Ayuda

Francisco Guerrero Marín

Biografía

Guerrero Marín, Francisco. Linares (Jaén), 7.VII.1951 – Madrid, 19.X.1997. Compositor.

Tras recibir su primera formación musical con su padre, inició estudios en 1962 con el organista de la catedral granadina Juan Alfonso García —magisterio en que coincidió con compositores como José García Román o Manuel Hidalgo—, perfeccionados en 1970 con Cristóbal Halffter durante el I Curso Manuel de Falla de Composición en Granada. En este mismo año obtuvo el Premio de Composición Musical Manuel de Falla por su obra Facturas (1969), para conjunto instrumental, una pieza en que el compositor reconoce la influencia de la música weberniana y del pensamiento aleatorio de la vanguardia postserial; en 1972 asistió a los Encuentros de Pamplona organizados por Luis de Pablo y un año después, al tiempo que comenzaba a trabajar como programador de Radio Nacional de España, fue seleccionado como representante español en la Tribuna Internacional de Jóvenes Compositores de la Unesco y en la Bienal de París.

Jondo (1974), para voces y conjunto instrumental, es obra extensa que —junto con Actus para pequeña orquesta (1975), Premio Arpa de Oro del III Concurso de la Confederación Española de Cajas de Ahorro en 1976, y la pianística Opus 1 manual (1976), con su combinación de ataques agresivos y suaves resonancias acordales— mostraba algunas de las constantes estilísticas de Guerrero ya en estos años iniciales: la investigación en nuevos ámbitos de organización formal y técnicas interpretativas —Guerrero fue fundador en 1975 del Grupo Glosa, especializado en el campo de la música gráfica— conduce a composiciones de extrema complejidad en sus planos sonoros, con una densa polifonía rítmica y de timbres que gusta de registros y dinámicas extremos y de sonidos impuros, al borde del ruido, en búsqueda de una expresividad directa y de connotaciones telúricas.

Entre 1976 y 1984 dominó, en el lenguaje musical de Guerrero, el recurso a fórmulas tomadas de la combinatoria para la conformación estructural de sus obras: Concierto de cámara (1977) —estrenada en 1980 y dedicada a su maestro Juan Alfonso García—, Acte préalable (1977-1978), para cuatro percusionistas —pieza con que comienza su relación con la editorial italiana Suvini Zerboni—, Anemos B (1978), para coro, Ars combinatoria (1979-1980), dada a conocer por el Ensemble L’Itinéraire en el IRCAM parisino (L’Institut de Recherche et Coordination Acoustique/ Musique) o la orquestal Antar-Atman (1980), encargo de la Orquesta Nacional de España, son algunos títulos de este período de su producción, que se cierra con Ariadna (1984) para orquesta de cuerda.

Al tiempo que desarrollaba una notable labor como compositor de bandas sonoras para películas de Jaime Chávarri (Bearn o la sala de las muñecas, 1983; Las bicicletas son para el verano, 1983; El río de oro, 1986) y Fernando Trueba (El año de las luces, 1986), Francisco Guerrero comenzó una intensa actividad como profesor de composición, bien de manera particular, bien en cursos de corta duración, como los impartidos en Alicante (1989) y Granada (1991); entre sus alumnos han de contarse, entre otros, César Camarero, Alberto Posadas, David del Puerto o Jesús Rueda.

Desde mediados dela década de 1980, la intuición guerreriana se dirigió hacia la geometría fractal y sus modelos matemáticos de descripción de sistemas de comportamiento inestable y aparentemente caótico como inspiradores de soluciones formales diversas; ello se manifiesta en composiciones como Nûr (1990), para coro, o las orquestales Sáhara (1991), Oleada (1993) y Coma Berenices (1996).

Dentro de la última producción de Guerrero se cuentan, de manera significativa, algunas obras inspiradas en formaciones astronómicas y en las que, a menudo, hace uso de procedimientos electroacústicos, un ámbito creativo en que había comenzado a formarse ya en 1969 en el estudio de Radio Popular en Granada. El interés del compositor hacia este campo se pone de manifiesto con la fundación, en 1985, del Departamento de Música Informática de la Universidad Politécnica de Las Palmas, y la creación, a partir de 1992, de diferentes programas de composición asistida por ordenador, en colaboración con el ingeniero Miguel Ángel Guillén; ven de este modo la luz obras como Cefeidas (1990), dedicada a Luigi Nono —con quien amistó desde 1988—, Delta Cephei (1992), para dos clarinetes y trío de cuerda, Rigel (1993) o Hyades (1994).

La muerte sorprendió a Francisco Guerrero prematuramente, cuando ya había recibido reconocimientos oficiales importantes (académico correspondiente de la Academia de Bellas Artes de Granada en 1982, Premio Andalucía de la Música en 1993) y apenas puesto fin a su imponente ciclo de siete obras Zayin (1983-1997), para cuarteto de cuerda en sus diversas posibilidades combinatorias, un encargo del Arditti String Quartet, que estrenó en Sevilla en febrero de 1997; inconclusas quedaron la orquestación de la Iberia albeniciana, encargo del Festival de Música de Canarias en 1993 —sólo remataría seis de las doce piezas originarias— y su proyecto de ópera Luz, muerte y desprendimiento de Juana la Papisa, con libreto de Antonio Enrique y escenografía de Iván Piñerúa.

 

Obras de ~: Facturas, 1969; Jondo, 1974; Actus, 1975; Opus 1 manual, 1976; Concierto de cámara, 1977; Acte préalable, 1977-1978; Anemos B, 1978; Ars combinatoria, 1979-1980; Antar-Atman, 1980; Vâda, 1982; Zayin, 1983-1997; Ariadna, 1984; Rhea, 1988; Cefeidas, 1990; Nûr, 1990; Sáhara, 1991; Delta Cephei, 1992; Rigel, 1993; Oleada, 1993; Hyades, 1994; Coma Berenices, 1996.

 

Bibl.: S. Russomanno, “Sonido y fractales en la música de Francisco Guerrero”, en Doce notas. Preliminares, 1 (1997), págs. 28-43; J. R. Encinar, “Francisco Guerrero”, en Ritmo, 693 (1997), págs. 9-11; S. Russomanno, “Francisco Guerrero (1951-1997) e l’Erotica per voce e chitarra”, en Il Fronimo. Rivista di chitarra, 101 (1998), págs. 22-25; “Materia unica. Suono e presenza nella musica di Francisco Guerrero”, en Sonus, 11/1-2 (1999), págs. 38-52; M. Cureses, “Guerrero Marín, Francisco”, en E. Casares Rodicio (dir.), Diccionario de la música española e hispanoamericana, vol. VI, Madrid, Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), 2000, págs. 41- 43; Á. García Estefanía, Francisco Guerrero, Madrid, SGAEFundación Autor, 2000; S. Russomanno, “El grito de la materia”, en Sibila, 13 (2003), págs. 49-50; J. Vallejo, “Francisco Guerrero en el Festival de Granada”, en Festival 2004, 7 (2004), págs. 26-29.

 

Germán Gan Quesada