Ayuda

Javier Pradera Gortázar

Biografía

Pradera Gortázar, Javier. San Sebastián (Guipúzcoa), 28.IV.1934 – Madrid, 20.XI.2011. Editor, periodista.

Hijo y nieto de tradicionalistas, el cadáver de su padre, Javier Pradera Ortega, letrado del Ayuntamiento de San Sebastián y abogado, fue encontrado el 7 de septiembre de 1936 en el cementerio de Polloe, junto al de su abuelo paterno, asesinado un día antes, Víctor Pradera, a quien el mismo Javier definirá como figura destacada del proceso de revisión doctrinal y política del tradicionalismo carlista. Habían sido detenidos y encarcelados el 2 de agosto y tras esta matanza, el grupo familiar del pequeño Javier quedó reducido a su abuela materna, su madre Carmen, su tío Juan José, que será vicesecretario general del Movimiento, su hermano Víctor y su hermana María.

Después de estudiar bachillerato en el colegio de El Pilar, de Madrid, cursó desde 1950 a 1955 la carrera de Derecho en la Universidad de Madrid, con varias matrículas de honor y premio extraordinario de licenciatura. En esos años obtuvo, además, una beca para seguir los cursos a modo de tercer ciclo impartidos en el Instituto de Estudios Políticos por destacados profesores como, entre otros, Eduardo García de Enterría, Enrique Fuentes Quintana, Enrique Tierno Galván o Carlos Ollero. En 1953 y 1954 consiguió el preceptivo permiso para ampliar estudios en Francia e Italia, de donde volvió cargado de literatura marxista. Quizá buscaba en ella una respuesta a los problemas éticos y políticos que le había planteado su participación, con el Servicio Universitario de Trabajo, en los campamentos de Plasencia y Las Hurdes. De ahí vino también su asidua presencia desde 1953 en tertulias y encuentros literarios organizados por el Sindicato Español Universitario (SEU) en la Universidad de Madrid.

La inquietud y el compromiso de Javier, a la par que la imperiosa necesidad de encontrar su autonomía económica, lo llevaron en el verano de 1955 a incorporarse, tras un encuentro con Jorge Semprún, en el Partido Comunista de España (PCE), a la par que ingresaba tras oposición en la academia preparatoria para el Cuerpo Jurídico del Aire. De lo primero resultó su participación en la primera rebelión de universitarios madrileños en febrero de 1956, que acabó con todo el grupo de presuntos inductores detenidos por la policía y, en el caso de Javier, arrestado en la base aérea de Cuatro Vientos. No sería la única vez: en enero de 1958 fue detenido de nuevo, acusado de actividades comunistas e ingresado en prisiones militares de Alcalá de Henares, donde permaneció retenido hasta el indulto general concedido por el gobierno con motivo de la elección del papa Juan XXIII. Once meses de cárcel que acabaron con su carrera académica, iniciada como ayudante de Javier Conde y luego de Manuel Jiménez de Parga en la cátedra de Derecho Político, y que bloquearon su ascenso en el escalafón jurídico-militar hasta que solicitó en 1961 su baja definitiva del Cuerpo Jurídico del Aire.

Casado ya con Gabriela Sánchez-Mazas Ferlosio y padre de dos niños, Alejandro y Máximo, Javier se inició en el oficio de editor gracias al empleo de corrector que en 1961 le ofreció Gabriel Tortella en la editorial Tecnos. De allí pasó en dos años a delegado en España del Fondo de Cultura Económica, que dirigía desde México Arnaldo Orfila. Detenido y encarcelado de nuevo en septiembre de 1963, acusado de facilitar su domicilio para las reuniones de “elementos comunistas” responsables de constituir un “comité coordinador universitario”, Pradera abandonó el Partido Comunista tras la expulsión en enero de 1965 de Fernando Claudín y de Jorge Semprún y después de recibir la visita de tres dirigentes del partido para pedirle cuentas de las visitas que recibía y mostrarle sus sospechas por la “labor fraccional” que, según ellos, realizaba.

Poco después de su salida del PCE, destituido Orfila por el gobierno de México de la dirección del Fondo de Cultura Económica, dimitió Javier como gerente de la editorial mexicana en España y colaboró en los primeros pasos de la editorial Siglo XXI, creada por los amigos de Orfila, a la par que se incorporaba a Alianza Editorial, recién fundada en Madrid por José Ortega Spottorno. En ella desempeñará durante más de veinte años lo que el mismo Pradera definirá, en uno de los cursos organizados por editores en la Universidad Menéndez Pelayo en los que fue asiduo participante, como el mejor oficio del mundo. Con Jaime Salinas, fue responsable de la memorable colección del Libro de bolsillo que, con sus portadas de Daniel Gil, tantas ventanas al mundo abrió a las nuevas generaciones de españoles desde su creación en 1966.

