Ayuda

Juan Carlos María Isidro de Borbón y Braganza

Biografía

Borbón y Braganza, Juan Carlos María Isidro de. Conde de Montizón y marqués de Salvatierra. Aranjuez (Madrid), 15.V.1822 – Brighton (Reino Unido), 18.XI.1887. Pretendiente carlista a la Corona de España.

Nieto de Carlos IV de Borbón y segundo hijo del primer rey de la dinastía carlista, Carlos (V). Utilizó los títulos de conde de Montizón entre 1845 y 1868 y marqués de Salvatierra. A los once años hubo de emigrar con sus padres a Portugal y de allí a Reino Unido. Vivió luego en Salzburgo, donde recibió su educación cultural. Recibió la instrucción militar en el Ejército de Carlos Alberto de Saboya, rey de Piamonte, Ejército en el que, en 1842, se le confirió el grado de general.

Casó en Módena (Italia) el 6 de febrero de 1842 con María Beatriz, princesa imperial y archiduquesa de Austria, princesa de Módena. Tuvieron como hijos a los infantes Carlos María y Alfonso Carlos.

Más tarde residió sucesivamente en Módena, Venecia y Londres y en 1857 empezó una interminable serie de viajes que le llevaron a lugares como Laponia, el Polo, etc. Tenía fama de buen nadador y cazador.

En Londres obtuvo una medalla de honor por sus actividades fotográficas y mostró una gran afición por la náutica.

En el aspecto político la figura de Juan fue muy controvertida dentro del carlismo. Había viajado junto a sus hermanos a España para unirse al levantamiento de los catalanes a favor de su hermano Carlos (VI), pero fue detenido por los aduaneros franceses y encarcelado en la ciudad de Perpiñan. Tras el fracaso del general Ortega en la Rápita se produjo la abdicación del conde de Montemolín, Carlos (VI), el 25 de abril de 1860, y la aceptación de la sucesión por parte de Juan, que con el 2 de junio del mismo año y desde Londres, lanzó un manifiesto a las Cortes españolas seguido de otro a los españoles, con fecha de 20 de septiembre. En estos manifiestos se postuló como aspirante a ser un rey democrático y constitucional.

Entre 1861 y 1868 fue la cabeza de la dinastía carlista, pero —considerado como excesivamente liberal y enfrentado a la mayoría de partidos así como a la línea de María Teresa de Braganza, princesa de Beira—, renunció en París el 3 de octubre de 1868 a todos sus derechos dinásticos. Algunos historiadores han achacado la postura liberal de don Juan a la influencia de su secretario, el famoso aventurero Enrique de Lazeu.

En el texto de la abdicación se decía: “No ambicionando más que la ventura de los españoles, es decir, la prosperidad interior y el prestigio exterior de mi querida patria creo de mi deber de abdicar, y por la presente abdico todos mis derechos a la Corona de España en favor de mi muy querido hijo don Carlos de Borbón y de Este”. Ya antes de la abdicación, había comenzado su hijo Carlos a dirigir la política del carlismo, como lo prueba el hecho de que el 20 de julio de 1868, ya había presidido el Consejo de Londres.

Pese a su constatada separación política del carlismo, no interfirió en la posterior actuación de esta organización, e incluso durante la guerra de 1872-1876 participó como ingeniero general en el Ejército del Norte.

Aunque parece que su actuación militar fue más bien limitada, se sabe también por las memorias de María de las Nieves, que el 1 de octubre de 1873 viajó a Cataluña a visitar a Alfonso, con la intención de limar asperezas entre el infante y el general Savalls. Realizó también diversas gestiones en el extranjero para la obtención de recursos económicos para las tropas carlistas.

Independientemente de las cuestiones ideológicas, Juan aparece como un hombre de gran formación —hablaba siete lenguas— y con conocimientos de ingeniería, náutica y ciencias físicas y naturales.

El 24 de agosto de 1883, por la muerte del conde de Chambord, Enrique (V) de Francia, heredó sus derechos como jefe de la casa de Borbón, y como tal presidió los funerales del conde que tuvieron lugar en Goritzia. Sus restos mortales, junto a los de sus padres y hermanos, y los de su hijo Carlos descansan en la catedral de Trieste desde 1909.

 

Obras de ~: con la Condesa de Molina, “Correspondencia entre la señora condesa de Molina y el príncipe don Juan de Borbón sobre la retractación de sus principios políticos y renuncia en sus hijos de los derechos a la corona de España”, en T. Domínguez Arévalo, La Princesa de Beira y los hijos de D. Carlos, Madrid, Voluntad, 1928.

 

Bibl.: E. Lazeu, Apuntes históricos-contemporáneos, Madrid, J. Peña, 1876; F. de P. Oller, Álbum de personajes carlistas con sus biografías, vol. III, Barcelona, La Propaganda Catalana, 1887-1891, pág. 177; “Noticia biográfica de Don Juan de Borbón”, en Biblioteca Popular Carlista, Barcelona, La Hormiga de Oro, 1895-1897, t. XXIII (septiembre), págs. 71- 80; A. Brea, Campaña Del Norte de 1873 a 1876, Barcelona, Claris, 1897, pág. 480; B. de Artagán, Cruzados modernos, Barcelona, La Bandera Regional, 1910, págs. 54-59; T. Domínguez Arévalo, La Princesa de Beira y los hijos de D. Carlos, op. cit.; M. Ferrer, Historia del tradicionalismo español, Sevilla, Trajano, 1941-1948, 10 vols.

 

Francisco Asín Remírez de Esparza