Ayuda

Benito Sanz y Forés

Biografía

Sanz y Forés, Benito. Gandía (Valencia), 21.III.1828 – Madrid, 1.XI.1895. Teólogo, canónigo, predicador real, auditor de la Rota, obispo de Oviedo, arzobispo de Valladolid y Sevilla, cardenal.

Realizó sus primeros estudios en los escolapios de su ciudad natal y en 1841 pasó a la Universidad de Valencia, donde terminó Filosofía en 1844 y comenzó los estudios de Jurisprudencia; en 1848 ganó las oposiciones públicas en el grado de bachiller en esta facultad.

Cuando todo presagiaba que iba a seguir la trayectoria de su tío y de su hermano, que eran abogados, abandonó los estudios de Jurisprudencia e ingresó en el Seminario Conciliar de Valencia en octubre de 1849, donde estudió Teología y Cánones, recibiendo en ambas el doctorado. Ordenado de sacerdote el 27 de marzo de 1852, fue adscrito a la parroquia de San Pedro Mártir de Valencia, de la que fue vicearcipreste en 1855. Pronto destacó como orador sagrado en los mejores púlpitos de España. En Valencia fue catedrático de Decretales, vicerrector del Seminario, examinador sinodal del arzobispado y de los obispados de Segorbe y de Tortosa. En 1858 obtuvo por oposición la canonjía lectoral de la catedral tortosina, donde siguió su fama de elocuente orador. En 1860 prestó sus últimos auxilios al capitán general de Baleares, general Ortega y Olleta, que desembarcó en San Carlos de la Rápita al frente de tres mil quinientos hombres para proclamar Rey de España al conde de Montemolín.

Frustrado el intento, el general fue condenado a muerte en consejo de guerra celebrado el 17 de abril de 1860. Cuatro días después se ejecutó la sentencia y durante este tiempo no le faltó la asistencia espiritual del canónigo lectoral de Tortosa.

En esta su nueva diócesis llegó a ser provisor y vicario general, también fue nombrado predicador de la Corte en 1864 y auditor de la Rota en 1866. Preconizado obispo de Oviedo el 22 de junio de 1868, recibió la consagración el 8 de noviembre en la iglesia de las Salesas de Madrid (primer monasterio de la Visitación), de manos del nuncio Franchi, tomó posesión de su diócesis el 3 de diciembre, e hizo su entrada el día 15, en plena etapa revolucionaria. Comenzó inmediatamente la visita pastoral, pero hubo de interrumpirla para asistir en Roma al Concilio Vaticano I, en el que actuó de secretario del episcopado español. Vuelto a Oviedo, continuó sus visitas pastorales, llegando a predicar dos o tres veces en cada una de las novecientas iglesias parroquiales y ciento cuarenta y nueve filiales de su diócesis, usando raramente su carruaje, haciéndolo a pie o a caballo. El 29 de junio de 1872 llegó por primera vez, también a caballo, a la Santa Cueva de Covadonga y, al ver el estado de abandono en que se hallaba el santuario mariano de la Reconquista de España, promovió su renovación y engrandecimiento.

En 1873 consiguió de la Santa Sede la misa y oficio propios de Nuestra Señora de Covadonga, celebrándose esta festividad el 9 de septiembre, en que ofició la primera misa solemne en la Santa Cueva sobre un altar portátil, inaugurando así esta festividad. Al año siguiente puso la primera piedra de la capilla dedicada a la Virgen dentro de la Cueva y abrió la capilla al culto de los fieles en las fiestas de septiembre. Por último, planificó y dio comienzo a la obra de la basílica, terminada en tiempo de su sucesor.

Nombrado arzobispo de Valladolid el 18 de noviembre de 1881, instituyó la Hermandad de Sufragio del Clero, fomentó el Círculo Católico de Obreros, construyó el cuerpo de campanas de la catedral y el Seminario, convocó dos sínodos diocesanos y un concilio provincial (1887), consagró la provincia al Corazón de Jesús y a él le correspondió, a la muerte de Alfonso XII, la oración fúnebre en las exequias realizadas en San Francisco el Grande de Madrid (12 de diciembre de 1885). Nombrado arzobispo de Sevilla el 30 de diciembre de 1889, tomó posesión el 25 de marzo de 1890 por medio del deán e hizo su entrada oficial dos días después. Presidió el III Congreso Católico Nacional celebrado en Sevilla (octubre de 1892). El 16 de enero de 1893 fue creado cardenal y en noviembre de ese año convocó un concilio provincial, al tiempo que celebraba sus bodas de plata de consagración episcopal. Se celebró del 4 al 12 de diciembre de 1893, después de casi cuatrocientos años sin conmemorarse, siendo la archidiócesis de Sevilla la única que no convocó concilio provincial tras el tridentino.

