de la junta rectora de la Comisión de Guipúzcoa desde 1964; por ser el reinstaurador de la Bascongada en México tras exhumación documental de su pasado dieciochesco; por haber impulsado el conocimiento histórico de la institución misma mediante la organización de seminarios; y, sobre todo, por ser el creador del “Grupo de historia donostiarra Dr. Camino”, asociado a la Bascongada, mediante el lanzamiento en 1967 de la revista anual Boletín de Estudios Históricos sobre San Sebastián con 40 volúmenes en su haber, más dos colecciones anejas: Monografías, 58 volúmenes y Temas donostiarras, 35 volúmenes. 2) El descubrimiento y valoración de la figura de Manuel de Larramendi, jesuita guipuzcoano del siglo xviii, quien desde su retorno al Santuario de Loyola de responsabilidades de alto bordo, se implica en debates públicos de la sociedad guipuzcoana, sobre todo en la interpretación y defensa de los Fueros y la reivindicación de la excelencia de la lengua vasca; patrimonio documental casi todo inédito, sacado a la luz y materializado en la publicación de cuatro volúmenes.

Biografías de santos. Lo hasta aquí dicho libera de la obligación de dar cuenta del saber de José Ignacio Tellechea en delinear perfiles espirituales de individuos admirados por su santidad; destaca entre todas por su brillantez la biografía de San Ignacio de Loyola. Solo y a pie, ratificada por sucesivas ediciones en castellano y traducida a seis lenguas.

Correspondencia epistolar de Unamuno. Selección bibliográfica de cartas con personalidades vascas en un muestrario ecuménico cuyo desfile testifica la irradiación magisterial del rector salmantino.

Memorias y reportaje. Dos preciosos libros: el primero, acompañando en viaje por España al cardenal Roncalli en 1954, cuatro años antes de que se convirtiera en el papa Juan XXIII y, el segundo, su autobiografía clínica, evocando los días vividos en trance de muerte en la UVI, homenaje al personal médico y sanitario que le salvó la vida, de gran altura y vibración humana y espiritual.

El padre Tellechea murió víctima de un cáncer en la Residencia Nuestra Señora de Aránzazu en San Sebastián el 8 de marzo de 2008.

 

