Ayuda

Gil Morlanes

Biografía

Morlanes, Gil. El Viejo. Daroca (Zaragoza), 1440- 1450 – Zaragoza, 1516-1517. Escultor y arquitecto decorador.

Se casó dos veces, en primeras nupcias con Leonor de Cañada el 20 de agosto de 1481, y tuvieron siete hijos: cuatro varones y tres mujeres; el mayor, Gil, siguió la profesión de su padre. En segundas nupcias se unió a Isabel Bernad y tuvieron dos hijas, según un documento de 16 de enero de 1527.

Gil Morlanes el Viejo aparece citado por primera vez en 1474, cuando se le menciona en el testamento de Hans Piet d’Ansó, último maestro del retablo mayor de la Seo de Zaragoza, como “facedor de imágenes”, con quien pudo completar su formación artística.

Se afincó en Zaragoza y en octubre de 1478 compró unas casas a María Ximénez, viuda del maestro Hans, pertenecientes a la parroquia de San Juan del Puente y en ese acto se le cita como imaginero.

Su labor artística es muy numerosa, aunque gran parte de ella ha desaparecido. En su actividad resaltan dos facetas: arquitecto decorador y escultor. De la primera destaca su participación, junto con Domingo Orruzola, en las obras para el palacio de la Diputación y la casa de la Diputación de Zaragoza, hacia 1482. En 1498 dirigió las obras de la bóveda central y del crucero de la Catedral de Huesca y al mismo tiempo desempeñó trabajos similares en la Seo de Zaragoza, donde con anterioridad había realizado un tabernáculo con ángeles.

Su labor escultórica es más extensa. Trabajó fundamentalmente retablos y sepulcros. Contrató el retablo en alabastro para la capilla de Juan de Torrellas en la Seo de Zaragoza, el 8 de junio de 1479; el retablo para la ermita de la Virgen de Villarroya de la Sierra, Zaragoza, 1482, hoy desaparecido; una sepultura en alabastro para la capilla de mosén Rodrigo de Alcaraz en el monasterio de la Virgen María de la Piedad, Zaragoza, 1489. Es autor del sepulcro de Pedro de Arbués en la Seo de Zaragoza; el 26 de agosto de 1489 se comprometió a realizar el sepulcro para Catalina de Beaumont, duquesa de Híjar, para la capilla de la Virgen del Pilar de Zaragoza, hoy desaparecido; contrató el sarcófago de Luis de Beaumont, conde de Lerín, en 1492, que realizó en colaboración con Pedro de Amberes; el mismo año hizo la policromía del ángel custodio que adornaba la puerta del puente de Zaragoza, desaparecido. En 1493, Fernando el Católico le nombró escultor real y recibió varios encargos coincidiendo con la visita de los Reyes al Monasterio de Poblet; las esculturas para las sepulturas de Juan II y Juana Enríquez, en 1496, y en 1499 otras obras para el mismo monasterio; igualmente, debió de terminar el sepulcro del rey Fernando I en Poblet, hacia 1490, iniciado por Pedro Oller. De sus retablos destacan dos: el de la capilla de la Diputación del Reino en Zaragoza de 1503, del que se conservan algunos restos en el Museo Provincial de Zaragoza y su gran obra, en alabastro, el retablo para el Monasterioabadía de Montearagón, Huesca, 1506-1511, encargado por el arzobispo Alonso de Aragón, administrador de la abadía; es la única obra de Gil Morlanes el Viejo que se ha conservado en su integridad, hoy en el Museo Diocesano de Huesca. Al mismo tiempo, en 1508-1510, intervino en el sepulcro de Juan de Lanuza, virrey de Sicilia, para su capilla en la Basílica del Pilar en Zaragoza, hoy desaparecido. La última gran obra que no pudo finalizar, por estar enfermo, es la portada de la iglesia del Monasterio de los jerónimos de Santa Engracia en Zaragoza, de 1512- 1515, concluida por su hijo Gil Morlanes el Joven.

En cuanto a su formación, participó del ambiente artístico de Aragón en la segunda mitad del siglo XV, de las nuevas corrientes germánicas y flamencas y a finales de la centuria inició una evolución hacia las formas renacentistas e introdujo definitivamente el Renacimiento en Aragón con una técnica muy depurada y dio un gran impulso a la escultura aragonesa.

 

Obras de ~: Escultura: Retablo en alabastro para la capilla de Juan de Torrellas en la Seo de Zaragoza, 1479; Retablo para la ermita de la Virgen de Villarroya de la Sierra, Zaragoza, 1482; Sepultura en alabastro para la capilla de mosén Rodrigo de Alcaraz en el monasterio de la Virgen María de la Piedad, Zaragoza, 1489; Sepulcro de Pedro de Arbués en la Seo, Zaragoza, 1489-1490; Sepulcro para Catalina de Beaumont, Zaragoza, 1489; iniciado por P. Oller, Sepulcro del rey Fernando I, Poblet, 1490; con P. de Amberes, Sarcófago de Luis de Beaumont, 1492; Esculturas para las sepulturas de Juan II y Juana Enriquez, Poblet, 1496; Retablo de la capilla de la Diputación del Reino, Zaragoza, 1503; Retablo para el monasterio-abadía de Montearagón, Huesca, 1506-1511; Sepulcro de Juan de Lanuza, Zaragoza, 1508-1510; Portada de la iglesia del monasterio de los jerónimos de Santa Engracia, Zaragoza, 1512-1515.

Arquitectura: con D. Orruzola, Obras para el palacio de la Diputación, Zaragoza, 1482; con D. Orruzola, Casa de la Diputación, Zaragoza, c. 1482; Bóveda central y del crucero de la catedral de Huesca, 1498.

 

Bibl.: M. Serrano y Sanz, “Gil Morlanes, escultor del siglo XV y principios del XVI”, en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 5-6, año XXX (1916), págs. 351-380; M. Abizanda y Broto, Documentos par la historia artística y literaria de Aragón, siglos XVI y XVII, t. II, Zaragoza, Tipografía La Editorial, 1917; R. del Arco y Garay, La catedral de Huesca, Huesca, Imprenta Editorial Vicente Campo, 1924; J. Camón Aznar, Fernando el Católico y el arte español de su tiempo, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1952; R. del Arco y Garay, “De escultura aragonesa”, en Seminario de Arte Aragonés, t. V (1953), págs. 21-56; A. Durán Sampere y J. Ainaud de Lasarte, Escultura gótica, en M. Almagro Basch et al., Ars Hispaniae: historia Universal del arte hispánico, t. XIII, Madrid, Plus Ultra, 1956; M. C. Lacarra Ducay, “Los Morlanes”, en Gran Enciclopedia Aragonesa, t. IX, Zaragoza, Editorial Unali, 1980-1982, págs. 2354-2355; C. Morte García, “Miguel Ximenez y Gil Morlanes el Viejo, artistas de Fernando el Católico”, en Miscelania de Estudios en honor de D. Antonio Durán Gudiol, Sabiñánigo, Amigos del Serrablo, 1981, págs. 215-223; R. S. Janke, “Gil Morlanes el Viejo: Nuevo estudio de sus obras góticas”, en Revista Aragonia Sacra, IV (1989), págs. 115-122; M. T. Cardesa García, La escultura del siglo XVI en Huesca. 1. El ambiente histórico-artístico, Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses, 1993; La escultura del siglo XVI en Huesca. 2. Catálogo De obras, Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses, 1996.

 

Teresa Cardesa García