Ayuda

Lisardo Rodríguez Barreiro

Imagen
Biografía

Rodríguez Barreiro, Lisardo. Noya (La Coruña), 7.I.1862 – Villagarcía de Arosa (Pontevedra), 14.V.1943. Escritor, periodista, médico y farmacéutico.

Hijo de Manuel Rodríguez Filgueira y de Manuela Barreiro Rodríguez, realizó los estudios de segunda enseñanza en Santiago de Compostela y obtuvo el título de bachiller en 1882. En este mismo año comenzó la carrera de Farmacia en la Universidad de Santiago, de la cual obtuvo el título de licenciado en 1886. Durante su estancia en Santiago como estudiante se significó pronto por sus actividades literarias.

Escribió en La Gaceta de Galicia, El Heraldo Gallego, El Globo y El País. Contribuyó a la fundación de El Ciclón y, junto a Alfredo Brañas, fue redactor de ese periódico. También fue redactor del periódico El Tricornio y la revista La Cítara, así como director de El Correo Gallego de Ferrol. Formó parte activa en numerosos actos estudiantiles, en los que empezó a destacar como poeta, recitando sus composiciones en actos de diversa índole. Escribió la letra del famoso vals que el músico italiano Pietro Farvaro compuso para la Tuna de Santiago. Formó parte del grupo de estudiantes que posteriormente Alejandro Pérez Lugín recreó en su novela La Casa de la Troya. En 1884 publicó su primer libro, Muestras sin valor, obra bilingüe, en castellano y gallego, con prólogo de Francisco Romero Blanco. En 1885 ejerció de redactor-viajero para La Voz de Galicia, por lo que recorrió las cuatro provincias gallegas y plasmó con sus descripciones, interesantes cuadros de la Galicia de la época. En este mismo año formó parte del cuerpo facultativo, en calidad de delegado en Quereño (Orense), para combatir la epidemia de cólera que se declaró por entonces en Galicia. Y en 1889, contrajo matrimonio en Villagarcía de Arosa, con Amelia Reigada García-Monteavaro, fruto del cual nacieron once hijos.

En 1890 publicó Esbozos y siluetas de un viaje por Galicia, obra mayormente en prosa, también bilingüe, en la que narra interesantes experiencias tales como la visita que realizó a Rosalía de Castro en su lecho de muerte, o conversaciones con Eduardo Pondal, Nicolasa Añón, Curros Enríquez o Ramón del Valle Bermúdez.

En 1891 comenzó sus estudios de Medicina, de los que obtuvo el título de licenciado en 1895. A partir de 1896, y después de haber vivido en La Coruña, Madrid (donde era habitual de las tertulias literarias del Café de Fornos), o Santa Eugenia de Riveira, se instaló en Villagarcía de Arosa, donde ejerció los cargos de inspector de Sanidad e inspector de Emigración del puerto. Por razones de este último cargo fue destinado algunos años a Las Palmas de Gran Canaria y Málaga y regresó de nuevo a Villagarcía, en 1914. En 1897 fundó y dirigió en Villagarcía la revista Mi Tierra, con colaboraciones de personajes tales como Emilia Pardo Bazán o Alfredo Vicenti. Escribió varios artículos de carácter científico, como por ejemplo “Riquezas olvidadas”, “El Virrey de los metales” o “El Mildew”. En 1897 obtuvo el Primer Premio del Certamen Literario de Lugo por su romance El soldado gallego, dedicado a los soldados que participaban en la Guerra de Cuba.

En 1923 publicó la que es considerada su obra cumbre: el libro de poesías Escumas-e brétemas, obra de fuerte carga sentimental en la que canta su amor a Galicia, a través de sus paisajes, las experiencias personales o los amigos y figuras admiradas por él. Sus trabajos periodísticos no se limitaron a publicaciones gallegas, sino a otras muchas nacionales como La Ilustración Española y Americana, España Nueva, El Sol, etc. Vicente Risco, en su biografía de Manuel Murguía, nombra a Lisardo R. Barreiro como uno de los iniciadores de la idea de creación de la Real Academia Gallega. Su farmacia en Villagarcía era nido de tertulias en las que participaban personajes como Ramón María del Valle-Inclán, Enrique Gómez Carrillo o Alfredo Vicenti. En dichas tertulias Lisardo R. Barreiro inició en la literatura a los que serían después los famosos escritores Julio Camba y Manuel Lustres Rivas. Comprometido desde muy joven con el progreso de Galicia, tomó parte activa en el desarrollo de la línea de ferrocarril de Pontevedra. Es conocida su faceta de gastrónomo, sobre todo por la receta en verso, de preparación de las vieiras, que publicó en el libro La cocina práctica de Manuel Puga y Parga, Picadillo. Se le conoce como El poeta de Arousa o El poeta de Cortegada, por ser dichas ría e isla objeto de varias de sus composiciones. En la década de 1930 fue nombrado representante en Villagarcía, de la Asociación de Escritores de Galicia. En 1939 fue elegido académico numerario de la Real Academia Gallega, cargo que desempeñó hasta su fallecimiento en 1943.

Dejó inédita una obra autobiográfica titulada Evocaciones, interesante crónica del entorno social y cultural en el que vivió.

 

Obras de ~: Muestras sin valor, La Coruña, Tipografía de La Voz de Galicia, 1884; Esbozos y siluetas de un viaje por Galicia, La Coruña, Andrés Martínez, 1890; “Doce Contos”, en Almanaque de Galicia para el año de 1891, Ferrol, Imprenta de Ricardo Pita, 1891, págs. 90-94; “Vieiras de las Rías Bajas”, en M. M.ª Puga y Parga, La cocina práctica, La Coruña, Litografía e Imprenta Boel, 1908, pág. 212; El soldado gallego, Barcelona, J. Thomas, 1897; Escumas-e brétemas, Santiago, Tipografía de El Eco de Santiago, 1923; Evocaciones (inéd.).

 

Fuentes y bibl.: Archivo Familiar.

J. Pesqueira, “El último libro de Lisardo Barreiro”, en Finisterre (Pontevedra), 1 (1943); J. Núñez Búa, “Aneidotario Galego”, en Revista Galicia Emigrante (Buenos Aires), 27 de marzo de 1957; “Barreiro, Lisardo R.”, en VV. AA., Nueva Enciclopedia Sopena, vol. I, Madrid, Gráficas Ramón Sopena, 1958, pág. 772; V. Risco, Manuel Murguía, Vigo, Galaxia, 1976, pág. 20; J. A. Durán, “Historias centenarias”, en La Voz de Galicia, 16 de octubre de 1985, pág. 64; V. Viana, “Un homenaje al poeta Lisardo Barreiro”, en El Correo Gallego, 1 de junio de 1993, pág. 31; A. Marco López, “Personaxes”, en Alameda. Revista da Sociedade Liceo de Noia, 1 (agosto de 2000), pág. 32.

 

Andrés Millán Gamboa