El último había tenido lugar en 1512, bajo el pontificado de fray Diego de Deza. Asistieron a este concilio los obispos sufragáneos de Cádiz, Ceuta, Córdoba, Tenerife, Badajoz y Canarias, dos provinciales religiosos y procuradores de cabildos y colegiata de Jerez. Los decretos fueron aprobados por la Santa Sede el 6 de agosto de 1895 y promulgados el 14 de noviembre de 1897 por su sucesor Spínola. En 1892 fue nombrado por León XIII patrono del Pontificio Colegio Español, fundado aquel mismo año en Roma por el sacerdote tortosino beato Manuel Domingo y Sol (1836-1909). En 1894 presidió la peregrinación de obreros españoles a Roma, coincidiendo con las beatificaciones de Juan de Ávila y fray Diego José de Cádiz. Fue sepultado en la bóveda de la capilla de los Cálices de la catedral hispalense, pero solicitados por el pueblo de Gandía reposan desde julio de 1905 en su ciudad natal.

 

Obras de ~: Discursos sobre las grandezas y virtudes de la Santísima Virgen, Tortosa, 1859; Breve tratado de la perfección cristiana, Tortosa, 1860; Sermones predicados en las solemnes funciones que en honor del Santísimo sacramento ha celebrado la Real Archicofradía de las Cuarenta Horas, desde el día 20 hasta el 29 de abril de 1862, Madrid, Aguado, 1862; Nuevo mes de María. Ramillete de flores místicas compuesto de ejercicios y prácticas y devotas prácticas, Tortosa, 1863; Oración fúnebre en las exequias del Dr. D. Narciso Martínez Izquierdo, primer obispo de Madrid-Alcalá, Madrid, 1885; Oración fúnebre en las exequias de S.M. el rey don Alfonso XII el 12 de diciembre de 1885, Madrid, 1885; Acta et decreta Concilii Provincialis Vallisoletani in alma Metropolitana Ecclesia celebrati diebus a XVI Julii ad 1 Augusti anno Domini MDCCCLXXXVII, Valladolid, 1889; Acta et decreta Concilii Provincialis Hispalensis anno MDCCCXCIII celebrati, Sevilla, 1897.

 

Bibl.: J. Salvadó, El episcopado español, Barcelona, 1877, págs. 277-286; M. de Castro Alonso, Episcopologio vallisoletano, Valladolid, José Manuel de la Cuesta, 1904, págs. 442-463; J Alonso Morgado, Prelados sevillanos o Episcopologio de la Santa Iglesia Metropolitana y Patriarcal de Sevilla, Sevilla, Izquierdo y Compañía, 1906, págs. 878-897; P. Méndez Mori, El Emmo. Sr. Cardenal Sanz y Forés (Obispo de Oviedo, 1868-1882). Algunos datos biográficos, Oviedo, 1928; A. Viñayo, El seminario de Oviedo, Oviedo, 1955, págs. 161-162; J. Fernández Conde, “La diócesis de Oviedo durante la revolución liberal (1868-1874)”, en Studium Ovetense, 1 (1973), págs. 89-133; R. Riztler y P. Séfrin, Hierarchia catholica, vol. VIII, Padua, Il Messaggero di S. Antonio, 1978, págs. 36, 48, 58, 128, 194, 202, 309, 320, 431, 580, 601; V. Cárcel Ortí, Iglesia y Revolución en España (1868-1874). Estudio histórico- jurídico desde la documentación vaticana inédita, Pamplona, Eunsa, 1979, págs. 517-519, 578-579, 649; F. Díaz de Cerio, Regesto de la correspondencia de los obispos de España en el siglo xix con los nuncios, según el fondo de la Nunciatura de Madrid en el Archivo Vaticano (1791-1903), vol. II, Città del Vaticano 1984, págs. 598- 618; C. Ros, Los Arzobispos de Sevilla, Granada, Anel, 1987, págs. 265-267; V. Cárcel Ortí, León XIII y los católicos españoles. Informes vaticanos sobre la Iglesia en España, Pamplona, Eunsa, 1988, págs. 252-255; A. Sanz de Bremond Gandía, El Cardenal Sanz y Forés: biografía subjetiva, Madrid, Centro Asturiano, 1996; V. Cárcel Ortí, “Los nombramientos de obispos en España durante el pontificado de León XIII. Primera parte: 1878-1884”, en Analecta Sacra Tarraconensia (AST), 69 (1996), págs. 141-279; “Los nombramientos de obispos en España durante el pontificado de León XIII. Segunda parte: 1885-1903”, en AST, 70 (1997), págs. 321-504; N. C. Álvarez Moro y J. A. García Sevilla, Benito Sanz y Forés, Obispo de Covadonga, Madrid, Centro Asturiano, 1997; V. Cárcel Ortí, “Los nombramientos de obispos en España durante el pontificado de Pío IX. Segunda parte: 1857- 1868”, en AST, 73 (2000), págs. 213-389; M. Martín Riego, “Sevilla entre el liberalismo y la Restauración (1800-1900)”, en J. Aranda Doncel et al., Historia de las Diócesis Españolas. 10. Iglesias de Sevilla, Huelva, Jerez y Cádiz y Ceuta, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2002, pág. 301.

 

Vicente Cárcel Ortí