Ayuda

José Rafael Fadrique de Silva Fernández de Hijar y Rebolledo de Palafox Abarca de Bolea

Biografía

Silva Fernández de Híjar y Rebolledo de Palafox Abarca de Bolea, José Rafael Fadrique de. Duque de Híjar (XII). Madrid, 29.III.1776 – 16.IX.1863. Senador, militar, Grande de España.

Fue el último hijo de Pedro Pablo Alcántara de Silva Fernández de Híjar y Pons de Mendoza, IX duque de Híjar, y de Rafaela de Palafox Rebolledo y Croy d’ Havré Lante della Rovere. Sus hermanos fueron María Magdalena (Madrid, 28 de noviembre de 1765 – Cuenca, 8 de noviembre de 1770); María del Pilar (Madrid, 19 de noviembre de 1766 – 28 de marzo de 1835), casada el 10 de abril de 1784, con su tío abuelo, viudo, Pedro Pablo Abarca de Bolea Ximénez de Urrea y Pons de Mendoza, X conde de Aranda, no tuvieron sucesión. Viuda volvió a casarse, el 18 de noviembre de 1802, con Francisco Ramón de Espés Fernández de Córdoba, I duque de Alagón, también sin sucesión; Francisco de Paula Policarpo (Madrid, 26 de enero de 1768 – 4 de noviembre de 1772); Espíritu Bonifacio (Madrid, 14 de mayo de 1769 –16 de abril de 1773); Micaela Gerónima María Juana (Madrid, 29 de septiembre de 1774 – 30 de septiembre de 1774); María Teresa (nacida en Madrid el 10 de marzo de 1772) que fue la mujer, desde el 24 de enero de 1790, de Jacobo Fitz-James Stuart y Stölberg- Gedern (París, 23 de febrero de 1773 – Madrid, 3 de abril de 1794), V duque de Berwick, de Liria y Jérica, XII de Veragua y poseedor de otros muchos títulos nobiliarios, tuvieron sucesión que perdura hasta la actualidad; Agustín Pedro (Madrid, 14 de abril de 1773 –12 de diciembre de 1817), fue el X duque de Híjar y marido de María Fernanda Teresa Francisca Josefa Fitz-James Stuart y Stolberg-Gedern.

José Rafael contrajo matrimonio el 19 de agosto de 1801 (Sala IV, leg. 80, doc. 10), con Juana Nepomuceno Fernández de Córdova Spínola de la Cerda (Madrid, 6 de agosto de 1785 – 25 de mayo de 1808), hija de José María Fernández de Córdoba y de María Antonia Fernández de Villarroel, VIII condesa de Salvatierra, VII marquesa del Sobroso, VI de Fontehoyuelo, VII vizcondesa de Villatoquite, X marquesa de Baides, XIII de Loriana, VIII de La Puebla de Ovando, X de Jódar y IX de Valero; incorporándose a la Casa Ducal el condado de Salvatierra. Como en tantas otras ocasiones en la clase nobiliaria, se puede afirmar que estamos ante un matrimonio compensatorio.

Él contaba con la pensión de alimentos que le proporcionaba su hermano Agustín Pedro, X duque de Híjar, y el sueldo por ser brigadier de los Reales Ejércitos. Ella era hija única y heredera de todos los estados que tenían sus padres, ahora bien, su familia no era demasiado importante dentro del estamento nobiliario; mientras que los Fernández de Híjar descendían directamente de Jaime I. Tuvieron dos hijos: Cayetano, que fue el sucesor y Andrés Avelino (Madrid, 28 de diciembre de 1807 – 18 de enero de 1885), llevó los títulos de XVI duque de Aliaga y de XIV conde de Palma del Río, por cesión de su padre en 1864 y por rehabilitación, fue el XIV conde de Belchite. Perteneció a la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y se casó, el 22 de febrero de 1844 en Billére (Francia), con María Isabel Carolina Campbell y Vicent, nacida el 1 de enero de 1821 en Debden Hall (Essex, Inglaterra.) Tuvieron numerosa descendencia que perdura en la actualidad.

