Ayuda

Francisco Jiménez de Tejada

Biografía

Jiménez de Tejada, Francisco. Funes (Navarra), 13.X.1703 baut. – La Valetta (Malta), 9.XI.1775. Prior de la Orden Militar de San Juan en Navarra.

Fue bautizado en la iglesia parroquial de Santiago Apóstol de la localidad de Funes el día 13 de octubre de 1703. Era hijo de Diego Jiménez de Tejada y de Clara de Eslava. Siendo todavía muy joven, ingresó en la Orden Militar de San Juan en 1720. Dentro de dicha Orden hizo una lenta pero fructífera carrera, alcanzando en ella puestos muy importantes ya al final de su vida: fue, sucesivamente, caballero, comendador, bailío, prior de Navarra dentro de la lengua de Aragón y miembro después, en representación de dicha lengua, del consejo que asistía al maestre de la Orden. Fue en 1771 cuando fue nombrado prior de la Orden de San Juan en Navarra. Siendo prior, marchó a la isla de Malta, que era entonces el centro principal de la Orden. Una vez allí, se convirtió en uno de los administradores financieros de la Orden y llegó a ocupar el cargo de senescal, lo que le hacía responsable del abastecimiento de la ciudad de La Valetta, capital de la isla. Su carrera en Malta llegó a su culminación cuando el 28 de enero de 1773 fue elegido maestre de la Orden de San Juan tras la muerte de su antecesor en el cargo, el portugués Manuel Pinto da Fonseca.

Francisco Jiménez de Tejada tenía en aquel momento una edad muy avanzada, setenta y un años, por lo que su mandato forzosamente tenía que ser corto. Efectivamente lo fue, ya que se prolongó sólo durante dos años, hasta el año 1775. Sin embargo, también fue un gobierno muy intenso y lleno de acontecimientos.

Francisco Jiménez de Tejada llegó al maestrazgo con un programa muy interesante que ha sido definido por Alain Blondy como de “reforma aristocrática”. Se trata de una reacción contra la política del anterior maestre, Manuel Pinto da Fonseca, que había tendido a convertir al maestrazgo sanjuanista en una verdadera monarquía absoluta. Además, Pinto había dado pasos en la dirección de convertir el centro de la Orden en Malta en un verdadero estado independiente. Jiménez de Tejada, en cambio, deseaba devolver a la Orden de San Juan su pureza originaria. Pretendía reforzar su carácter de orden religioso-militar y liberarla de los rasgos mundanos que había adquirido en los últimos tiempos. Así pues, nada más alcanzar el magisterio, dio instrucciones en este sentido a los representantes de la Orden en los diferentes países europeos.

Cuando Jiménez de Tejada se convirtió en maestre sanjuanista, la situación económica de la Orden en Malta era muy delicada. Con el fin de intentar mejorarla, el navarro adoptó una política general de austeridad. Se trató de una política económica muy interesante, ya que, por primera vez, el gobierno de la Orden intervino de forma activa en la economía de Malta de una forma parecida a la de un verdadero estado. Sin embargo, al final esta política generó problemas de desabastecimiento en la isla. Por eso se produjo un creciente descontento de la población maltesa contra el maestre. Ese descontento se materializó en tres episodios sucesivos de importancia creciente que pusieron en verdaderos aprietos a Jiménez de Tejada. En mayo de 1774 fue abortado un plan de algunos malteses de entregar la isla a la flota rusa.

Posteriormente, en agosto del mismo año, se produjo un choque directo del maestre con el obispo de Malta que, sin embargo, fue resuelto por el Papa a favor de la Orden. Finalmente, en septiembre de 1775 hubo una rebelión muy seria del clero secular maltés. Dos de las principales fortificaciones de la isla llegaron a ser ocupadas por los rebeldes, que manifestaron claras intenciones de independizar a Malta del dominio de la Orden de San Juan. Sin embargo, finalmente el maestre logró reprimir la sublevación.

Al final de su mandato, Jiménez de Tejada tuvo que reconocer el fracaso de su programa de reforma a nivel económico. Reaccionó entonces tomando una decisión radical: la convocatoria de un Capítulo General de la Orden, el primero en celebrarse desde hacía ciento cuarenta y cuatro años, el cual tendría lugar en Malta en 1776 y solucionaría los problemas económicos sanjuanistas en la isla. Sin embargo, para entonces el maestre navarro ya había muerto. Falleció el 9 de noviembre de 1775.

 

Bibl.: M. de Lema, El último gran maestre español de la Orden de San Juan de Jerusalem, don Francisco Jiménez de Tejada, Madrid, Imprenta de la Revista de Archivos, 1912; A. Pardo Manuel de Villena, Grandes maestres de la Orden de Malta pertenecientes a las lenguas de Castilla y Aragón en los siglos xvii y xviii y su intervención en la política internacional de su época, Madrid, Imprenta Torrent, 1932, págs. 71-77; R. Cavaliero, The Last of the Crusaders. The Knights of St. John and Malta in the Eighteenth Century, London, Jonathan Cape Ltd, 1960, págs. 153-158; P. Fava, “A reign of austerity. Economic difficulties during the rule of Grand master Ximenes”, en Storja, 78 (1978), págs. 42-59; A. Blondy, L’Ordre de Malte au xviiie siècle. Des dernières splendeurs à la ruine, Paris, Editions Bouchene, 2002, págs. 193-208; J. Pérez de Rada y Díaz de Rubin, “La Orden de San Juan en Navarra”, en VV. AA., Actas del Primer Simposio Histórico de la Orden de San Juan en España, Toledo, Diputación Provincial, 2003, pág. 312.

 

Carlos Barquero Goñi