Ayuda

Adolfo Carrasco de la Torre y Sáinz del Campo

Biografía

Carrasco de la Torre y Sáinz del Campo, Adolfo. Guadalajara, 22.III.1830 – Madrid, 25.III.1906. General de división de Artillería, profe­sor, cronista y escritor.

Hijo de Francisco Javier Carrasco y de Carmen Sáinz del Campo, ingresó en el colegio de Artillería de Segovia como cadete el 17 de enero de 1846, y as­cendió a subteniente alumno el 18 de diciembre de 1848. El 29 de diciembre de 1850 recibió el despacho de teniente y fue destinado al 5.º Regimiento a Pie, en el que permaneció de guión en Madrid y Segovia hasta el 1 de enero de 1854.

Pasó entonces a servir a la 2.ª Brigada Montada, de guión en Madrid, hasta que marchó destacado con su batería a Vitoria. Allí se encontraba cuando los acontecimientos de 1854. Carrasco pertenecía, con su batería, al Ejército del Norte, que estaba al mando del teniente general Juan Zabala y de la Puente, cuyo ejército operó en Navarra y las provincias Vasconga­das. El 20 de julio de 1854 recibió el nombramiento de capitán de Infantería con antigüedad, por gracia general.

El 1 de enero de 1856 fue destinado como ayudante de profesor al colegio de Artillería, donde permaneció hasta el 19 de octubre de 1857, en que ascendió a ca­pitán; entonces fue nombrado profesor de la clase de ciencias naturales en dicho colegio. El 14 de febrero de 1863 recibe el empleo de 2.º comandante por los servicios prestados en su función de profesor.

Por Real Orden de 23 de febrero de 1863 fue desti­nado al 6.º Regimiento a Pie, si bien no se incorporó al destino, pues continuó su labor docente en la Aca­demia hasta el 9 de marzo de 1864, en que recibió el nombramiento de profesor en propiedad. El 10 de julio de 1866 es ascendido a comandante y destinado al 7.º Regimiento a Pie, aunque el 17 de agosto se dispuso que permaneciera de comandante profesor en el colegio. El 10 de octubre de 1868 recibió el grado de teniente coronel de Infantería por gracia general y continuó desempeñando dicho cargo de enseñanza hasta el 2 de enero de 1869, en que se le encargó la jefatura del detall. Entre 1861 y 1867 fue secretario de la Junta Facultativa de Profesores.

Prestó juramento a la Constitución de 1869 el 13 de junio de dicho año y a S. M. el rey Amadeo I, el 29 de enero de 1871.

El 4 de abril de 1871 fue ascendido a teniente coro­nel con destino de subdirector en el Parque de San­toña (Santander), pero continuó como profesor en Segovia hasta finales de febrero de 1873, desempe­ñando la clase de industria militar. El 7 de julio de 1871, por haber escrito varias memorias para la Aca­demia sobre física, química e industria, que fueron aprobadas como texto del Centro, fue agradecido con el grado de coronel del Ejército. En diciembre de 1872 participó en la redacción de un tratado sobre la fabricación de las piezas de artillería, para texto de la academia. En febrero de 1873, como todos los demás jefes y oficiales del Cuerpo que presentaron instancia y por decreto del Gobierno de la República de 29 de marzo, fue separado del servicio activo. Era la 2.ª di­solución del Cuerpo de Artillería, votada en las Cor­tes y refrendada con la firma de Amadeo I.

El 21 de septiembre de 1873 vuelve al servicio, como el resto de los jefes y oficiales del Cuerpo, por Decreto del Gobierno de la República, desem­peñando su puesto en la jefatura del detall del Par­que de Santoña. El 21 de octubre, por Decreto del Gobierno de la República, fue destinado al museo del Arma de Artillería. En 1874, redactó un curso de química para enseñanza en la Academia del Arma y fue vocal de la junta de reunión de textos para em­pleo en dicho centro de enseñanza. En el mes de no­viembre de 1874 fue miembro del jurado para los exámenes extraordinarios de ingreso en la Academia de Infantería y del que se formó para los exámenes de oficiales de milicias provinciales del distrito de Cas­tilla la Nueva. El 7 de abril de 1876 recibió el em­pleo de coronel del Ejército por haber escrito varias obras para la Academia y, en julio de 1876, recibió el encargo del director del colegio de Artillería de es­cribir una memoria histórica descriptiva del museo del Arma.

