Ayuda

Miguel Parra Abril

Biografía

Parra Abril, Miguel. Valencia, 1780 – Madrid, 13.X.1846. Pintor.

Pintor discípulo de los también valencianos Benito Espinós y Vicente López Portaña, con quien estableció lazos familiares al casarse con una hermana de su esposa. López Portaña le recomendó ante Fernando VII para realizar varias pinturas de bodegón con flores y paisajes urbanos y entradas triunfales del soberano, destinadas a la colección real, y que hizo desde Valencia. Corresponden a este tipo de cuadros los que representan a Fernando VII en el acto de pasar el río Fluvia, La gloriosa entrada en Valencia de Fernando VII, Entrada de Fernando VII en Zaragoza, Paso de Fernando VII por San Felipe, Fernando VII a su paso por Chinchilla, Entrada de Fernando VII en Madrid.

También realizó para el Monarca y los Reales Sitios varios cuadros con floreros y algunos otros de tema religioso, como una Inmaculada Concepción, un San Antonio de Padua y una Santa Isabel.

En 1803 fue nombrado académico de mérito por la Pintura de Flores de la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, de la que también fue profesor, y en 1811, académico de mérito por la Pintura de historia al ejecutar el cuadro que representa a Agar e Ismael en el desierto.

El Museo de San Pío V de Valencia, la catedral y la Real Academia de San Carlos conservan retratos de militares y otros personajes públicos relacionados con la historia de la ciudad en la primera mitad del siglo XIX: son los retratos del general José María de Santocildes, el teniente general Luis Alejandro Procopio de Bassecourt y Dupire (1810), Vicente María de Vergara, Felipe Augusto Caballero de Saint-Marq Dostel, Nicolás Mañez (1816), Fernando VII, fray Joaquín Company Soler (1812), José O’Donell (1819), Vicente Marzo (1820), Ildefonso Díez de Rivera conde de Almodóvar (1821), el pintor Luis Antonio Planes (1822), el brigadier Francisco Plasencia (1821), el capitán general de Valencia José María Carvajal y Urrutia (1826) y el del quien también ocupó la Capitanía General de Valencia, Francisco Longa y Anchía (1827).

En 1815 fue nombrado pintor de cámara de Fernando VII tras presentar en Madrid varias pinturas representando la entrada del Rey en Valencia y Cataluña; también lo fue, andando los años, de Isabel II.

En 1818 solicitó de la de San Fernando de Madrid el título de académico de mérito, ante la que se presentó como pintor honorario de cámara del Rey, teniente director de la Academia de San Carlos de Valencia, haberse ejercitado en la pintura de flores y en la de historia; era además socio honorario de la Económica de Valencia. Presentó con tal motivo un cuadro historiado que representa La entrada del Rey Nuestro Señor en Zaragoza y un Florero, al tiempo que regalaba cuatro dibujos de flores, por lo que fue aprobado como académico de mérito por la Pintura de historia y por la de flores. En la exposición de la Academia madrileña del año 1819 figuran suyos varios floreros y naturalezas muertas con animales.

Algunas instituciones privadas, como la Academia de San Carlos de Valencia, le encargaron cuadros con el tema de Fernando VII o de su sucesora en el Trono: La salud recobrada de Fernando VII (1833) y una copia del Retrato de Isabel II (1834) original de Bernardo López Piquer. El bayle de Valencia le encargó a su vez un retrato de Isabel II (1834) y otro de su madre, La Reina Gobernadora.

Muerto Fernando VII, Parra siguió trabajando para la Casa Real. Podría ser el autor de las pinturas de las bóvedas de la iglesia del Convento de Nuestra Señora de los Ángeles en Valencia (Díez, 1999), que representan La Asunción de la Virgen, Ruth, Judith con la cabeza de Holofernes, Jael matando a Sísara, La profetisa María, Gedeón con el vellocino de oro, Noé orando después del Diluvio, Moisés ante la zarza ardiendo y El sueño de Jacob. Existen obras atribuidas originariamente a Vicente López Portaña que recientes estudios han contribuido a asignar a su cuñado Miguel Parra (Díez, 1999), como es el caso de los retratos de El clérigo Miguel Aparisi (1813), El arzobispo de Valencia Veremundo Arias Teixeiro (1825), El arzobispo Jaime Creus Martí (1824) o el de El general Francisco Javier Elío (1815).