Obras de ~: “El dominio y uso de los bienes eclesiásticos según Bartolomé Carranza”, en Revista Española de Derecho Canónico, 9 (1954), págs. 725-778; “Metodología teológica de Maldonado”, en Scriptorium Vitoriense, 1 (1954), págs. 183- 255; “El ‘Articulus de justificatione’ de Bartolomé Carranza”, en Revista Española de Teología, 15 (1955), págs. 563-635; Fr. B. de Carranza, Documentos Históricos, ed. crítica de ~, Madrid, Real Academia de la Historia, 1962-1994, 8 vols.; El obispo ideal en el siglo de la Reforma, Roma, Iglesia Nacional Española, 1963; El arzobispo Carranza y su tiempo, Madrid, Guadarrama, 1968, 2 vols.; Papeles viejos. Guipuzcoanos olvidados, San Sebastián, Sociedad General de Ediciones y Publicaciones, 1968; M. de Larramendi, Obras, San Sebastián, Sociedad Guipuzcoana de Ediciones y Publicaciones, 1969, 1973, 1983, 1990, 4 vols.; La Reforma Tridentina en San Sebastián. El libro de Mandatos de visita de la parroquia de San Vicente (1540-1670), 2.ª ed., San Sebastián, Grupo Doctor Camino, 1972; Comentarios sobre el Catecismo Christiano, ed. crítica de ~, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos Mayor, 1972 y 1999, 2 vols. (ed. facs., Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1976); Miguel Molinos, Guía espiritual, ed. crit. Espirituales Españoles 23, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1976; Tiempos recios. Inquisición y heterodoxias, Salamanca, Sígueme, 1977; Melanchton y Carranza. Prestamos y afinidades, Salamanca, Biblioteca Oecumenica Salmanticensis, 1979; Erquicia y Aozaraza. Dos mártires guipuzcoanos, ed. bilingüe en euskera y castellano, San Sebastián, Idatz, 1980; La Real Sociedad Bascongada de Amigos del País en el s. xviii Ensayo, Reglamentos, Extractos, Resúmenes de Actas de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, ed. facs., San Sebastián, 1985, 12 vols.; Ignacio de Loyola. Solo y a pie, Madrid, Sígueme, 1986; La Ilustración Vasca. Cartas del Conde de Peñaflorida a D. Pedro Jacinto de Álava, Vitoria, Gobierno Vasco, 1987; Molinosiana. Investigaciones sobre Miguel Molinos, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1987; El proceso romano del arzobispo Carranza (1567-1576), Roma, Iglesia Nacional Española, 1988; Otra cara de la Invencible. La participación vasca, San Sebastián, Sociedad Guipuzcoana de Ediciones y Publicaciones, 1988; Ramón de Basterra. Cartas a Unamuno, Bilbao, Caja de Ahorros Vizcaína, 1989; El ocaso de un rey. Felipe II visto desde la nunciatura de Madrid, Salamanca, Fundación Universitaria Española, 1989; El vasco Francisco Grandmontagne. Sus cartas a Unamuno, San Sebastián, Grupo Doctor Camino, 1990; Léxico de la “Guía espiritual” de Molinos, Espirituales españoles, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1991; El Colegio de las Vizcaínas de México y el Real Seminario de Vergara, Vitoria, Gobierno Vasco, 1992; Fr. B. de Carranza, Speculum pastorum, Salamanca, Universidad Pontificia, 1992; Fr. B. de Carranza, Controversia de necessario residentia episcoporum, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1994; El proceso romano del Arzobispo Carranza. Las audiencias en Sant’Angelo 1568-1569, Roma, Iglesia Nacional Española, 1994; Unamuno y los poetas, Salamanca, Universidad Pontificia, 1994; Pintores vascos y Unamuno, Bilbao, Bilbao Bizkaia Kutxa, 1995; Unamuno y Salaverría (1904-1933), San Sebastián, Fundación Social y Cultural Kutxa, 1995; Así murió el emperador, 2.ª ed., Salamanca, Universidad Pontificia, 1995; El eco de Unamuno, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1996; El papado y Felipe II, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1999, 2000, 2002, 3 vols.; Estuvo entre nosotros. Mis recuerdos de Juan XXIII en España, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2000; Manuel Lekuona Saria Prix Manuel Lecuona, 2001, San Sebastián, Eusko Ikaskuntza, 2002, págs. 45-102; Tapices de la memoria: historia clínica 279.952, Salamanca, Sígueme, 2003 (2.ª ed.); Agustín de Cardaveraz, S. J., Cuentas de conciencia, Espirituales Españoles, Madrid, Fundación Universitaria Española, 2003; El Arzobispo Carranza “Tiempos recios”, Salamanca, Universidad Pontificia, 2003-2007, 5 vols.; José Bonal, fundador y pordiosero, Zaragoza, Sígueme, 2004; Felipe II y el Papado, Madrid, Fundación Universitaria Española, 2004, 2006, 2 vols.; Los sueños de Francisco de Javier, Salamanca, Sígueme, 2006; El proceso del Doctor Miguel Molinos Apéndice sobre un nuevo texto de la “Guía” por Andreina Rita, Madrid, Fundación Universitaria Española, 2007; J. Goñi Galarraga, “Elenco bibliográficocronológico de D. José Ignacio Tellechea Idígoras”, en Boletín de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, LXIV, 1 (2008), págs. 43-92.

 

Bibl.: “Homenaje a J. I. Tellechea”, en Boletín de Estudios Históricos sobre San Sebastián, vol. 16 (1982), págs. XLIIILXXI; “Biobibliografía de J. Ignacio Tellechea Idígoras”, en Salmanticenses, 45 (1998), págs. 5-53; Cuarta entrega bio-bibliográfica de José Ignacio Tellechea Idígoras en Boletín de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1 (2008), págs. 1 y ss.; M.ª R. Ayerbe Iríbar, “José Ignacio Tellechea Idígoras In Memoriam”, en Boletín de la Real Academia de la Historia, t. CCV, cuaderno II (mayo-agosto de 2008), págs. 287-290; http:// www.noticiasdegipuzkoa.com/ediciones/2008/03/09/mirarte/ cultura/d09cul85.9; http://www.diariovasco.com/20080309/ cultura/fallece-anos-historiador-jose-2008030; http://www.diariovasco.com/20080309/cultura/legado-ignacio-tellechea-20080309.html.

 

José Goñi Galarraga