El 6 de agosto de 1877 ascendió a coronel de Ar­tillería y fue nombrado vocal de la Junta Consultiva de Torpedos, donde estuvo destinado hasta su cierre, cuando pasó a prestar servicio en la Junta de Defensa de submarinos, establecida en Madrid en virtud de Real Orden de 2 de octubre. El 21 de abril de 1878 fue premiado con la medalla de bronce y diploma de la Exposición Universal de París de dicho año por sus escritos científico-militares.

En 1883, y con motivo de la Exposición Nacional de la Minería y Artes Metalúrgicas celebrada en Ma­drid, le fue concedida la medalla de plata y un di­ploma como premios a su cooperación. En diciembre de 1885, por acuerdo de la Junta Superior Consultiva de Guerra, le fue concedida una mención honorífica por su obra titulada La Artillería y los artilleros en la prensa periódica militar.

El 30 de abril de 1889 fue promovido al empleo de brigadier de Artillería y destinado como vocal a la Junta Especial del Arma en la Sección Segunda de la Junta Superior Consultiva de Guerra. El 30 de junio de este mismo año fue nombrado, en comisión, presi­dente de la Junta Superior Económica del Cuerpo de Artillería, y el 1 de septiembre fue confirmado en la Comisión de director del Memorial de Artillería.

El 28 de octubre de 1889 recibió la Medalla de oro y Diploma con que fue premiado en la Exposición Universal de Barcelona de 1888 por la tercera edición de su obra titulada Los ingredientes de la pólvora y los combustibles.

El 22 de septiembre de 1890 fue nombrado co­mandante general subinspector de Artillería del dis­trito militar de Extremadura y nombrado vocal de la Comisión de Defensa sin causar baja en el anterior destino. El 30 de agosto de 1893 pasó destinado a la Comandancia General de Artillería del distrito de Badajoz.

En 1894 pasó a la situación de cuartel en Madrid, continuando con el desempeño de la dirección del Memorial de Artillería, revista que había sido pre­miada en la Exposición Universal de Chicago de 1893. Entre los años 1895 y 1897 fue jefe de sección del Ministerio de la Guerra.

El 18 de noviembre de 1898 fue propuesto para ocupar la Medalla n.º 1 de la Real Academia de la Historia, que estaba vacante por el fallecimiento de Francisco Coello de Portugal, por los académicos de número señores Saavedra, Rada y Delgado, padre Fita y Pirala; fue elegido en Junta del 8 de diciembre de 1898 y tomó posesión en otra junta pública el 1 de julio de 1900, disertando sobre La discordia en los Estados Políticos. Le contestó en nombre de la corpo­ración Eduardo Saavedra.

Estaba en posesión de condecoraciones entre las que destacaran la Cruz Americana de Isabel la Católica, la cruz del Mérito Militar de 2.ª clase, la cruz sen­cilla de San Hermenegildo, la Gran Cruz de la Real y Militar orden de San Hermenegildo, la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica, la medalla de salva­mento de náufragos, la Cruz de 3.ª clase del Mérito Naval con distintivo blanco, la medalla del Primer Centenario de Cristóbal Colón y era comendador de número de la Orden de Carlos III.

Tenía además el título de cronista de la provincia de Segovia desde marzo de 1868, pertenecía como académico a la Real Academia Sevillana de las Buenas Letras y era miembro de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de la provincia de Segovia y re­presentante autorizado de la misma en Madrid. Fue fundador y director general perpetuo de la Asociación de Santa Bárbara y socio fundador de la Sociedad Es­pañola de Salvamento de Náufragos.

 

Obras de ~: Noticias del personal del Cuerpo de Artillería a principios de diciembre de 1795; Los ingredientes de la pólvora y los combustibles, 1881; La Artillería y los Artilleros en la prensa periódica militar, 1885; Catálogo de los recuerdos históricos exis­tentes en el Museo de Artillería, 1894.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), Hoja de servicios.Marqués de Siete Iglesias, “Real Academia de la Historia. Catálogo de sus individuos. Noticias sacadas de su archivo”, en Boletín de la Real Academia de la Historia, t. CLXXVI, cuad. II (mayo-agosto, 1979).

 

Carlos Riñón Aguilar