Ayuda

Alfonso Giraldo Bergaz

Biografía

Bergaz, Alfonso Giraldo. Murcia, 23.I.1744 – Madrid, 19.XI.1812. Escultor.

Nace precisamente en una ciudad donde el genio de Salzillo lo arrollaba todo: iglesias, conventos y monasterios. Su padre, Manuel Bergaz, natural de Cuenca, es un notable artista que trabaja junto al arquitecto y escultor Jaime Bort en la fachada principal de la catedral de Murcia, donde lleva a cabo algunas esculturas para el interior de la fachada principal (contraportada). Terminada la fachada es llamado a Madrid, requerido por la Corte, y lleva a su hijo Alfonso, que pone bajo la protección del gran escultor cortesano Felipe de Castro, cuando sólo contaba catorce años.

A comienzos del reinado de Carlos III, el Monarca pidió a la Academia de Bellas Artes de San Fernando que los alumnos más sobresalientes marcharan a la Real Fábrica de Porcelana, para modelar las obras exquisitas que debían salir de sus hornos; para optar a ello, Alfonso Bergaz obtuvo la oposición y permaneció en Aranjuez por un período aproximado de diez años, hasta que lo dejó por su precaria salud.

Como alumno distinguido de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ganó varios premios.

Así, en 1763 obtuvo por oposición el Primero con Medalla de Oro de segunda clase por su obra: Llevada Santa Leocadia ante Daciano, la mandó azotar, modelada en barro y conservada en la Academia. Otro asunto que tuvo que modelar fue: David en acción de degollar a Goliat, con el que ganó el certamen. El día 27 de noviembre de 1768, la Academia abrió otro certamen, con el tema: El Rey de Castilla don Fernando el Primero, sintiéndose cercano a la muerte en la iglesia de San Isidoro de León, se despoja de sus vestiduras y ornamentos reales, y los sacrifica a Dios; Bergaz obtuvo el Premio de primera clase.

En el año 1774 fue nombrado académico de mérito de la Real Academia de San Fernando, en 1783 fue propuesto para el empleo de teniente director de la misma institución. En esos años realiza Un tritón y una sirena, figuras que forman parte de la fuente de la Alcachofa, esculpida en piedra de Redueña, de tamaño mayor que el natural, situada en el paseo del Retiro de Madrid, y Un tritón para una de las cuatro fuentes del paseo del Prado, ejecutado en piedra de Redueña (1781-1786). De esa misma época son las esculturas del retablo del altar mayor: cuatro ángeles, grupo de la Santísima Trinidad y grupo de Nuestra Señora de la Asunción, obra ejecutada en estuco, en tamaño algo mayor que el natural, de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Rentería (Guipúzcoa) (1783), y la Estatua al rey Carlos III, en bronce, de tamaño colosal, para la plaza Mayor de Burgos (1783-1784).

El 25 de julio de 1795, por una Real Orden, es nombrado escultor de cámara honorario de Carlos IV, “con el derecho de media annata y con la suma de doce mil doscientos veinte y quatro maravedís de vellón”.

En 1797 se le nombra director de la sección de Escultura de la Real Academia de San Fernando, y es elegido director general el 2 de noviembre de 1807.

Entre las obras realizadas en sus últimos años destacan Un triunfo romano, ejecutado en mármol de Carrara de 18 pies de largo y 5,50 de alto, frontis que corona la escalera de honor del Departamento Central de Marina (antiguo Ministerio de Marina), Madrid (1798-1801), Figura de Apolo, estatua que remata la fuente de las Cuatro Estaciones, esculpida en piedra de Redueña, de tamaño mayor que el natural, en el paseo del Prado de Madrid (1802) y la Imagen de Cristo Crucificado, ejecutada en madera policromada, de tamaño algo mayor que el natural, para la iglesia de San Ginés de Madrid (1807).

De su genial maestro, Felipe de Castro, aprendió conocimientos de anatomía, perspectiva y técnica de trabajar el bajorrelieve.

A sus grandes cualidades artísticas, se unían su honradez y su carácter bueno y accesible.

 

Obras de ~: Un tritón y una sirena, fuente de la Alcachofa, Paseo del Retiro de Madrid; Un tritón, en una de las cuatro fuentes del Paseo del Prado, Madrid. 1781-1786; Esculturas del retablo del Altar Mayor: cuatro ángeles, grupo de la Santísima Trinidad y grupo de Nuestra Señora de la Asunción, iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Rentería (Guipúzcoa), 1783; Estatua al rey Carlos III, Plaza Mayor de Burgos, 1783-1784; Un triunfo romano, escalera de honor del Departamento Central de Marina (antiguo Ministerio de Marina), Madrid, 1798- 1801; Figura de Apolo, fuente de las Cuatro Estaciones, Paseo del Prado, Madrid, 1802; Imagen de Cristo Crucificado, iglesia de San Ginés de Madrid, 1807.

 

Bibl.: Gaceta de Madrid, n.º 39 (1 de diciembre de 1812); Gaceta de Madrid, n.º 88 (16 de julio de 1816); P. Madoz, Diccionario Geográfico-Histórico, t. X, Madrid, Imprenta D. J. Rojas, 1847; P. de Madrazo, “Obras de Bergaz”, en La Ilustración Española y Americana, n.º XXVI, año XXXVIII (15 de julio de 1894); J. Rincón Lazcano, Historia de los Monumentos de la Villa de Madrid, Madrid, Imprenta Municipal, 1909; E. Serrano Fatigatti, “Escultura Madrileña desde mediados del Siglo xvi hasta nuestros días”, en Boletín de La Sociedad Española de Excursiones, Madrid, n.º XVIII (1910); J. Ferrándiz, “El Templo de San Fernando y su olvidado Tesoro Artístico”, en Revista de la Biblioteca de Archivos y Museos, Ayuntamiento de Madrid (julio de 1926), págs, 368, 369 y 371; E. Tormo y Monzó, Las Iglesias del Antiguo Madrid, Madrid, Ediciones del Instituto de España, 1927; F. J. Sánchez Cantón, “El escultor Vergaz”, en Archivo Español de Arte (AEA) (Madrid, Centro de Estudios Históricos-Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC), t. IV (1928), págs. 244 y 245; F. Chueca Goitia, “Ventura Rodríguez y la Escuela Barroca Romana”, en AEA, t. XV (1942), pág. 209; C. de Casal, “Obras de arte existentes en los conventos madrileños, con anterioridad a la última revolución: las Escuelas Pías de San Fernando”, en Revista de Arte Español, Primer Cuatrimestre (1953-1955), págs. 105-106; F. Chueca Goitia, Madrid y Sitios Reales, Barcelona, Seix Barral, 1958; J. M. Pita Andrade, El Palacio de Liria, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1959; M. Gómez Moreno, Catálogo Monumental de España, Provincia de Salamanca, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, Dirección General de Bellas Artes, 1967, 2 vols.; F. J. de la Plaza Santiago, El Palacio Real Nuevo de Madrid, Valladolid, Universidad, Publicaciones del Departamento de Historia del Arte, 1975; J. L. Melendreras Gimeno, “Dos escultores murcianos en la Corte: Alfonso Giraldo Bergaz y Ramón Barba Garrido”, en Anales de la Universidad de Murcia, Letras, XLIII, 3-4, curso 1984-1985 (ed. 1984), págs. 229-246; Escultores Murcianos del Siglo xix, Murcia, Caja Murcia-Ayuntamiento, 1996.

 

José Luis Melendreras Gimeno