Ayuda

Agustín Parrado García

Biografía

Parrado García, Agustín. Fuensaldaña (Valladolid), 5.X.1872 – Granada, 8.X.1946. Canónigo, obispo de Palencia, arzobispo de Granada, cardenal.

Estudió en el Seminario de Valladolid y fue ordenado sacerdote el 21 de septiembre de 1895. Sucesivamente fue coadjutor y regente de Rueda durante un par de años y, posteriormente, profesor y vicerrector del Seminario de Valladolid (1897), secretario de cámara y gobierno de la diócesis de Astorga (1904) y canónigo penitenciario de dicha catedral (1907).

En 1913 pasó a la diócesis salmantina con el ministerio de secretario de cámara y arcediano de la Catedral.

Aprobado unánimemente por la Junta delegada del Real Patronato como candidato idóneo al episcopado, fue presentado por el Directorio militar de Primo de Rivera y nombrado obispo de Palencia el 23 de mayo de 1925. Su candidatura fue promovida por el patriarca de las Indias, Julián de Diego y García Alcolea, quien le tuvo de colaborador en Salamanca con los cargos anteriormente indicados y le apreció por sus cualidades y virtudes. Gobernó la diócesis palentina con acierto durante años difíciles para la Iglesia, sobre todo a partir de la proclamación de la Segunda República en 1931 y, cuando fue nombrado arzobispo de Granada, el 4 de abril de 1934, siguió al frente de la diócesis palentina como administrador apostólico hasta el nombramiento del sucesor un año más tarde. Sufrió las consecuencias de la persecución religiosa que provocó el asesinato de cuarenta y tres sacerdotes granadinos y la destrucción y profanación de numerosos templos.

En estas difíciles circunstancias tuvo que hacerse cargo también durante seis años del gobierno pastoral de otras tres diócesis andaluzas. En efecto, habiendo quedado vacante la de Jaén el día 12 de agosto de 1936 por el asesinato de su titular, Manuel Basulto Jiménez, y las de Almería y Guadix por el fusilamiento de los obispos Diego Ventaja Milán y Manuel Medina Olmos, respectivamente, asesinados ambos en Vícar (Almería), el 29 de agosto de 1936 fue nombrado administrador apostólico de estas tres diócesis sufragáneas de Granada el 13 de marzo de 1937; al frente de ellas tuvo que estar hasta que se normalizaron los nombramientos episcopales en 1943 y cada una de ellas volvió a tener obispo propio. Por lo que respecta a la diócesis de Jaén, solamente estaban en territorio “nacional” los pueblos de Alcalá la Real y Porcuna, mientras que todos los demás no pudieron ser agregados a la jurisdicción de hecho, aunque sí lo fueron de derecho cuando terminó la contienda el 1 de abril de 1939.

Fue distinguido con los títulos de asistente al Solio Pontificio y caballero de la Gran Cruz de Isabel la Católica.

En Granada erigió el Seminario diocesano en agosto de 1939, que puso bajo la dirección de la Compañía de Jesús y cuya primera piedra colocó en 1943, y celebró el primer concilio provincial de Granada en octubre de 1944, siendo creado cardenal presbítero del título de San Agustín en el consistorio del 17 de febrero de 1946.

Falleció ese año y fue enterrado en la capilla del Seminario Mayor que se construyó cerca de la Cartuja y que constituyó la obra cumbre de su pontificado granadino.

 

Bibl.: J. Montijano Chica, Historia de la diócesis de Jaén y sus obispos, Jaén, Instituto de Estudios Gienenses- Confederación Española de Centros de Estudios Locales-Diputación Provincial, 1986, pág. 210.

 

Vicente Cárcel Ortí