Ayuda

Eulogio González Iscar

Biografía

González Iscar, Eulogio. Pozaldez (Valladolid), 11.III.1818 – Valladolid, 17.I.1897. Militar y ministro de la Guerra.

Militar de filiación progresista, hizo sus estudios en el colegio de Caballería de Valladolid y luchó en la Primera Guerra Carlista bajo el mando de Espartero.

En 1838 resultó herido de gravedad en el sitio de Morella.

En 1841 fue suspendido de empleo durante seis meses por falsificar una Real Orden en la que supuestamente se le confería el grado de capitán. Estuvo casado tres veces: con Joaquina Álvarez, Emilia Martínez y Uber y, por último, con Castora de Pereda.

Implicado en los proyectos del general Prim, se involucró en los trabajos conspirativos que acabaron con la Monarquía de Isabel II. Su participación más destacada tuvo lugar en la intentona de enero de 1866, en la que se pronunció en Ávila con un batallón del regimiento de Almansa, trasladándose posteriormente hasta Zamora, donde, al fallar las fuerzas allí comprometidas, hubo de refugiarse en Portugal. Con la Gloriosa retornó triunfante a Valladolid, donde fue nombrado Hijo Adoptivo y brigadier honorario, lo que anunciaba el progreso rápido y continuado en el escalafón militar que iba a tener a lo largo del Sexenio Democrático: ocupó en efecto varios gobiernos militares y capitanías generales hasta ser nombrado por Pi y Margall ministro de la Guerra, en sustitución de Estévanez.

Su nombramiento habría impedido que estallara el complot militar alfonsino que estaba ya muy madurado y que González Iscar conocía al detalle. Tuvo, no obstante, una actuación controvertida en el estallido de la insurrección cantonal, al cortar durante varios días toda comunicación con la columna Velarde y retrasar inexplicablemente su marcha sobre Cartagena.

Desde el 15 de julio, además, dejó de asistir a los consejos de ministros, poniéndose en una situación que Pi interpretó como de rebeldía para minar su gobierno y favorecer los designios de Salmerón y Castelar.

Ello explicaría que en el nuevo gobierno de Nicolás Salmerón fuera confirmado en el cargo. Bajo su mando resultaron sofocados los levantamientos cantonales de Alcoy, Sevilla, Valencia y Salamanca, y fueron desarmados los batallones de voluntarios móviles de Madrid, impidiendo que en la capital prosperara un intento de esa naturaleza. En diciembre de 1873 resultó nombrado capitán general de Castilla la Vieja y reprimió la sublevación de los voluntarios de la libertad de Valladolid, ocurrida en enero del año siguiente.

En octubre de 1876 fue detenido en dicha ciudad, junto con otros antiguos dirigentes radicales y republicanos, aunque terminó acomodándose con el régimen de la Restauración, siendo elegido senador por León en 1881 y por Valladolid en 1884. Políticamente se ubicó en Izquierda Dinástica, como paso previo a su integración en el liberalismo sagastino.

Ocupó el puesto de director general de Administración Militar en 1874 y el de vocal de la Junta Consultiva de Guerra, cargo en el que cesó en 1883. Su último destino fue el de capitán general de Burgos en 1889. Estaba en posesión de la Gran Cruz de la Orden de San Hermenegildo y de las Cruces roja y blanca del Mérito Militar. A su muerte, el féretro, conducido sobre un armón de artillería, fue seguido por la mayor parte de los coches particulares de Valladolid.

 

Fuentes y bibl.: Archivo del Senado, exps. personales, HIS-0200-07; Archivo General Militar (Segovia), leg. G-2988.

C. Rubio, Historia filosófica de la Revolución española de 1868, t. I, Madrid, Guijarro, 1869; R. Muñiz, Apuntes históricos sobre la Revolución de 1868, t. I, Madrid, Imprenta de Fortanet, 1886; [“E. González Iscar”], en El Norte de Castilla, 17 de enero de 1897; F. Pi y Margall y F. Pi y Arsuaga, Historia de España en el Siglo xix, t. V, Barcelona, Miguel Seguí, 1902; P. Carasa (dir.), Elites castellanas de la Restauración, t. I, Salamanca, Junta de Castilla y León, 1997; J. M. Cuenca Toribio y S. Miranda García, El poder y sus hombres. ¿Por quiénes hemos sido gobernados los españoles? (1705-1998), Madrid, Actas, 1998.

 

Rafael Serrano García