Ayuda

Tácito

Biografía

Tácito. M(arcus) Claudius Tacitus. ¿Interamna (Terni, Italia)?, c. 200 – ?, VII.276. Emperador de Roma.

Tras la muerte del emperador Aureliano en septiembre u octubre del año 275, el Ejército nombró para sucederle a Marcus Claudius Tacitus (Zonaras, 12, 28), un senador de rango consular que contaba ya probablemente con setenta y cinco años y se encontraba en esos momentos en la Campania (Italia).

De su carrera anterior se desconoce casi todo, aunque sí hay constancia del desempeño de un consulado el 273 (el segundo en 275).

El nombramiento por los soldados formaba parte de una dinámica política que, a lo largo del siglo iii d. C. proporcionó muchos emperadores a Roma; en el caso de Tácito, se había producido en noviembre o diciembre del mismo año. Sin embargo, su biógrafo en la Historia Augusta afirmaba que, tras un interregnum, el nuevo príncipe había sido elegido en primer lugar por el Senado y contaba con todo tipo de detalles la asamblea del día 7 de las calendas de enero (26 de diciembre), en la que este acontecimiento se había producido (Scriptores Historiae Augustae [SHA], Vita Taciti, 3, 2 y ss.; 4, 1 y ss.).

Las noticias de la actividad política y legislativa de Tácito son muy escasas y se refieren sobre todo a la cuestión fronteriza, con la victoria sobre los godos en oriente que le valió el título de Gothicus Maximus y que mencionan todas las fuentes. Sin embargo, su biógrafo ha transmitido además innumerables datos acerca de las decisiones de política interior tomadas como emperador que, en su mayor parte, no pueden ser contrastadas. Algunas de ellas ya estaban en el discurso de aceptación ante el Senado; tal es el caso de algunas disposiciones sobre las declaraciones de los esclavos ante la justicia o la de construir un templo dedicado a los emperadores divinizados en el que se colocarían estatuas a los “príncipes buenos” (SHA, Vita Taciti, 9, 1 y ss.). Además, siempre según su biógrafo, llevó a cabo muchos gestos de austeridad y honradez, con iniciativas de donación de su fortuna personal para hacer frente al gasto público (SHA, Vita Taciti, 10, 1 y ss.).

La Historia Augusta transmitió también anécdotas y noticias sobre su carácter, cuya veracidad tampoco se puede afirmar. Según esta versión, Tácito era un hombre austero, de costumbres sencillas que no cambió cuando alcanzó el trono y cuyo cumplimiento exigía también a su esposa. Tenía un especial interés por las artes y, al parecer, cierto grado de erudición, ya que habría dispuesto que todas las bibliotecas públicas tuvieran los Annales del escritor Tácito (de quien se decía pariente) y que todos los años se hicieran diez nuevas copias para garantizar su conservación (SHA, Vita Taciti, 11, 1 y ss.). También cuenta su biógrafo que había otra biografía del príncipe, escrita por Suetonius Optatianus.

En el verano (junio-julio) de 276, el emperador Tácito murió en oriente, probablemente asesinado por sus soldados, aunque la Historia Augusta deja abierta la posibilidad de que sucumbiera a una enfermedad.

Poco antes había nombrado gobernador de la provincia romana de Siria a su pariente Maximinus, quien al parecer se había ganado allí el odio por su actuación con las élites locales (Zósimo, 1, 63, 2). Los soldados habrían asesinado a Maximinus y, cuando el Príncipe preparaba su vuelta a Roma, le mataron también por miedo a su reacción (Zonaras, 12, 28). En Interamna (Terni, Italia), pudo haber un monumento funerario en su memoria (SHA, Vita Taciti, 15(2), 1).

Tácito estuvo casado con una mujer cuyo nombre se desconoce y, según su biógrafo, tuvo varios hijos (SHA, Vita Taciti, 16(3), 4). Su hermano Marcus Annius Florianus le sucedió en el Trono.

En la Península Ibérica, su breve reinado ha dejado algunos testimonios en los miliarios hallados en diversos lugares de Portugal: Erdeval (Avis, Portalegre), Famaliçao da Serra (Guarda), Ponte do Sur (Portalegre), Tomar (Santarem), Vale Formoso (Lameira, Castelo Branco) y Belmonte (Castelo Branco).

 

Bibl.: M. Pinder (ed.), Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, Bonn, Preußische Akademie der Wissenschaften, 1844; H. Cohen, Description historique des monnaies frappées sous l’Empire romain, Paris-London, 1880-1892, págs. 157-164; T. Mommsen (ed.), Monumenta Germanica Historica, 9.1, Chronica Minora, Chron, A.D. 354, Berlin, Weidmann, 1892; A. Stein, “M. Claudius Tacitus”, en Paulys Real-Encyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, vol. III, 2, cols. 2872-2881 (Stuttgart 1899), München, Alfred Druckenmüller, 1970, n.º 361; E. Hohl, “Vopiscus und die Biographie des Kaisers Tacitus”, en Klio, 11 (1911), págs. 192-229; A. Stein, “Zur Chronologie der römischen Kaiser”, en Archiv für Papyrusforschung, 7 (1924), pág. 46; H. Dessau, Inscriptiones Latinae selectae, I-III, Berlin, 1892-1916 (ed. anastát. Berlin, Weidmann, 1962), n.º 591; T. B. Jones, “Three Notes on the Reign of Marcus Claudius Tacitus”, en American Journal of Philology, 64.1 (1943), págs. 80-86; R. Syme, Emperors and Biography, Oxford, University Press, 1971, pág. 271; A. H. M. Jones, J. R. Martindale y J. Morris, The prosopographia of the Later Roman Empire I, A.D. 260-395 (PLRE I) Cambridge, University Press, 1971 (reimpr. 1975), pág. 873 (M. Claudius Tacitus 3); J. R. Rea (ed.), The Oxyrhynchus Papyri XL, London, Egypt Exploration Society, 1972; M. Peachin, Roman Imperial Titulature and Chronology, A.D. 235-284, Amsterdam, Brill, 1990, pág. 92; D. Den Hengst, “Some Notes on the Vita Taciti”, en G. Bonamente y F. Paschoud (eds.), Historiae Augustae Colloquium Genevense, Bari, Edipuglia, 1994, págs. 101-107.

 

María Pilar González-Conde