Ayuda

Juan Isern Batlló y Carrera

Biografía

Isern Batlló y Carrera, Juan. Setcasas (Gerona), 25.IX.1821 – Madrid, 23.I.1866. Botánico.

Después de haber estudiado en la escuela de Camprodón y siguiendo el deseo de sus padres, en 1839 inició los estudios eclesiásticos en el seminario de Gerona. Curioso por la naturaleza, pues desde niño acompañaba por el Pirineo a los herbolarios en sus campañas de recolección de plantas medicinales, marchó a Barcelona para ampliar sus estudios con los de Botánica aplicada a la Agricultura, que se impartían en la Escuela de la Junta de Comercio, donde en el curso 1844-1845 fue alumno de Miguel Colmeiro. Comprendiendo la necesidad de conseguir mejor trabajo, pues vivía gracias a las plantas que recolectaba por los alrededores de Barcelona o en sus vacaciones por el Pirineo y que luego vendía o intercambiaba, volvió a Gerona en 1845 para hacerse bachiller en Filosofía, requerimiento indispensable para ingresar en la Facultad de Medicina de la Universidad Literaria de Barcelona, cuyos estudios pudo iniciar a finales de 1847. Apreciado por sus profesores, entre los que se encontraban Agustín Yáñez y Antonio Cipriano Costa, le aconsejaron y ayudaron a presentarse en Madrid, a una plaza de colector en el Museo de Ciencias Naturales. El cargo lo ocupó el 2 de junio de 1851, pero sin abandonar sus estudios médicos que continuó en la Universidad Central en el curso 1851-1852, llegando a recibir el título de bachiller en Medicina y Cirugía, en julio de 1854.

Por esas fechas participó en la famosa Vicalvarada firmando un panfleto en defensa de las libertades. En sus campañas de recolección había recorrido Cataluña y los Pirineos desde el cabo de Creus hasta el valle de Benasque en el alto Aragón y luego las dos Castillas, montes de Toledo, sierras de Gredos y Guadarrama, Madrid y su provincia, Valencia y Almería. Con ese motivo conoció a ilustres botánicos como Pietro Bubani (1806-1888), Heinrich Moritz Willkomm (1821-1895), Johan M. C. Lange (1818-1898), E.

Bourgeau (1813-1877), Philip Barker Webb (1793- 1854). También se hizo amigo de sus profesores de la Universidad y del Museo de Ciencias Naturales y Jardín Botánico, como Mariano de la Paz Graells, Laureano Pérez Arcas, Vicente Cutanda, a quienes acompañó frecuentemente en sus campañas de la Comisión del Mapa Geológico de España; y también del político progresista Pascual Madoz y del farmacéutico Félix Borrell, que dirigió el Pabellón Médico.

Se casó, el 17 de octubre de 1856, con Tomasa del Olmo, a quien conoció en Valdemoro, adonde había acudido a prestar ayuda médica en una epidemia de cólera. Con motivo de la Ley de Instrucción Pública de 1857, reforma de la enseñanza de Claudio Moyano, se suprimió su plaza en el Museo de Ciencias Naturales y fue nombrado ayudante de las cátedras de Botánica de la Facultad de Ciencias, el 18 de abril de 1857, con la condición de que en tres años debía recibir el grado de licenciado en Ciencias Naturales. Al mes siguiente le hicieron responsable de la librería del Jardín Botánico. Pasó el tiempo y, debido a sus numerosos deberes, no pudo llegar a terminar sus estudios de Ciencias. En 1862, una vez decidida la incorporación de un grupo de naturalistas a la Comisión Científica al Pacífico, con objeto de visitar América y recoger ejemplares de historia natural para enriquecer los museos de ciencias, los señores Graells y Colmeiro lo propusieron como botánico de dicha expedición.

Viajó durante más de tres años con sus compañeros de la comisión por Canarias, Cabo Verde, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia, Perú y Ecuador, y volvió a Madrid después de haber desarrollado una labor extraordinaria como botánico y considerado como el miembro más diligente de la Comisión. Desgraciadamente murió el 23 de enero de 1866, nada más regresar de la expedición.

El estudio de la colección botánica de la Comisión al Pacífico no se inició hasta 1933 gracias a su paisano José Cuatrecasas. Su extenso herbario, tanto el correspondiente a sus campañas españolas como a las americanas, y su archivo se encuentran depositados en el Real Jardín Botánico de Madrid. También existen plantas por él recolectadas en importantes herbarios europeos y americanos. Ilustres botánicos, tales como Graells, Philippi, Willkomm, Cuatrecasas, Sleumer o Trelease, le han dedicado su nombre a diversas especies botánicas. En reconocimiento a la labor científica llevada a cabo por Juan Isern, su hijo Enrique fue nombrado, por la Reina Regente, caballero de la Real y Distinguida Orden de Carlos III.

 

Obras de ~: “Correspondencia: Lima, 28 de agosto de 1863”, en El Pabellón Médico (EPM) (Madrid), 3 (1863), págs. 451-452; “Correspondencia: Lima, 29 de noviembre de 1863”, en EPM, 4 (1864), págs. 26-27; “Correspondencia: Quito, 21 de enero de 1865”, en EPM, 5 (1865), pág. 120; “Carta a José Hereter, 19 de marzo de 1861, Fines (Almería)”, en J. Ametller, “Necrología de don Juan Isern y Batlló”, en EPM, VI (1866), pág. 160.

