Ayuda

Juan Fernández de Velasco y Tovar

Biografía

Fernández de Velasco y Tovar, Juan. Duque de Frías (V). Burgos, 1550 – ?, 15.III.1613. Escritor, condestable de Castilla, presidente del Consejo de Italia, consejero del Consejo de Estado y de Guerra, gobernador del Milanesado, embajador.

Hijo de Íñigo Fernández de Velasco y de Ana de Aragón y Guzmán. Heredó de su padre en 1585, además de los títulos de V duque de Frías y VIII conde de Haro y de Castilnuovo, el de VI condestable de Castilla, y el de III marqués de Berlanga. También recayeron en su persona los mayorazgos de la Casa de Velasco y los de la casa (materna) de Tovar, incluidas la villa de Villapando y la de Pedraza de la Sierra, aunque los derechos sobre esta última hubo que disputarlos al conde de Benavente, Antonio Alfonso Pimentel.

Contrajo dos matrimonios, el primero con María Girón, hija de Pedro Girón, I duque de Osuna, con la que tuvo dos hijos: Íñigo Fernández de Velasco y Ana de Velasco. De su segundo matrimonio con Juana de Córdoba y Aragón, hija de Luis Fernández de Córdoba y de Ana Enríquez, procreó tres hijos: Bernardino, Luis e Íñigo Fernández de Velasco.

Por lo que se refiere a su faceta cortesana, durante el reinado de Felipe II fue camarero mayor y con Felipe III, copero mayor. Su hermana Juana de Velasco fue nombrada también camarera de Margarita de Austria, estando, por tanto, presentes distintos miembros de la familia en la vida cotidiana del Monarca. Juana de Velasco contrajo matrimonio con Julián Valcárcel, hijo ilegítimo del conde duque de Olivares.

El duque de Frías acompañó a su suegro, el I duque de Osuna, en diversos viajes a Portugal y a Nápoles.

Fue embajador de obediencia en Roma, al comienzo del pontificado de Sixto V. En 1588 se le nombró capitán general del Ejército de la frontera francesa y sucedió poco tiempo después, en 1592, a Carlos de Aragón, duque de Terranova, en el cargo de gobernador y capitán general del “Regio y Ducal Estado de Milán”. Este cargo fue ejercido por el condestable en dos etapas, la primera entre 1592 y 1595, con una breve interinidad de Pedro de Padilla, y la segunda, entre 1595 a 1600. Hallándose en Milán, fue enviado a Ferrara por Felipe III a prestar obediencia al nuevo pontífice Clemente VIII. También fue encargado del recibimiento de la reina Margarita de Austria, a la que acompañó por tierras italianas hasta Génova.

Le sucedió, en el cargo de gobernador y capitán general de Milán, Pedro Enríquez de Acevedo, conde de Fuentes, y él fue nombrado presidente del Consejo de Italia. Asimismo fue consejero de Estado y de Guerra desde el comienzo del reinado de Felipe III.

Fue embajador extraordinario en Inglaterra viajó a través de Francia y Bruselas, donde permaneció un tiempo por enfermedad, lo que le obligó a delegar momentáneamente los poderes para la negociación con Inglaterra en el conde de Villamediana, en Alejandro Rovida y otros personajes importantes de Flandes que llevaron a cabo las negociaciones previas.

Ya en 1604 intervino personalmente en la etapa diplomática final que conduciría a la consecución de un tratado de paz con los ingleses, y a la firma del mismo en Londres el 28 de agosto de 1604. Sin embargo, fue sustituido en este último cargo al año siguiente por Pedro de Zúñiga Cabeza de Vaca. En el mes de octubre de 1604 intervino en Francia en la aprobación del Tratado de Arras, previamente firmado en París por Baltasar de Zúñiga, Alejandro Rovira y el marqués de Rosnay, para extender a Francia los mismos derechos que los conferidos en el Tratado de Londres.

Por lo que se refiere a su faceta culta, desde joven mostró Juan Fernández de Velasco una gran vocación por las letras, concretamente por la literatura. Hombre polémico, escribió utilizando diferentes seudónimos, tales como Prete Jacopin o El soldado de Cáceres.

Con el primer seudónimo mantuvo una viva polémica contra Fernando de Herrera, a propósito de la llamada “Escuela de Salamanca”, y escribió las Observaciones del Licenciado Prete Jacopin, sobre las anotaciones de Fernando de Herrera a las obras de Garcilaso de la Vega. Bajo el segundo seudónimo, El soldado de Cáceres, publicó una obra crítica contra González de Mendoza, autor de una obra muy conocida sobre la historia de China y publicada en Roma, que denominó Invectiva contra el Maestro Mendoza y su Historia de la China, en el mismo año 1585 en que se llevó a cabo la publicación de González Mendoza.

 

Obras de ~: El soldado de Cáceres (seud.), Invectiva contra el Maestro Mendoza y su Historia de la China, 1858; Dos discursos en que se defiende la venida y predicación del apóstol Santiago en España / sacados de la librería de Iuan de Velasco condestable de Castilla, Valladolid, Luys Sánchez, 1605; Prete Jacopín (seud.), Observaciones del Licenciado Prete Jacopin, sobre las anotaciones de Fernando de Herrera a las obras de Garcilaso de la Vega, 1605 (Sevilla, ed. de José María Asensio, Sevilla, 1880).

Bibl.: B. Cremosano, De la silva de varias poesías, en diversas lenguas, en alabanza del gran Condestable de Castilla Juan Fernández de Velasco, Milán, 1623; F. López de Mendicorroz, Observaciones de la vida del Condestable Juan Fernandez de Velasco y Cifra de sus dictámenes, Vigeven, Juan Baptista Malatesta Impresor Real, 1625; C. Pérez Pastor, La imprenta en Medina del Campo, Madrid, Rivadeneyra, 1895; W. Ramírez de Villa- Urrutia, Ocios diplomáticos. (La Jornada del Condestable de Castilla a Inglaterra para 1604), Madrid, Francisco Beltrán, 1927, págs. 23-35; G. Marañon, El Conde-Duque de Olivares. La pasión de mandar, Madrid, Espasa Calpe, 1945, pág. 585; F. Barrios Pintado, El Consejo de Estado de la monarquía española, 1521-1812, Madrid, Consejo de Estado, 1984, pág. 342; C. Pérez Bustamante, La España de Felipe III, en J. M. Jover Zamora (dir.), Historia de España Menéndez Pidal, t. XXIV, Madrid, Espasa Calpe, 1992, págs. 358-386; R. Pérez Bustamante, “El gobierno de los Estados de Italia bajo los Austrias: Nápoles, Sicilia, Cerdeña y Milán (1517-1700). La participación de los grandes de España”, en Cuadernos de Historia del Derecho, n.º 1 (1994), págs. 25-48; E. García Hernán, Políticos de la monarquía hispánica (1469-1700). Ensayo y diccionario, Madrid, Fundación Mapfre Tavera, 2002, págs. 58, 412 y 762; M. A. Ochoa Brun, Embajadas y embajadores en la Historia de España, Madrid, Aguilar, 2002, pág. 232; C. Hsu, “Dos cartas de Felipe II al emperador de China”, en eHumanista: Journal of Iberian Studies, vol. 4 (2004), págs. 194-209; J. Montero Delgado, “Don Juan Fernández de Velasco contra Fernando de Herrera: de nuevo sobre la identidad de Prete Jacopín. Siglos Dorados”, en VV. AA., Homenaje a Agustin Redondo. Madrid, Castalia, 2004, págs. 997-1008.

 

María del Carmen Sevilla González