Ayuda

Isabel de Francia

Biografía

Isabel de Francia. ?, 18.III.1242 – Hyères, Provenza (Francia), 23.IV.1271. Reina de Navarra.

Segunda hija de Luis IX de Francia y Margarita de Provenza, pasó a ocupar el primer lugar entre los vástagos de san Luis cuando en 1243 murió, a los tres años, su hermana Blanca. En el otoño de 1254 Teobaldo II de Navarra abandonó la proyectada boda con Constanza de Aragón, pactada en su alianza de abril con Jaime I, y obtuvo del Papa dispensa para casarse con una pariente suya en cuarto grado. En diciembre el joven Rey y su madre, Margarita de Borbón, pidieron en París la mano de la hija de san Luis, de quien Teobaldo era vasallo por su condado de Champaña.

El Monarca acogió favorablemente la propuesta, pero la supeditó al acuerdo sobre la herencia de Navarra entre Teobaldo y su hermana Blanca, condesa de Bretaña, pues, consciente de sus deberes feudales como suzerain, no quería que se dijera “que para casar a sus hijos desheredaba a sus barones”. Arregladas de inmediato las diferencias, la boda tuvo lugar en Melun el 6 de abril de 1255. No se han conservado las capitulaciones matrimoniales pero se conocen con detalle las piezas que componían su espléndido ajuar, valorado en 5.284 libras, 7 sueldos y 4 dineros en moneda tornesa. Después de la boda, los Reyes se trasladaron a Champaña y en Provins se celebraron nuevas fiestas, donde la joven esposa destacó por su belleza, ensalzada por un trovador coetáneo y anónimo en una canción en lengua de oil.

Isabel no dejó huella en la documentación navarra, seguramente porque residió en Francia y rara vez acompañaría a su marido en sus desplazamientos de Champaña a Navarra. Como Teobaldo, recibió del Papa diversos privilegios, entre ellos, en febrero de 1259, el de ser coronada por el obispo de Pamplona.

Influida sin duda por su padre, mantuvo cordiales relaciones con los pontífices. En 1261 Urbano IV concedió indulgencias a los fieles que asistieran con la reina de Navarra a la dedicación de una iglesia o a un sermón. En 1262 le agradecía el regalo de un anillo de rubí y le pedía el nombre de dos clérigos a los que ella deseara proveer de beneficios eclesiásticos.

Dos años después, a propuesta de la Reina, el mismo Papa concedió a un tal Giraldo una canonjía en la catedral de Noyon. Cuando fue elegido Clemente IV, Isabel le felicitó y el Papa le respondió ensalzándola por sus obras piadosas y encomendándola a Dios. Por sus cualidades, de las que se hacen eco los historiadores franceses, era digna hija de san Luis, que le profesaba gran afecto y le dirigió unas enseñanzas morales.

El confesor de Margarita de Provenza, Guillermo de Saint Pathus, dice que su padre le regaló diversos instrumentos de penitencia que la Reina usaba a menudo.

Teobaldo e Isabel no tuvieron hijos. Como años atrás hiciera su madre en Egipto, Isabel acompañó a su marido en la cruzada de Túnez (1270). Vio morir en ella a su padre, a su hermano Juan, conde de Nevers, y, finalmente, en el viaje de regreso, a su esposo.

Parece que pensó entonces en consagrarse a Dios y, camino de Navarra, se dirigió a Provenza, donde murió. Fue enterrada con Teobaldo II en las clarisas de Provins y su corazón se llevó a Clairvaux.

Su hermano Felipe III de Francia ordenó cumplir las mandas de su testamento, que no se ha conservado.

Además de los aniversarios fundados por su marido en iglesias de Champaña, en Navarra se celebró en la colegiata de Roncesvalles, al menos hasta el siglo xiv, un sufragio por la Reina el 23 de abril, dotado con 70 sueldos.

 

Bibl.: J. de Joinville, “Histoire de Saint Louis”, “Vie de Saint Louis par le confesseur de la reine Marguerite”, G. de Nangis, “Vie de Saint Louis”, y “Vie de Philippe III”, Recueil des historiens des Gaules et de la France, vol. XX, ed. M. M. Danou y Naudet, París, Imprenta Real, 1840 (reimpr. Farnborough, Gregg Publishers, 1968), págs. 289D y 290A, pág. 69C, pág. 334C y pág. 482D-E, respect.; H. Dusevel, “Enseignements de Saint Lois a madame Yzabel, royne de Navarre sa fille”, en Bulletin de la Societé de l’Histoire de France, Paris, 1841, págs. 128-130; M. P. Meyer, “Chanson française en l’honneur d’Isabelle, fille de Saint Louis”, en Bulletin de la Societé de l’Histoire de France, Paris, 1864, págs. 1-5; H. d’Arbois de Jubainville, Histoire des ducs et des contes de Champagne, vol. IV, Paris, Thorin, 1865, págs. 425-427 y 474; M. R. García Arancón, Teobaldo II, Pamplona, Mintzoa, 1986, págs. 58-69.

 

María Raquel García Arancón