También colaboró en la formación del Museo Provincial de Bellas Artes de Valencia, por su relación con la comisión formada para recoger las pinturas de los conventos suprimidos a raíz de las medidas desamortizadoras decretadas de 1835 en adelante; y en la instalación de la Real Academia de San Carlos en el antiguo Convento del Carmen. En 1846 se trasladó a Madrid con su hijo, también pintor, José Felipe Parra Piquer, y en la capital falleció el 13 de octubre del mismo año.

 

Obras de ~: Fernando VII en el acto de pasar el río Fluvia; La gloriosa entrada en Valencia de Fernando VII; Entrada de Fernando VII en Zaragoza; Paso de Fernando VII por San Felipe; Fernando VII a su paso por Chinchilla; Entrada de Fernando VII en Madrid; retrato de José María de Santocilde; Retrato de Luis Alejandro Procopio de Bassecourt y Dupire, 1810; Agar e Ismael en el desierto, 1811; Retrato de fray Joaquín Company Soler, 1812; Retrato del clérigo Miguel Aparisi, 1813; Retrato del general Francisco Javier Elío, 1815; Retrato de Vicente María de Vergara; Retrato de Felipe Augusto Caballero de Saint-Marq Dostel, Retrato de Nicolás Mañez, 1816; Floreros, 1818; Naturalezas muertas, 1819; Retrato de Fernando VII; Retrato de José O’Donell, 1819; Retrato de Vicente Marzo, 1820; Retrato de Ildefonso Díez de Rivera conde de Almodóvar, 1821; Retrato del brigadier Francisco Plasencia, 1821; Retrato del pintor Luis Antonio Planes, 1822; Floreros, 1822; Retrato del arzobispo Jaime Creus Martí, 1824; Retrato del obispo Veremundo Arias Teixeiro, 1825; Inmaculada Concepción, 1826; San Antonio de Papua, 1826; Santa Isabel, 1826; Retrato del capitán general de Valencia José María Carvajal y Urrutia, 1826; Retrato del capitán general de Valencia Francisco Longa y Anchía, 1827; La salud recobrada de Fernando VII, 1833; Retrato de Isabel II (copia de Bernardo López Piquer), 1834; Retrato de Isabel II, 1834; Retrato de la Reina Gobernadora, 1834; Vista del lago de la Albufereta de Valencia, 1837; La Asunción de la Virgen; Ruth; Judith con la cabeza de Holofernes; Jael matando a Sísara; La profetisa María; Gedeón con el vellocino de oro; Noé orando después del Diluvio; Moisés ante la zarza ardiendo; El sueño de Jacob.

 

Bibl.: S. Pascual Garneria, “Miguel Parra. Los retratos valencianos”, en Archivo de Arte Valenciano, (1995), págs. 77- 85; A. Aldea Hernández, “Obras artísticas en torno a la figura del general Elío”, en Archivo de Arte Valenciano (1996), págs. 204-214; E. Navarrete Martínez, La Academia de Bellas Artes de San Fernando y la Pintura en la primera mitad del siglo xix, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1999; J. L. Díez, Vicente López (1772-1850), Madrid, Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 1999; E. Navarrete Martínez y M. P. García Sepúlveda, Relación de Miembros pertenecientes a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en http://portallengua.fsanmillan.org/portallengua/fcc/pdf/proyectolenguabasf/2.2.4.relacion%20academicos.pdf ; E. Alba Pagán, “El gusto decorativo en la Corte de Carlos IV y Fernando VII: la pintura y los pintores valencianos en las Casitas del Real Sitio de San Lorenzo y de El Escorial”, en Archivo de Arte Valenciano (2002), págs. 65-79.

 

Esperanza Navarrete Martínez