Ayuda

Íñigo López de Cárdenas Zapata

Biografía

López de Cárdenas Zapata, Íñigo. Madrid, p. m. s. xvi – ?, II.1585. Consejero de Órdenes y de Castilla.

Fue hijo segundón del comendador de Estriana de la Orden de Santiago, Íñigo de Cárdenas, y de Francisca de Vargas Vivero. Estudió Jurisprudencia en Salamanca entre los años 1548 y 1550, en 1551 ingresó en el Real Colegio de España o de San Clemente en Bolonia (Italia), institución de la que se retiró en el año de 1558 después de haberse licenciado utroque iure en 1556. De regreso en Castilla, fue designado oidor de la Chancillería de Valladolid. En 1566 promocionó a oidor del Consejo de Órdenes ocupando el lugar del licenciado Argüello, tomó hábito de la Orden de Santiago y se hizo con el nombramiento de comendador. Marcado por los juicios del cardenal Espinosa, en 1568 intervino en la elección del prior de Santiago. Obtuvo la encomienda de La Bara, el 26 de mayo de 1571, mientras que unos años más tarde, en 1573, fue promovido al Consejo Real, ayudado indudablemente por sus lazos de amistad con la nobleza oriunda de Madrid, fortalecidos tras heredar el mayorazgo de Zapata y Cárdenas, tras la muerte sin sucesión del primogénito de la familia, su hermano Garci, y tras contraer matrimonio con Isabel de Avellaneda, hermana del conde del Castillo, con la que engendraría hasta once hijos. Además se hizo con el puesto de alférez mayor de la Villa y Corte. Como consejero real trató de asegurar su prominente situación social y de beneficiar a sus parientes. Cuando Felipe II regresó de su jornada real a Portugal, su ascenso se frenó, debido principalmente a su discreta afiliación papista que le dificultó medrar convenientemente en la Corte, a pesar de que sus cualidades le hacían adecuado como letrado en el Consejo de Hacienda, a decir, de su presidente, y de que desde Lisboa le había sido encargado el rescate de cautivos, cara comisión al Rey por haber sido dispuesta entre sus últimas voluntades por la fallecida reina Ana. Estando aún en camino la comitiva real, Cárdenas se apresuró a alcanzarla, con el objetivo de mostrar su claro agradecimiento, muy probablemente al conde de Chinchón, por la asignación informal de la dirección del Consejo de Órdenes que se le había conferido, tras la promoción del conde de Barajas al Consejo Real. Mientras se ocupaba de la dirección del Consejo de Órdenes, fue también consejero de Castilla, aunque no tomó posesión en firme hasta el 30 de junio de 1584. Con todo, no fue muy exitosa su promoción, porque se encomendó a Barajas la supervisión de sus decisiones hasta su fallecimiento.

 

Fuentes y bibl.: British Library (Londres), Add. 28.704, fol. 34r.; Add. 28.344, fols. 230r.-v.; Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, Santiago, Expedientes de Caballeros n.º 1553, ídem lib. 54c, fol. 87r.

J. A. Álvarez y Baena, Hijos de Madrid, ilustres en santidad, dignidades, armas, ciencias y artes, vol. II, Madrid, Benito Cano, 1789 (reed., Madrid, Atlas, 1973), págs. 401-402; L. de Salazar y Castro, Los comendadores de la Orden de Santiago, vol. I, Madrid, Patronato de la Biblioteca Nacional, 1949, págs. 456-457; A Pérez Martín, Proles Aegidiana, II. Los colegiales desde 1501 a 1600, Bolonia, Publicaciones del Real Colegio de España, 1979, págs. 872-875; B. Cuart Moner, “Los estatutos del Colegio de San Clemente como fuente para una aproximación al estudio de la burocracia (1485-1558)”, en E. Verdera y Tuells (ed.), El Cardenal Albornoz y el Colegio de España, vol. IV, Bolonia, Publicaciones del Real Colegio de España, 1979, pág. 690; I. J. E zquerra Revilla, “Íñigo López de Cárdenas Zapata”, en J. Martínez Millán y C. J. de Carlos Morales (dirs.), Felipe II (1527-1598). La configuración de la Monarquía hispana, Salamanca, Junta de Castilla y León, Consejería de Educación y Cultura, 1998, pág. 421; El Consejo Real de Castilla bajo Felipe II, Madrid, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2000, págs. 130-131, 145, 151, 165, 169 y 278; J. A. Escudero, Felipe II. El rey en el despacho, Madrid, Universidad Complutense-Colegio Universitario de Segovia, 2002.

 

Alejandro López Álvarez