Ayuda

Pedro de Alcalá

Biografía

Alcalá, Pedro de. ¿Alcalá de Henares (Madrid)?, c. 1455 – ¿Granada?, p. m. s. xvi. Jerónimo (OSH) y arabista.

Son escasísimos los datos que sobre el personaje se conocen. Lo único cierto es lo que sobre él mismo dice en el epílogo de su obra: “muy indigno frayle de la orden del glorioso dotor san Jeronimo, contino familiar y confessor del R. señor don fray Fernando de Talavera, primero arçobispo de la dicha cibdad [Granada]”.

Puede resultar curioso saber que en 1807, fray Rafael de Zea, general de la Orden de San Jerónimo, escribe una carta común a todos los monasterios jerónimos en la que dice: “[...] con motivo de estarse imprimiendo por quenta del Gobierno el Vocabulario Arabe q. en 1505 dio a luz pública nro. hermano el padre Fr. Pedro de Alcalá aumentado ahora [...], se nos ha hecho presente quan importante sería para el lustre de nro. santo hábito cualquier noticia que pudiera dar a conocer aquel sabio, del qual se ignora el Monasterio de su profesión: sus estudios, el motivo con que fue a Granada de asociado del venerable Fr. Hernando de Talavera, y la época de su fallecimiento. En esta atención mando a los PP. Priores de los monasterios fundados antes en los años de 1460 que hagan registrar los libros de los actos capitulares, los de profesión, los de mortuorios y memorias de los monjes y no omitan diligencia alguna para adquirir cualquier noticia concerniente a dicho P. Alcalá, y de su resultado comuniquen aviso a esta superioridad dentro del término de un mes para hacer de él el uso correspondiente”. La investigación no debió de dar resultado positivo alguno, pues de lo contrario estos datos se hubieran hecho constar al publicar el vocabulario del que se hace mención.

Lo que sí se puede afirmar es que la importancia de fray Pedro de Alcalá está en que su obra filológica, entre la cual se encuentra el primer diccionario castellano-árabe editado, ha sido reconocida universalmente por todos los investigadores, prueba de lo cual es su reedición en Gotinga, en 1883, por Paul de Lagarde, y la reimpresión de esta misma obra en Osnabrück, en 1971, por Otto Zeller.

La obra conocida de Pedro de Alcalá consta de dos libros: Arte para ligeramente saber la lengua Arauiga [...] y Vocabulista arauigo en letra castellana [...]. Dos obras diferentes en su contenido, pero complementarias por el destino al que iban encaminadas. Por eso, el mismo Pedro de Alcalá recomienda a su superior, el arzobispo de Granada, que sean publicadas juntas.

La finalidad de esta obra era facilitar el entendimiento recíproco con los moriscos, comenzando por el conocimiento mutuo de las lenguas árabe y castellana, necesario tanto para los granadinos, que desconocían la lengua de los conquistadores, como para los pastores que habían de emprender la tarea de su conversión o, como dice el autor, “sacar a esta gente nuevamente convertida de las tinieblas y muchos herrores”. Entre 1798 y 1808 fray Patricio de la Torre, monje de San Lorenzo de El Escorial, hizo una revisión del Vocabulista que tuvo como fin poner en caracteres árabes las palabras árabes escritas con caracteres latinos en el Vocabulista de Alcalá. La invasión de Napoleón dejó sin terminar esta edición. El trabajo se conserva en el códice escurialense H. II. 23. En nuestros días Elena Pezzi ha realizado una nueva revisión, en la que, para una mejor y más fácil utilización ha introducido una nueva estructuración, y por eso ha preferido titularlo Vocabulario de Pedro de Alcalá.

 

Obras de ~: Arte para ligeramente saber la lengua arauiga y Vocabulista arauigo en letra castellana, Granada, Juan Varela de Salamanca, 1505 (esta última, en ed. de E. Pezzi, El Vocabulario de Pedro de Alcalá, Almería, Editorial Cajal, 1990).

 

Fuentes y bibl.: Archivo Monasterio Santa María del Parral, “Carta común de [...] Fr. Rafael de Zea, General de la Orden de n. P .S. Jerónimo [...] 12.IX.1807”, en Libro séptimo de los Actos de los capítulos Generales [...], fol. 369.

J. Zarco Cuevas, Catálogo de los manuscritos castellanos de la Real Biblioteca de El Escorial, vol. I, Madrid, 1924, págs. 362-363; A. Sáenz-Badillos Pérez, “Tres gramáticas hebreas españolas de la primera mitad del siglo xvi”, en Miscelánea Estudios Árabes y Hebraicos, 24/2 (1975), págs. 13-36; M. Agulló y Cobos, “Libros españoles de los siglos xvi y xvii en Bibliotecas de Cambridge [...]”, en Cuadernos Bibliográficos (Madrid, Centro Superior de Investigaciones Científicas), 37 (1978), pág. 135; M. Avilés, “La Teología Española en el siglo xv”, en Historia de la Teología Española, vol. I, Madrid, Fundación Española Universitaria, 1983, pág. 528; B. Justel Calabozo, “El ‘Vocabulista de Alcala’ y su refundición por Patricio de la Torre”, en Sharq Al-Andalus. Estudios árabes. Anales de la Universidad de Alicante, 1 (1984), págs. 35-46; El Toledano Patricio de la Torre, San Lorenzo de El Escorial, Ediciones Escurialenses, 1991; L. Resines Llorente, La “Breve Doctrina” de Hernando de Talavera, Granada, Arzobispado de Granada, 1993, págs. 35-36, 79-81 y 116; Hernando de Talavera, Prior del Monasterio de Prado, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1993, págs. 81-82; R. de Zayas, La música en el “Vocabulista” granadino de Fray Pedro de Alcalá, 1492-1505, Sevilla, Fundación El Monte, 1995; J. Sánchez Herrero, “Catequesis y predicación”, en Historia de la acción educadora de la Iglesia en España, vol. I, Madrid, BAC, 1995, págs. 222 y 591-592; L. Resines Llorente, La catequesis en España. Historia y textos, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), 1997, págs. 144, 183, 191, 208 y 264.

 

Ignacio de Madrid, OSH