Ayuda

Pedro de Aragón

Biografía

Aragón, Pedro de. ?, c. 1270 – Tordehumos (Valladolid), 30.VIII.1296. Infante de Aragón.

Era el quinto hijo de Pedro III el Grande, rey de Aragón, y de su esposa Constanza Stauffen, hija primogénita de Manfredo, rey de Sicilia. A pesar de la brevedad de su vida desplegó una considerable actividad al servicio de la corona. Fue el único hijo del rey que permaneció en los estados peninsulares tras las Vísperas Sicilianas y la conquista del reino insular, acompañando al príncipe heredero Alfonso (futuro Alfonso III el Liberal). Su madre y sus hermanos mayores, Jaime (futuro Jaime II), Federico (futuro rey de Tinacria) y Violante se trasladaban a Sicilia (1283) reivindicando los legítimos derechos hereditarios de la reina Constanza a la corona siciliana.

Actuó en múltiples ocasiones como lugarteniente de su hermano Alfonso III a partir de su acceso al trono (1285). Fiel al rey Liberal, lo acompañó en las denominadas “Vistas de Olorón” (1288) con el monarca inglés, que conducirían al Tratado de Canfranc con Francia y el papa Nicolás IV. Su hermano Alfonso le envió a Mallorca, junto con Ramón de Anglesola, con la finalidad de defender la isla ante la posible invasión francesa, prevista dentro de un proyecto en el que estaría implicado también el rey Jaime de Mallorca.

Tras la muerte de Alfonso III, actuó como regente del reino (1291) a la espera del nuevo rey, Jaime II, a la sazón reinante en Sicilia. El 28 de agosto de 1291 casó con Guillermo de Montcada, hija de Gastón, vizconde de Bearn. En cumplimiento de lo pactado en el Tratado de Anagni, su hermano, el rey de Aragón Jaime II, le encomendó el traslado y entrega de los hijos de Carlos II de Nápoles, tras un largo y penoso cautiverio. Tomó partido e intervino directamente en los conflictos con la Corona de Castilla, a favor de los infantes de la Cerda; se le prometió a cambio la ciudad de Cuenca como señorío. Atravesó la frontera al frente de numerosas tropas (1296), llegó a sitiar y tomar la ciudad de León, pero murió al cabo de poco tras una rápida enfermedad. Sus restos fueron trasladados al convento de los franciscanos de Zaragoza, cumpliendo así con la consolidada y arraigada tradición de la casa real aragonesa a favor de las Órdenes Mendicantes. Murió sin descendencia.

 

Bibl.: F. Soldevila, Els grans reis del segle xiii. Jaume I. Pere el Gran, Barcelona, Vicens Vives, 1961; J. E. Martínez Ferrando, S. Sobrequés y E. Bagué, Els descendents de Pere el Gran, Barcelona, Vicens Vives, 1961; M. Coll i Alentorn, “Pere d’Aragó”, en Gran Encilopèdia Catalana, Barcelona, 1978, vol. 11, pág. 467; F. Soldevila, Pere el Gran, Barcelona, Institut d’Estudis Catalans, 1995.

 

Primo Bertrán Roigé