La muerte de Francisca Javiera Silva Fernández de Híjar y Fitz-James Stuart y Rebolledo de Palafox y Stolberg, XI duquesa de Híjar, sin sucesión, cambió por completo la vida José Rafael, ya viudo de Juana Nepomuceno, habida cuenta que él fue el sucesor y, por lo tanto, XII duque de Híjar durante cuarenta y cinco años. Tomó posesión de sus estados, se hizo cargo de los créditos “procedentes de las testamentarías de su hermano y sobrina” (Sala I, leg. 115, doc. 37-2), realizó diversas transacciones con los acreedores “con motivo del fallecimiento de Francisca Javiera” y otorgó una escritura “a favor de los acreedores de su antecesor” (doc. 44.) Además, decidió, junto con sus hijos, trasladarse al palacio que sus antepasados tenían en la Carrera de San Jerónimo, arrendándolo, el 17 de febrero de 1819, a su cuñada María Fernanda Fitz-James Stuart, X duquesa viuda de Híjar, residente en París y usufructuaria del mismo, por valor de 40.000 r.v. anuales, en los que también se incluía la caballeriza sita en la Calle del Prado (doc. 16).

Posteriormente, el 25 de junio de 1850, cedió parte del Palacio “con objeto de formar la nueva calle antigua al Palacio del Congreso de S[eño]res Diputados” y recibió “200 pies de sitio en el ángulo que forma esta por la Calle del Sordo” (Sala I, leg. 306, doc.4-1).

Mantuvo el interés por el coleccionismo artístico demostrado por sus predecesores, así como por la cultura y la ciencia en general. Así, fue director del Museo del Prado (1826-1838), y desde los años 1831 y 1834 fue nombrado, entre otros, miembro honorario del Real Conservatorio de Música de María Cristina, académico honorario de la Real Academia de Matemáticas y Nobles Artes de la Purísima Concepción de Valladolid, socio honorario de la Real Academia de Ciencias Naturales de Madrid y consejero de la Real Academia de San Fernando (Sala I, leg. 188, doc. 7).

Muy considerado por la Monarquía, en 1808 se refugió en Cádiz, siendo destinado al Ejército de Andalucía (Sala I, leg. 314/2, doc.12). Además de las altas condecoraciones que recibió, en 1829 fue invitado a asistir a las capitulaciones matrimoniales de Fernando VII y María Cristina de Borbón (Sala III, leg. 125, doc.5).

José Rafael “fue Rico-hombre de naturaleza en Aragón, Adelantado Mayor del Mar Océano; Divisero Mayor de la Dignidad Real; Prestamero y Repostero Mayor de Castilla; General de Cantabria; Alcayde Mayor de (Castilla) digo: Vitoria y Miranda de Ebro; Patrono y Protector General de la Sagrada Congregación de Recoletos Agustinos Descalzos de España, Indias y Filipinas; Patrono del Monasterio de Nuestra Señora de Benevivero; seis veces Grande de España de primera clase, todo por juro de heredad; Caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro [otorgada el 15 de noviembre de 1829], Gran Cruz de la R[ea]l y Distinguida Orden Española de Carlos Tercero [otorgada en 1819] y de la de Santiago; Mariscal de Campo de los Ejércitos Nacionales [desde 1830]; Gentil-hombre de Cámara de S[u] M[ajestad] con ejercicio [desde 1800], Sumiller de Corps [desde 1824], jubilado y Senador del Reyno, etc.” (Sala III, leg. 30/2, doc. 68).

También fue Decano de la Grandeza Española (Sala I, leg. 314/2, doc. 12).

Tuvo que enfrentarse a una serie de acontecimientos que de forma indirecta acabaron con la existencia del Ducado de Híjar, principalmente la desvinculación promovida por el naciente estado liberal y a la disolución del régimen señorial que conlleva la desaparición de los señoríos, que desde este momento sólo tienen un valor honorífico que es el que conservan en la actualidad. Aunque sólo fueron el detonante de una situación de deterioro de los derechos y rentas señoriales que se arrastraba desde hacía tiempo y de la que fue consciente la Casa Ducal. Pese al intento de mejorar la administración y el mantenimiento de sus propiedades que consigue después de los juicios de señoríos, con la presentación de títulos y lo que eso conllevó, ya que se incrustó en el nuevo régimen señorial sin que se ocasionasen modificaciones sustanciales en la estructura de su propiedad. La Casa Ducal decide a partir de 1859, por la situación de deterioro a la que se hallaba sometida, vender casi todos sus bienes, no sólo los del Ducado de Híjar, sino también los de otros lugares, para ello, en algunos casos, se utilizó el sistema de las subastas (Sala II, leg. 125, doc. 7).

En su testamento, el XII duque de Híjar decidió legar una serie de cuadros a su hijo primogénito y otros dejarlos a algunos amigos y empleados más fieles y próximos (Sala I, leg. 72/2, doc. 2).

