Ayuda

Ignacio Hernando de Larramendi y Montiano

Biografía

Hernando de Larramendi y Montiano, Ignacio. Madrid, 18.VI.1921 – 7.IX.2001. Empresario, filántropo, ensayista y político carlista.

Nació en el seno de una familia de raigambre vasca blasonada y ferviente credo tradicionalista. Fue educado inicialmente —a causa de la oposición de su padre, Luis Hernando de Larramendi, a la escuela pública— con preceptor particular, y luego en los colegios marianistas de Madrid y San Sebastián. A la sombra de su padre, y en la estela de sus hermanos, participó desde muy niño en el apoyo político de la causa tradicionalista, en las campañas y mítines de su padre y, declarada la Guerra Civil, se alistó en las fuerzas voluntarias carlistas, en el requeté, donde en diversos frentes y unidades sirvió toda la guerra. Terminada ésta, obtuvo en 1940 la licenciatura de Derecho, año en el que inició relaciones formales con quien sería luego su esposa, Lourdes Martínez Gutiérrez. Tras un efímero y poco grato intento de establecerse como abogado al amparo del despacho de su padre en la ciudad de San Sebastián, preparó oposiciones a la Inspección del Cuerpo Técnico de Seguros y Ahorro, decisión que marcó su futura vida profesional, ingresando en el Cuerpo en 1945.

Su estudio sobre El riesgo catastrófico en los seguros personales le hizo lograr el Primer Premio Marín Lázaro, de la Dirección General de Seguros, recibiendo en 1949 la Medalla al Mérito del Seguro, tras una estancia en Londres para mejorar sus conocimientos del idioma y pulsar el mercado asegurador británico; con sus experiencias inglesas publicó en 1952, en la Editorial Cálamo, creada por él, su libro Tres claves de la vida inglesa. Durante tres años, tras dejar la Dirección de Seguros, ejerció como jefe de oficina de la aseguradora británica Royal Insurance en Madrid, de donde, tras un breve intervalo otra vez en la Administración, fue llamado a la Dirección General de una pequeña mutualidad de seguros en quiebra técnica, Mapfre. El pilotaje de la sorprendente transformación de aquella pequeña mutua, en la compañía aseguradora más importante del mercado español, con proyección iberoamericana y mundial, en apenas treinta años, le hizo ganarse el reconocimiento y respeto del mundo asegurador, de la clase empresarial española y de los expertos en teoría económica, recibiendo, como reconocimiento de todo ello, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil en 1998. Ello se hizo sin que dejase de gozar la compañía de su carácter mutual, sociedad, por tanto, perteneciente a todos los partícipes, pero sin propietarios accionistas, por vocación de Ignacio Larramendi, que siempre sostuvo que era posible dar ejemplo de rentabilidad económica, estrategia empresarial y función social, desde una entidad no capitalista.

Esa pequeña mutualidad, que sigue siendo la propietaria de todo el entramado de sociedades creadas por Ignacio Larramendi, forma parte del Sistema Mapfre, que él creó y del que fue presidente hasta su jubilación, y luego presidente de honor. Esa actividad empresarial aseguradora le hizo merecedor a ser incluido, a título póstumo, en el Hall of Fame de los aseguradores de todos los tiempos y de todo el mundo, de la International Insurance Society.

En sus primeros años de labor empresarial simultaneó su actividad profesional con la participación en actividades relacionadas con el carlismo, que había perdido la línea directa dinástica durante la guerra, con la muerte de Alfonso Carlos de Borbón y Austria-Este en 1936, formando parte de la corriente más numerosa, que seguía a Javier de Borbón Parma, de cuyo secretariado político formó parte en 1955. Con presencia más limitada por su ingente actividad profesional, siguió colaborando en actividades carlistas y tradicionalistas, promoción de revistas y publicación de artículos, durante sus años de vida activa en Mapfre, hasta que en 1986 constituyó la Fundación Hernando de Larramendi, hoy Fundación Ignacio Larramendi, uno de cuyos objetivos es “el estudio de la influencia histórica de la acción del carlismo en la sociedad española”, y a cuyo amparo, y dentro del Premio de Historia que instituyó con el nombre de su padre, Luis Hernando de Larramendi, se publican decenas de obras de investigación histórica con ese tema; el principio de subsidiariedad, propio del tradicionalismo, que implica la intervención mínima del estado sólo en defecto de la actividad de la sociedad y sus órganos naturales, inspiró también las directrices empresariales de Mapfre.

