Ayuda

Juan III de Portugal

Biografía

Juan III de Portugal. El Piadoso. Lisboa (Portugal), 6.VI.1502 – 11.VI.1557. Rey de Portugal.

Era hijo del rey Manuel I (1469-1521) y de María de Aragón, hija de los Reyes Católicos. Casó con Catalina de Austria, hermana del emperador Carlos V, en 1525. De los nueve hijos que tuvo con ella, ninguno llegó a sobrevivirle, con lo que le sucedió su nieto Sebastián I (1554-1578).

Juan recibió una educación humanística y ascendió al trono en 1521, con diecinueve años. Su política se caracterizó por su voluntad de centralización y de autoritarismo regio. Sólo convocó Cortes en tres ocasiones durante su reinado, en 1525, 1535 y 1544. En el plano religioso Juan III destacó por su acendrada piedad, que le influyó para introducir la Inquisición en Portugal (1536) y apoyar decididamente a la flamante Compañía de Jesús, a la que favoreció para que desempeñase labores misionales en el amplio imperio luso. Destacó el Rey, asimismo, en el patrocinio cultural y protegió a relevantes figuras humanistas, como los literatos Gil Vicente y Luis de Camões o el geógrafo Pedro Nunes. Por otra parte, trasladó la Universidad de Lisboa a Coímbra (1537) y la dotó con las mejores instalaciones posibles.

En su política europea, Juan III continuó la tradicional alianza con la Monarquía hispana, sellada con sucesivos matrimonios entre las casas de Habsburgo y Avís. Sin embargo, se declaró neutral en las guerras entre el emperador Carlos V y Francisco I de Francia.

Las relaciones fueron, asimismo, fluidas con la Santa Sede, mientras que en la faceta comercial los contactos más fructíferos fueron con Inglaterra, Flandes y las ciudades hanseáticas.

Su reinado destacó especialmente por la expansión y organización del imperio ultramarino. Bajo su mandato comenzó la colonización de Brasil, que quedó dividido en quince capitanías, y puso a Tomé de Sousa como primer gobernador general, quien fundó la nueva capital, Bahía (1549). Se potenció la exploración y explotación del territorio, la llegada de emigrantes desde Portugal y de esclavos guineanos, quienes fueron empleados desde 1539 en la tala forestal y el cultivo de caña de azúcar.

En el área norteafricana, Juan III tuvo que asumir la inviabilidad del sistema imperante de presidios costeros, cada vez más presionados por los jerifes marroquíes. Se abandonaron las plazas de Azamor y Safim (1541) y después las de Arcila y Alcácer Ceguer (1550), a la vez que se reforzaban las más importantes: Ceuta, Tánger y Mazagán. Más al sur, las feitorias que jalonaban el litoral atlántico e índico en la ruta hacia la India registraron un importante auge como centros de intercambio en los que los portugueses conseguían principalmente oro, esclavos y marfil. Destacaban San Jorge de Mina, Mombasa y Mozambique.

Por su parte, el reinado de Juan III significó en Asia la fase clave del establecimiento territorial.

Tanto por su lejanía de Europa como por la hostilidad de las autoridades locales, los portugueses habían iniciado, con la conquista de Goa (1512), la construcción de un imperio propio sobre la India, ampliado con la toma de otros puntos costeros.

Durante esta época las naves portuguesas llegaron más allá del estrecho de Malaca, hasta China y Japón (1543), y asimismo Juan III consiguió acordar con el emperador Carlos V la posesión de las islas Molucas, disputada con Castilla. Mediante el Tratado de Zaragoza (1529), este archipiélago quedó en manos lusas a cambio de un pago de 350.000 ducados de oro. Los portugueses lograron también, desde mediados del siglo xvi, monopolizar el comercio con Japón y obtener permiso para instalarse en la costa china, en Cantón y Macao (1553). Esta última plaza se convirtió, desde 1557, en colonia portuguesa.

 

Bibl.: A. J. de Barros, Panegíricos: panegirico de D. Joâo III e da enfanta D. Marcia, ed. de M. Rodrigues Lapa, Lisboa, Sá da Costa, 1943; J. S. da Silva Dias, A política cultural de época de D. Joao III, Coimbra, Universidad, 1969; J. Mattoso (dir.), Historia de Portugal, vol. III, Lisboa, Estampa, 1994, págs. 530-540; O. Rodrigues Fontoura, Portugal em Marrocos na época de D. Joâo III: abandono ou permanência?, Coimbra, Centro de Estudos de História do Atlântico, Secretaria Regional do Turismo e Cultura, 1998; F. Bethencourt (dir.), Historia da Expansão portuguesa, vol. I, Lisboa, Temas e Debates e Autores, 1998-2000, págs. 84-98, 227-235 y 383- 392; R. Carneiro y A. T eodoro de Matos (eds.), João III e o Império: actas do Congresso Internacional comemorativo do seu nascimento, Lisboa, Centro de Historia de Além-Mar, Universidade Católica Portuguesa, 2004, págs. 233-250, 273-286, 627-660 y 891-900.

 

Rubén González Cuerva