José Rafael falleció en Madrid el 16 de septiembre de 1863 a los ochenta y siete años. Sucedió su hijo primogénito Cayetano de Silva Fernández de Híjar y Fernández de Córdoba, marido, desde el 11 de enero de 1826, de María de la Soledad Bernuy y Valda (Madrid, 13 de septiembre de 1806 – 19 de febrero de 1871), XIII duques de Híjar. Tanto él como su hermano, es decir, Andrés Avelino, pusieron de inmediato, en 1864, en venta doscientos seis cuadros de la pinacoteca de sus antepasados (Sala I, leg. 148/2, doc. 39) que se conocen bastante bien por un inventario post-mortem realizado en 1818, (Sala V, leg. 101/1, doc. 8-2) e incluso el Palacio, que dividieron en lotes para facilitar mejor la adquisición (Sala I, leg. 306, doc. 4-7).

 

Fuentes y bibl.: Archivo Histórico Provincial de Zaragoza, Fondo Híjar. Sala III, leg. 30/2, doc. 68. Escritura de “transacción y convènio entre los Exc[elentísi]mos s[eño]res, duque de Híjar, [y el] barón de Mora y s[eño]r D[on] Fran[cis] co Valón F[e]rn[ánde]z de Córdova, acerca del pleito que han seguido sobre reivindicación de bienes...”; Doc. 68. Sala IV, leg. 80, doc. 10. “Real Cédula concediendo licencia a Juana Nepomuceno Fernández de Córdoba, para contraer matrimonio con el brigadier José de Silva, hijo del duque de Híjar”; Sala I, leg. 115, doc. 37-2. “Escritura de declaración a favor del Exc[elecntísi]mo S[eño]or Duque de Híjar, etc., etc., de cierto crédito de 245.398 rs.vn. y 12 mrv., procedente de las testamentarías de su hermano y sobrina, duques q[u]e fueron del mismo título, cuyo crédito pertenece al S[eñ]or. D[o]n José Gutiérrez de los Ríos...”; Sala I, leg. 115, doc. 44. “Escritura de obligación otorgada por José Rafael, duque de Híjar, a favor de los acreedores de su antecesor, Agustín Pedro y de su hija Francisca Javiera...”; Sala I, leg. 115, doc. 16. “Escritura de arriendo de la casa sita en la Carrera de San Jerónimo, n.º 4, manzana 269..., otorgada por M.ª Fernanda, viuda de Agustín Pedro, a favor de su cuñado José Rafael”; Sala I, leg. 306, doc. 4-1. “Reconocimiento, medida, tasación en venta de la Casa Palacio de S[u] E[xcelencia], sita en la Carrera de San Jerónimo, n.º 4, de la m[anzan]a 269 y de la Calle del Prado, n.º 1, m[anzan]a 220 que sirve de caballeriza, hecha por Alfonso Rodríguez, director de la Real Academia de San Fernando y D[on] Elias Villalobos, Académico de mérito de la misma...”; Sala I, leg. 188, doc. 7. “Títulos concedidos a José Rafael de Silva, duque de Híjar”; Sala I, leg. 314/2, doc. 12. “Necrología del Exc[elentísi]mo Señor Duque de Híjar, Grande de España”; Sala III, leg. 125, doc. 5. “Oficio de Francisco Tadeo Calomarde, comunicándole al conde de Salvatierra que asista a la capitulación matrimonial de Fernando VII y M.ª Cristina de Borbón”; Sala II, leg. 125, doc. 7. “Testimonio del acto de subasta celebrado para la venta de dos campos...”; Sala I, leg. 72/2, doc. 2. “Copias y borradores del testamento, codicilo, inventario, cuenta y partición de bienes del S[eño]r Duque D[on] José Rafael”; Sala I, leg. 148/2, doc. 39. Testamentaría, año de 1864. “Cuadros vendidos a diferentes personas”; Sala V, leg. 101/1, doc. 8-2. “Imbentario de los muebles y efectos existentes en la casa [de los duques de Híjar de la Carrera de San Jerónimo de Madrid]”; Sala I, leg. 306, doc. 4-7. “Copia simple de la escritura de venta...”.

M.ª J. Casaus Ballester, Archivo ducal de Híjar. Catálogo de los fondos del Antiguo Ducado de Híjar (1268-1919), Valencia, Diputación General de Aragón e Instituto de Estudios Turolenses, 1997; “La administración del Ducado de Híjar (siglos xv-xix.)”, en Revista de Historia Jerónimo Zurita (Institución Fernando el Católico), 74 (2000), págs. 247-276; “La guerra de la Independencia (1808-1814) y su repercusión en algunos archivos”, en F. Miranda Rubio (coord.) Fuentes documentales para el estudio de la Guerra de la Independencia, Pamplona, Ediciones Eunate, 2002, págs. 399-413.

 

María José Casaus Ballester