Su labor como ensayista, enfocando desde perspectivas siempre originales la situación política, el futuro de la sociedad, el funcionamiento de la Administración Pública y los retos para un mundo más justo, configuraron los ejes de su prolífica producción.

Su convencimiento profundo de la obligación de todos de aportar algo a la sociedad en que vivimos fue el motor que le impulsó a la constitución de fundaciones y a la promoción de proyectos culturales de primera magnitud; con ocasión del V Centenario del Descubrimiento de América, desde la Fundación Mapfre América promovió —desarrollando esa extraordinaria vocación iberoamericanista que ya había tenido sus frutos en el campo empresarial— el proyecto Colecciones Mapfre 1492, que incluye doscientas cuarenta y seis monografías originales en el marco de diecinueve colecciones, diseñadas para alumbrar aspectos no conocidos de la gesta americana y de la presencia de árabes y judíos en España. Desde la Fundación Histórica Tavera alentó, a partir de 1996, en publicación digital, la colección Clásicos Tavera, que implicó la reproducción facsimilar de más de mil ochocientos títulos raros o inencontrables, agrupados por colecciones, en su mayoría editados antes de 1900, formando un total de setenta y nueve discos, puestos luego en red, dando cumbre así a su pionera utilización de las nuevas tecnologías en el campo de la difusión de las humanidades, que comenzó hacia fecha tan temprana como 1980.

Y más tarde, en las postrimerías del siglo xx, desde la Fundación Ignacio Larramendi concibió las Bibliotecas Virtuales de polígrafos españoles, portugueses, brasileños e hispanoamericanos que llevan su nombre, oceánico proyecto, que comenzó con la digitalización completa de las obras, epistolario y bibliografía de Marcelino Menéndez Pelayo, proyecto que se une al de digitalización de Documentación Histórica en Catedrales, la Biblioteca Virtual de Pensadores Tradicionalistas y la Biblioteca Virtual de Comentaristas de Aristóteles.

Ignacio Hernando de Larramendi y Montiano profesó siempre un acentuado catolicismo, sin excesivas manifestaciones externas, pero de trascendente impronta en su vida y en su obra, vida que compartió con Lourdes Martínez Gutiérrez hasta su muerte, y que tuvo siempre el reconocimiento y admiración de sus nueve hijos.

 

Obras de ~: El riesgo catastrófico en los seguros personales, Madrid, Publicaciones de los Consorcios de Compensación de Seguros, 1947; Tres claves de la vida inglesa, Madrid, Editorial Cálamo, 1952; ¿Religión de ricos? Ateneo: las ideas del arte y las letras, Madrid, 1 de julio de 1954; Anotaciones de sociopolítica independiente, Esplugas de Llobregat (Barcelona), Plaza y Janes, 1977; Utopía de la Nueva América, Reflexiones para la Edad Universal, Madrid, Editorial Mapfre, 1992; Crisis de sociedad. Reflexiones para el siglo xxi, Madrid, Editorial Actas, 1995; Panorama para una reforma del Estado, Madrid, Editorial Actas, 1996; Bienestar solidario. Cementerio de buenas intenciones, Madrid, Editorial Actas, 1998; Así se hizo Mapfre. Mi tiempo, Madrid, Editorial Actas, 2000; Irreflexiones provocadoras, Madrid, Editorial Actas, 2001.

 

Bibl.: VV. AA., Cincuenta años, Mapfre hacia el futuro, Madrid, Editorial Mapfre, 1983; VV. AA., Ignacio H. de Larramendi y Montiano, Madrid, Mapfre, 1991; Acto de imposición a Don Ignacio Hernando de Larramendi de la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, en Mundo Mapfre, n.º monogr., 24 (septiembre de 1998); E. Torres (dir.), Los 100 empresarios españoles del siglo xx, Madrid, Editorial LID, 2000, págs. 493- 497; En Mem oria de Ignacio Hernando de Larramendi, en Mundo Mapfre, n.º monogr., 34 (tercer trimestre de 2001); VV. AA., Mecenazgo cultural de Ignacio Hernando de Larramendi y Montiano. Crónica y testimonios, Madrid, Fundación Mapfre Tavera, 2002.

 

Luis Hernando de Larramendi Martínez