Ayuda

Jaime Francisco Folch de Cardona y Aragón

Biografía

Folch de Cardona y Aragón, Jaime Francisco. Urgel (Lérida), c. 1400 – Cervera (Lérida), 1.XII.1466. Eclesiástico, obispo, cardenal.

Hijo de Juan Ramón Folch de Cardona también conocido por “Cabeza de San Juan Bautista”, segundo conde de Cardona, y de Juana de Aragón y Villena, biznieta del rey Jaime II. Comenzó su carrera eclesiástica ocupando los cargos de arcediano y canónigo en la catedral de Barcelona, después sería administrador perpetuo de la abadía de Santa María, de Solsona. El 28 de mayo de 1445, el papa Félix IV llevó a cabo la privación de Jorge de Ornos —cardenal del antipapa Félix V— en el obispado de Vich, y en su lugar fue nombrado Jaime Francisco de Cardona. Entró al servicio del nuevo papa Nicolás V como referendario pontificio (17 de noviembre de 1448). Tras asistir a las cortes de Perpiñán, en marzo de 1450, ajustó una concordia con su Cabildo sobre asuntos internos de su iglesia. Dos años después (17 de agosto de 1452), erigió desde Villafranca del Penedés el vicariato foráneo de la villa Prats del Rey, confirmado después de 1455 por Calixto III.

Tras mantenerse ausente de su iglesia durante algunos años, Alfonso V de Aragón pidió para él el capelo cardenalicio tres veces en un corto espacio de tiempo.

El 1 de febrero de 1456 se encontraba predicando en Barcelona en las fiestas de canonización de san Vicente Ferrer, que fue canonizado el 29 de junio de 1456 por Calixto III. Consiguió del Papa poder vacar con los beneficios de su obispado a dos personas en los obispados de Vich o Solsona. El 23 de noviembre de 1456 consta su asistencia a la congregación de su provincia en la que se trató el pago del subsidio impuesto por el Papa para la lucha contra el turco. A principios de 1457 confirmó algunas concesiones de sus antecesores en la sede de Vich al clero de Cervera y el 28 de junio celebró de pontifical las exequias del rey Alfonso V el Magnánimo.

Jaime de Cardona tomó partido por Juan II en el enfrentamiento con su hijo Carlos, príncipe de Viana, por la sucesión al trono navarro tras la muerte de la reina Blanca (Santa María de Nieva, 1441). Una vez puesto en libertad el príncipe Carlos, el nombre de Jaime constaba en la lista de personas enemigas de su causa pero el apoyo del Rey fue suficiente antídoto.

En 1459 formó parte de la comitiva que el Rey envió a Francia para pedir ayuda a Carlos VII, y fue a su regreso cuando fue nombrado obispo de Gerona (15 de octubre de 1459) a petición de los jurados que vieron en Jaime a la persona más indicada para apaciguar los bandos de la ciudad. El 23 de septiembre de 1461 fue trasladado a la sede de Urgel, iglesia que retuvo para sí después de su promoción al cardenalato (18 de diciembre de 1461) por el que tanto había insistido el anterior rey Alfonso V. Aun así, el Rey lo retenía en su Corte como consejero y no pudo presidir el sínodo que comenzó el 15 de abril de 1462.

Como cardenal, primero ostentó el título de los santos Marcelino y Pedro (21 de marzo de 1464), y dos años después se le llamaba cardenal de San Pedro ad Vincola. Como contribución a la sede de Urgel, Jaime de Cardona instituyó la fiesta de la Corona del Señor o de la Santa Espina. En sus Comentarios, Pío II dijo de él que era “hombre culto y de vida santa”.

 

Bibl.: J. Ballaró Casas y J. Serra Vilaró, Historia de Cardona, Barcelona, 1906, pág. 114; J. Rius, “Catalanes y aragoneses en la corte de Calixto III”, en Analecta Sacra Tarraconensia, 3 (1927), pág. 304; K. A. Fink, “Eugenio IV. Concilio de Basilea-Ferrara-Florencia”, en H. Jedin, Manual de Historia de la Iglesia, vol. IV, Barcelona, Editorial Herder, 1966, págs. 733-752; J. Goñi Gaztambide, “Cardona, Jaime Francisco”, en Q. Aldea Vaquero, T. Marín Martínez y J. Vives Gatell (dirs.), Diccionario de Historia Eclesiástica de España, suplemento I, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Enrique Flórez, 1987, pág. 110.

 

César Ramos Iglesias