Ayuda

Fernando Moncada Aragón y Gaetano de la Cerda

Biografía

Moncada Aragón y Gaetano de la Cerda, Fernando. Duque de San Juan. Palermo (Italia), 24.X.1646 – Pamplona (Navarra), 28.I.1712. Virrey de Cerdeña y de Navarra, consejero de Estado.

Hijo de Ignacio Moncada, I duque de San Juan, y de Ana Gaetano. En 1669 contrajo matrimonio con Gaetana Branciforte, natural de Palermo. Recibió el hábito de caballero de la Orden de Alcántara en 1662 y la encomienda de Belvís de la Sierra en la misma Orden. En diciembre de 1704 recibió llave de gentilhombre de cámara con entrada.

De la primera etapa de su carrera militar apenas se conocen datos. Su primer nombramiento importante lo recibió en 1699 cuando fue nombrado virrey de Cerdeña, puesto en el que permaneció hasta 1703.

Regresó a España y entró a formar parte del Consejo de Guerra, hasta que en julio de 1706 fue nombrado virrey de Navarra. Apenas si permaneció unos meses en ese cargo, pues en enero de 1707 Felipe V le nombró “Ministro Principal de la Guerra”, título que, aunque parecía otorgarle todo el poder en materia militar, quedaba subordinado a la vía reservada que encarnaba José Grimaldo, el poderoso secretario del Despacho de Hacienda y Guerra. Para ayudarle en sus tareas del Ministerio de la Guerra, en enero de 1707 se creó un nuevo cargo, el de intendente general de los Ejércitos de España, para el cual fue designado Baltasar Patiño. Desde su nombramiento como ministro, entró a formar parte del Consejo de Gabinete del Rey y en él permaneció hasta julio de 1709, en que fue cesado, junto con el duque de Montellano, según algunos historiadores porque el embajador francés Amelot quería ser el árbitro de todo lo relativo a la guerra y no quería que el duque de San Juan le hiciese sombra alguna. Tras su cese, fue sustituido por el marqués de Bedmar, y recibió nombramiento de consejero del Consejo de Estado en el mismo mes de julio. Tres meses después, en octubre de 1710, Felipe V le nombró virrey, gobernador y capitán general de Navarra, cargo en el que permaneció hasta su muerte en enero de 1712. De este modo, como hombre de probada fidelidad a la nueva dinastía, se hacía cargo del mando de uno de los enclaves que se consideraban cruciales para el final de la guerra, sobre todo por la proximidad a Francia para el abastecimiento de las tropas. Durante su virreinato realizó diversas labores para la defensa de la ciudad de Pamplona.

 

Bibl.: F. Barrios, El Consejo de Estado de la monarquía española: 1521-1812, Madrid, Consejo de Estado, 1984; F. Andújar Castillo, Consejo y Consejeros de Guerra en el siglo XVIII, Granada, Universidad, 1996.

 

Francisco Andújar Castillo