 

Bibl.: M. P. Graells, “Ramilletes de plantas españolas escogidas”, en Memorias de la Real Academia de Ciencias de Madrid, 4 (1859), págs. 466-467; V. Cutanda, Flora compendiada de Madrid y su provincia ó descripción sucinta de las plantas vasculares que espontáneamente crecen en este territorio, Madrid, Imprenta Nacional, 1861, pág. 35; H. M. Willkomm y J. Lange, Prodromus Florae Hispanicae seu synopsis methodica omnium plantarum in Hispaniae sponte nascentium vel frequentius cultarum, quae innotuerunt, Stuttgartiae, Sumtibus E. Schweizerbart, 1861-1880; R. Castro Ordóñez, “La Expedición Científica del Pacífico”, en El Museo Universal, Madrid, año VIII, 1863, págs. 51-54, 214, 235 y 517; R. A. Philippi, “Descripción de algunas plantas de la Cordillera entre Santiago i Mendoza”, en Anales de la Universidad de Chile, 27 (3) (1865), pág. 335; M. P. Graells, “Necrología: El botánico español D. Juan Isern”, en La Gaceta de Madrid, Madrid, 30 de abril de 1866, pág. 6; J. Ametller, “Necrología de don Juan Isern y Batlló”, en EPM, VI (1866), págs. 134-136, 146- 148 y 157-162; M. Almagro, Breve descripción de los viajes hechos en América por la Comisión Científica enviada por el Gobierno de S. M. C. durante los años de 1862 a 1866, Madrid, 1866 (2.ª ed., con est. prelim. de L. Litvak, Barcelona, Laertes, 1984); M. Comeiro, “Bosquejo Histórico y Estadístico del Jardín Botánico de Madrid”, en Anales de la Sociedad Española de Historia Natural, 4 (1875), págs. 241-345; A. J. Barreiro (OSA), Historia de la Comisión Científica del Pacífico (1862 a 1865), Madrid, Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, Museo Nacional de Ciencias Naturales, 1926; M. Jiménez de la Espada, Diario de la Expedición al Pacífico llevada a cabo por una Comisión de naturalistas españoles durante los años 1862-1865, escrita por un miembro que fue de la misma, ed. de A. J. Barreiro, Madrid, Real Sociedad Geográfica, 1928; J. Cuatrecasas, “Plantae Isernianae I”, en Anales de la Universidad de Madrid, 4 (2) (1935), págs. 206- 265; H. Sleumer, “Plantae Isernianae II. Ericaceae”, en Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales y Jardín Botánico. Serie Botánica, 32 (1936), págs. 1-11; W. Trelease, “Plantae Isernianae III. Piperaceae”, en Ciencia (México), 2 (5) (1941), págs. 206-208; R. Miller, Por la Ciencia y la Gloria nacional. La expedición científica a América (1862-1866), Barcelona, Serbal, 1983; M. Perals i Descamps, Arrels històrics de l’insigne botànic Joan Isern i Batlló, Setcases, Festa Major-1987, Caixa d’Estalvis Provincial de Girona, 1987; M. A. Puig-Samper, Crónica de una Expedición Romántica al Nuevo Mundo, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Centro de Estudios Históricos, 1988; P. Blanco Fernández de Caleya, “Los Herbarios de Mutis e Isern”, en Asclepio, 40 (1) (1988), págs. 359-373; M. Ibarz i Roqueta, “Joan Isern de Setcases, un botànic i el seu herbari”, en Revista de Girona, 133 (1989), págs. 180-183; F. de P. Martínez y Sáez, Diario de Don Francisco de Paula Martínez y Sáez, Miembro de la Comisión Científica del Pacífico (1862-1865), ed. de M.ª A. Calatayud Arinero, Madrid, CSIC, 1994 (col. Biblioteca de Historia de América, 11); P. Blanco y M. A. Puig-Samper, “Plantas de R. A. Philippi (1808-1904) en el herbario de la Comisión Científica al Pacífico (1862-1866) del Real Jardín Botánico de Madrid”, en Anales del Jardín Botánico de Madrid (AJBM), 53 (1) (1995), págs. 55-99; M. A. Puig-Samper, “Joan Isern i Batlló i La Comisión Científica del Pacífico”, en Catalunya i Ultramar, Poder i negoci a les colònies espanyoles (1750-1914), Barcelona, Consorci de les Drassanes de Barcelona-Àmbit, 1995; P. Blanco y D. Rodríguez Veiga, Comisión Científica del Pacífico (1862-1866). Estado actual del Herbario Isern en el Real Jardín Botánico de Madrid, t. extr., 125 Aniversario de la Real Sociedad Española de Historia Natural, 1996, págs. 480- 483; P. Blanco, M. Pardo de Santayana y R. Morales, “Plantas de la Comisión Científica al Pacífico (1862-1865). I. Canarias, Cabo Verde, Brasil y Uruguay”, en AJBM, 60 (1) (2002), págs. 83-161 (www.pacifico.csic.es); P. Blanco Fernández de Caleya, D. y P. Rodríguez Veiga, El estudiante de las Hierbas. Diario de Juan Isern i Batlló, Miembro de la Expedición Científica del Pacífico (1862-1866), Madrid, CSIC, 2006.

 

Paloma Blanco Fernández de Caleya