Ayuda

Manuel Raventós i Domènech

Biografía

Raventós i Domènech, Manuel. Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), 8.IX.1862 – 10.I.1930. Viticultor, enólogo, creador de la gran industria de vinos espumosos.

Hijo primogénito de Josep Raventós i Fatjó, propietario de Can Codorniu, heredad situada en el aludido término municipal. En 1885, tras la muerte de su padre, abandonó los estudios universitarios y se hizo cargo del gobierno de la finca. Desde 1872, su progenitor, estimulado por el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro y por el ejemplo de alguno de sus consocios, había emprendido diversos ensayos sobre la elaboración de vinos espumosos según el método champenois, es decir, haciendo que el vino tuviera en la botella una segunda fermentación. Cuando el hereu Codorniu se hizo cargo de la heredad, el panorama económico era más bien sombrío. La epidemia de mildiu asolaba los viñedos y era inminente la invasión de la Phylloxera vastatrix. Con una Francia ya recuperada del desastre filoxérico y con la competencia de los alcoholes industriales llegados de todas partes, el mercado internacional del vino entraba en la fase depresiva característica de la crisis general del último cuarto del siglo xix.

Desde estos problemáticos años hasta el fin de sus días, la biografía de Manuel Raventós puede dividirse en tres etapas. Una primera, comprendida entre 1872 y 1892, con veinte años de estudios y ensayos en los que la comercialización de los espumosos Codorniu era prácticamente nula: las ventas anuales no excedían de las tres mil botellas. Pero las expectativas iban mejorando.

Ello da paso, de 1893 a 1913, a una etapa de lanzamiento mercantil seguida de una portentosa expansión. En 1893 las ventas llegan a las 10.728 botellas, cifra equiparable a la de los más importantes y más antiguos elaboradores de Cataluña. Y el crecimiento continuó: en 1895 las ventas alcanzaron las 46.596 unidades y en 1899 se vendieron 117.396 botellas. En el contexto de la época son cifras “fabulosas”.

La Casa Codorniu se había colocado no solamente en un primerísimo lugar entre los elaboradores del país, sino que ocupaba un puesto perfectamente comparable al de muchos productores de la misma Champagne. Finalmente, de 1914 a 1930, se llega a una etapa caracterizada por la penetración a fondo en el mercado español. Las ventas alcanzaron una media de 480.087 botellas durante el quinquenio de 1916- 1920, y la participación en el mercado interior superó el 55 por ciento. Sus ventas eran ya superiores a las importaciones de espumosos extranjeros.

En 1914 Manuel Raventós compró el despoblado de Raimat, situado a dieciocho kilómetros de Lérida. Hasta entonces Raimat había sido un estéril coto de caza, susceptible de ser en gran parte regado por las aguas del canal de Aragón y Cataluña. Desde que adquirió la finca hasta 1930 operó en ella “una transformación fulminante” y profunda. De las 3500 hectáreas que abastaba, 2500 fueron puestas en regadío. Construyó acequias, abrió caminos y edificó setenta casas para los obreros, una capilla y un parvulario. Viñedos, cereales, forrajes, hortalizas y árboles de ribera poblaron los antiguos yermos.

Desde 1914, Raimat fue la principal preocupación de Raventós. Teniendo bien establecido el “negoci del xampany”, quiso que sus hijos participaran más directamente en la gestión de la empresa, y con tal fin, la convirtió en sociedad anónima. La nueva firma quedó constituida en noviembre de 1926, con un capital de treinta millones de pesetas representado por sesenta mil acciones. Todos sus ocho hijos se convirtieron en accionistas. Así nació la actual empresa familiar de los Codorniu. Los nietos y biznietos de su fundador comercializan hoy más de ciento treinta millones de botellas de cava al año.

Manuel Raventós murió el 10 de enero de 1930.

Persona de una religiosidad sincera, con la sencillez y la convicción de quienes se sienten elegidos, escribió en su diario: “El Senyor beneí més obres materials, m’han reexit els negocis, tinc molt bons fills”.

Desde 1888 los espumosos Codorniu obtuvieron las más altas distinciones en numerosas exposiciones internacionales.

Manuel Raventós dejó una abundante obra escrita, tanto científica como literaria. Fue uno de los fundadores de la Federación Agrícola Catalana Balear, en 1906 militó en el movimiento nacionalista Solidaritat Catalana y fue diputado por Montblanc (Tarragona); en tiempos de Prat de la Riba fue miembro de la junta directiva de la Lliga Regionalista. Asimismo, ocupó la presidencia del Instituto Agrícola Catalán de San Isidro (1907-1911), fue el primer director de la Escuela Superior de Agricultura creada en 1911 por la Mancomunidad de Cataluña, y en 1930 fue nombrado director técnico de los Servicios Forestales de dicha institución.

En todos estos cargos —y en otros de menor relieve— dejó la huella de su personalidad.

 

Obras de ~: Prensas para vino, Barcelona, Librería y Tipografía Católica, 1905; La verema, Barcelona, Imprenta Altés, 1911; Sobre la repoblació de boscos, Barcelona, Mancomunitat de Catalunya, 1920; Flors i violes, Barcelona, Balmes, 1963.

 

Bibl.: J. Uribe i Carpena, Codorniu, la obra de una familia, s. l., s. f.; C. Brugués, Visita a la Casa Codorniu, Barcelona, Imprenta Viuda Luis Taso, [1909]; Institut Agrícola Català de Sant Isisdre (IACSI), Sessió necrològica a la memòria de l’ex-president Excm. Sr. D. Manuel Raventós i Domènec, Barcelona, IACSI, 1930; E. Giralt i Raventós, “L’elaboració de vins escumosos abans de 1900”, en Vinyes i vins: mil anys d’història, Barcelona, Universitat, 1993, págs. 37-81; VV. AA., 125 aniversario del cava Codorniu, Barcelona, Codorniu, 1997; E. Giralt i Raventós, “Manuel Raventós i Domènech (1862- 1930)”, en E. Torres (dir.), Los 100 empresarios del siglo xx, Madrid, Lid-Círculo de Empresarios, 2002, págs. 122-129.

 

Emili Giralt i Raventós