Ayuda

Joseba Pagazaurtundúa Ruiz

Biografía

Pagazaurtundúa Ruiz, Joseba. Pagaza. Hernani (Guipúzcoa), 1957 – Andoain (Guipúzcoa), 8.II.2003. Sargento de la Policía Municipal de Andoain.

Joseba Pagazaurtundúa, conocido por sus amigos como Pagaza, nació en el seno de una familia sin ideología definida y no en el de de una familia nacionalista vasca, como figura en algunas semblanzas poco autorizadas. Otro dato falso, que conviene desmentir, es el de su temprana militancia en Euskadi Ta Askatasuna (ETA), donde, según esas fuentes, ingresaría a los dieciséis años, cuando, en realidad, lo único cierto es que, como tantos jóvenes de la época, estuvo cercano al entorno cultural de esa organización, sin más consecuencias. Políticamente, Joseba Pagazaurtundúa pertenecía al Partido Socialista de Euskadi-Euskadiko Ezkerra (PSE-EE) y militó en la Unión General de Trabajadores (UGT) y en Euskadiko Ezquerra. En el momento de su muerte era activista de la Iniciativa Ciudadana ¡Basta Ya!, que en el año 2000 recibió el premio Sajarov, motivo por el cual viajó, junto a otros miembros de esta asociación, al Parlamento Europeo en Estrasburgo.

En 1994 Joseba era policía municipal en Andoain. A finales de 1995 le fue comunicado que era objetivo concreto para un atentado de ETA, hecho que se frustró por la detención del comando. Casado con Estíbaliz Garmendia y padre de un hijo, Ander, fue destinado en 1996 a localidad alavesa de Laguardia, en comisión de servicios en la Ertzaintza. En Laguardia tuvieron a su segundo hijo, Alain, y fundaron su hogar. Durante esos años, Joseba aportó numerosos datos sobre actividades terroristas, pero la dirección de la Ertzaintza los ignoró sistemáticamente. Joseba se dirigió entonces a la Guardia Civil, dando pie a la detención de un comando. Algunos superiores de la Ertzaintza, irritados, hicieron correr el bulo de que Joseba era un agente infiltrado del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) que trabajaba para la Guardia Civil.

Tras el pacto de Lizarra, firmado por los partidos nacionalistas en Estella el 12 de septiembre de 1998, ETA declaró una tregua indefinida. En 1999, el viceconsejero de Interior del gobierno vasco, José Manuel Martiarena Lizarazu, pretextando que las amenazas habían desaparecido como consecuencia de la tregua, desoyó las peticiones de la familia de Pagaza y suprimió su comisión de servicios, obligándole a regresar a Andoain. El clima no podía ser más hostil para Joseba, quien, amenazado por sus propios compañeros de la policía nacional y vigilado desde el Ayuntamiento, se vio obligado a pedir una baja por enfermedad.

Durante todos esos años prosiguió con su labor en defensa de los derechos y las libertades, convirtiéndose en uno de los miembros más destacados de ¡Basta Ya! El clima de violencia e intolerancia que se había incrementado notablemente culminó en el asesinato de su amigo y también miembro de ¡Basta Ya!, José Luis López Lacalle. Joseba Pagaza denunció la connivencia entre el Ayuntamiento de Andoain, la policía municipal y la kale borroka, y se convritió en uno de los enemigos más peligrosos para ETA y su entorno. Consciente del peligro que corría, Joseba escribió lo siguiente, poco antes de su asesinato: “Cada día veo más cerca mi fin a manos de ETA”. No se equivocaba, pues el 8 de febrero de 2003, mientras desayunaba en el bar Daytona de Andoain, fue asesinado a tiros. Murió nueve horas después en el hospital de San Sebastián, al que fue trasladado tras el atentado. Tenía cuarenta y cinco años, dejaba viuda y dos hijos de catorce y ocho años respectivamente. La pistola con la que le mataron fue la misma con la que asesinaron en 2001 al presidente del Partido Popular (PP) de Aragón, Manuel Giménez Abad, y había sido adquirida en 1998 en el mercado negro, durante la tregua de ETA. En 2011 la Audiencia Nacional condenó a a Gurutz Agirresarobe Pagola, acusado del asesinato de Joseba Pagazaurtundúa.

La reacción de su hermana, Maite Pagazaurtundúa —que en 2005 asumió la presidencia de la Fundación Víctimas del Terrorismo (FVT) y que a la sazón era concejal del Partido Socialista de Euskadi en Urnieta—, de su viuda, Estíbaliz Garmendia, y de su madre, Pilar Ruiz, no se hizo esperar y desde el primer momento denunciaron públicamente la situación de acoso e intolerancia en la que desarrollaba su actividad Joseba Pagazaurtundúa. Pilar Ruiz llegó a enfrentarse al propio Arzalluz al que contestó: “Ustedes no tienen ni piedad ni vergüenza”, cuando en los días que siguieron al atentado, aquél descalificó al movimiento ¡Basta Ya! diciendo que era “el reverso de ETA”. Los testimonios de Pilar Ruiz han sido recogidos en el documental Corazones de hielo, producido por la Fundación Víctimas del Terrorismo. Por su parte, Maite Pagazaurtundúa ha proseguido con sus escritos y sus intervenciones públicas su valiente defensa de la memoria de su hermano y de todas las víctimas del terrorismo.

Bibl.: M. Pagazaurtundúa, Los Pagaza. Historia de una familia vasca, Temas de Hoy, 2004; P. Ruiz, “Carta a los nuevos ciegos”, en ABC, 12 de mayo de 2005; Corazones de hielo (documental), Fundación Víctimas del Terrorismo Ordóñez, 2008; R. Alonso, F. Domínguez y M. García Rey, Vidas rotas. Historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA, Madrid, Espasa Libros, 2010, págs. 1152-1158.

Julia Escobar Moreno