Ayuda

Eustaquio Díaz de Rada y Landívar

Biografía

Díaz de Rada y Landívar, Eustaquio. Andosilla (Navarra), 20.IX.1815 – Madrid, 2.II.1890. General carlista.

Ingresó como cadete en el ejército carlista (1833- 1839) llegando a capitán de Infantería. No aceptó el Convenio de Vergara y emigró a Francia. Acogido a la amnistía de 1847, regresó a España para continuar la carrera militar. Ascendió a comandante por oponerse a la Vicalvarada (1854), a teniente coronel por batirse contra los revolucionarios de Madrid (1856), y a coronel en 1863. Tras un acto de indisciplina en el cuartel de la Montaña (Madrid) en 1865, conspiró varias veces al lado de Prim a pesar de sus ideas opuestas, nombrándole éste brigadier y comandante general de Burgos en 1868. Reconoció a don Carlos (VII) y, descubierto como conspirador carlista, huyó a Francia en 1869. Fue miembro de la Junta carlista de Bayona, y asistió a la Asamblea de Vevey (Suiza) el 18 de abril de 1870. Aceptó el compromiso del coronel de carabineros José Escoda para proclamar a don Carlos (VII) (Sara, 6 de agosto de 1870), salvándose de su traición en Vera (Navarra) el día 27.

El 6 de mayo de 1871 don Carlos le nombró mariscal de campo y comandante general de los carlistas navarros y vascongados, actuando con decisión y eficacia como jefe superior carlista en la frontera.

Dirigió el plan de sublevación general entrando en Navarra el 21 de abril de 1872. Fracasado éste, no pudo evitar que don Carlos entrase en España por Vera el 2 de mayo, ni el desastre de Oroquieta (Navarra).

Para evitar imputaciones, el 20 de mayo del mismo año publicó un folleto sobre sus actuaciones, pidió sin éxito ser residenciado y se reconoció su inculpabilidad.

En el segundo levantamiento, luchó en el Ejército del Norte sin ocupar cargos. En 1874 don Carlos le confió un puesto junto a don Alfonso de Borbón en el Ejército del Centro. En 1875 fue de los pocos que siguió a Cabrera cuando éste reconoció a Alfonso XII, sin lograr Díaz de Rada atraerse a otros militares. Tras unos años regresó a España, muriendo oscuro y olvidado en 1890.

 

Obras de ~: Díaz de Rada a sus amigos, Toulouse, 1872.

 

Fuentes y bibl.: [Redacción], “Noticias generales”, en La época, 2 de febrero de 1890, pág. 2; B. de Artagan, Cruzados modernos, Barcelona, La Bandera Regional, s. f., págs. 158-163; Vizconde de la Esperanza, La bandera carlista en 1871 [...], Madrid, Imprenta El Pensamiento Español, 1871, págs. 510-530 y 316-317; J. Botella Carbonell, La guerra civil en España de 1872 a 1876, vol. I, Barcelona, Librería de Juan Oliveres, 1876, págs. 26-29, 73-81, 329, 397 y 525; J. M. Benítez Caballero, Escoda y los carlistas, Madrid, Imprenta de J. López, 1879; Biblioteca Popular Carlista, Barcelona, Imprenta La Hormiga de Oro, t. IV (octubre de 1895) págs. 79-92, t. VIII (febrero de 1896), t. XIV (agosto de 1896) pág. 29, t. XXVI (agosto de 1897) pág. 98, t. XXVIII (octubre de 1897) págs. 79-94, respect.; A. Pirala, Anales desde 1843 hasta el fallecimiento de don Alfonso XII, vol. II, Madrid, Felipe González Rojas, 1895, págs. 432-445, 455, 458 y 478-518 y vol. III, Madrid, Felipe González Rojas, 1907, págs. 437, 438 y 709; R. Oyarzun, Historia del carlismo, Madrid, Editorial Nacional, 1944, págs. 283-291, 298, 380 y 405; J. Ibarra, Biografías de los ilustres navarros del siglo XIX y parte del XX, vol. IV, Pamplona, Imprenta Jesús García, 1953, págs. 63-66; J. del Burgo, Bibliografía de las guerras carlistas, vol. I, Pamplona, Gómez y D. F. de N., 1953, pág. 680; Historia General de Navarra, vol. III, Madrid, Rialp, 1992, págs. 741-744; Carlos VII y su tiempo, Pamplona, Gobierno de Navarra, 1994, págs. 188, 213-223 y 272; E. Roldán González, Estado Mayor General Carlista en las tres guerras del siglo XIX, Madrid, Actas, 1998, pág. 148.

 

José Fermín Garralda Arizcun