En uno de sus autorretratos, Javier Pradera dejó escrito que comenzó a trabajar en el diario El País como predicador, como pelmazo, desde su fundación en mayo de 1976. Miembro del consejo editorial, su influencia en la línea editorial de El País fue decisiva durante todo el periodo de transición política de la dictadura a la democracia hasta que firmó, en febrero de 1986, un manifiesto solicitando a la ciudadanía el voto afirmativo en el referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN, iniciativa que durante un año interrumpió su presencia habitual en las páginas del periódico. Simultaneó luego sus artículos en El País, firmando innumerables columnas y tribunas de opinión, con su trabajo en Alianza hasta que en 1989 su venta al Grupo Anaya le movió a abandonar la editorial. En ese mismo año contrajo segundo matrimonio con Natalia Rodríguez-Salmones y en marzo de 1990 fundó y codirigió con Fernando Savater la revista de pensamiento Claves de razón práctica, donde publicó numerosos ensayos sobre política nacional, medios de comunicación y problemas de la democracia, entre ellos, la rampante corrupción. Fue también, hasta su dimisión en marzo de 2000, miembro del consejo de administración del Grupo Prisa. Aquejado de graves problemas de salud, su último artículo de opinión, Al borde del abismo, apareció en El País el mismo día de su muerte.

Gran lector y excelente analista político, Javier Pradera publicó en septiembre de 1957 un largo ensayo sobre “Los supuestos histórico-sociales del pensamiento contrarrevolucionario español” en Nuestras Ideas, revista cultural del PCE, pero excepto Memoria de la Transición, que coordinó con Santos Juliá y Joaquín Prieto, todas sus publicaciones en forma de libro son póstumas.

Javier Pradera recibió en 1984 el premio Francisco Cerecedo de Periodismo, concedido por la Asociación de Periodistas Europeos y en 2003 obtuvo del gobierno de México la Orden del Mérito Azteca. En diciembre de 2011, el Consejo de Ministros de España le concedió, a título póstumo, la Medalla al Mérito Constitucional.

Obras de~: Juan Paredes (seud.), “Los supuestos histórico-sociales del pensamiento contrarrevolucionario español” en Nuestras Ideas, núm. 2, septiembre de 1957, págs. 39-51; “Las verdades parciales de Semprún”, en Cambio 16, núm. 317, 8 de enero de 1978; “Apagones en la Galaxia Gutenberg”, en Claves de razón práctica (CRP), núm. 8, diciembre de 1990, págs. 75-80; “Políticos y periodistas”, en CRP, núm. 15, septiembre de 1991, págs. 20-30; “Las marcas del tiempo”, en CRP, núm. 20, marzo de 1992, págs. 16-20; “Las razones del poder. El PSOE tras diez años de gobierno (1982-1992), en CRP, núm. 26, octubre de 1992, págs. 32-43; “Jeringas, agendas y silencios. El poder de los medios de comunicación”, en CRP, núm. 32, mayo de 1993, págs. 48-55; “La liebre y la tortuga. Política y administración en el Estado de las Autonomías”, en CRP, núm. 38, diciembre de1993, págs. 24-33; “El doble lamento. La opinión pública ante el Estado de bienestar”, en CRP, núm. 50, marzo de 1995, págs. 40-49; “La maquinaria de la democracia”, en CRP, núm. 58, octubre de 1995, págs. 16-27; con S. Juliá y J. Prieto (coords.), Memoria de la Transición, Madrid, Taurus, 1996; “Los desastres de la guerra”, en CRP, núm. 70, marzo de 1997, págs. 58-62; “Literatura y compromiso”, en CRP, núm. 78, diciembre de 1997, págs. 67-71; “Franco sufre la primera crisis universitaria”, en Protagonistas del siglo XX. El País, 1999; “La dictadura de Franco. Amnesia y recuerdo”, en CRP, núm. 100, marzo de 2000, págs. 52-61; “De Novecento a El Padrino”, en CRP, núm. 110, marzo de 2001, págs. 54-61; “Desde Madrid”, en A. Largo Carballo, (coord.), Taurus. Cincuenta años de una editorial (1954-2004), Madrid, Taurus, 2004, págs. 289-304; “Prólogo” a M. Lamana, Otros hombres, Madrid, Viamonte, 2005, págs. 9-17, “La imprescindible traducción”, en Congreso Internacional del Mundo del Libro. 7 a 10 de septiembre de 2009. Memoria, México, 2009, págs. 151-154; “Una nueva visión de la guerra civil”, en A.  López Pina, (ed.), La generación del 56, Madrid, Marcial Pons, 2010, págs. 193-215; “La extraterritorialidad de Jorge Semprún”, en CRP, núm. 214, julio-agosto de 2011, págs. 60-71.

Fuentes y bibl: J. Martí Gómez y J. Ramoneda “Javier Pradera, en el balneario, ante la realidad desencantada”, en Por Favor, 16 de enero de 1978; S. Juliá, Camarada Javier Pradera, Barcelona, Galaxia, 2012¸ F. Vallespín (ed.), Corrupción y política. Los costes de la democracia, Barcelona, Galaxia, 2014; J. Estefanía (ed.), La transición española y la democracia, Madrid, Fondo de Cultura Económica, 2014; La mitología falangista, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2016 [introd. de J. Álvarez Junco]; J. Gracia (ed.), Itinerario de un editor, Madrid, Trama, 2017, [epílogo de M. Aguilar].

Santos Juliá