Ayuda

Lucano

Biografía

Lucano. Marcus Annaeus Lucanus. Córdoba (antes Corduba), 3.XI.39 − Roma (Italia), 65. Escritor hispano- romano.

Fue hijo del cordubense Marcus Annaeus Mela —el menor de los hijos de Séneca el Retor y de Helvia— y de Acilia —hija del orador cordubense Lucius Acilius Lucanus—, siendo, por lo tanto, sobrino de Lucius Annaeus Seneca, Séneca el Menor, el preceptor de Nerón.

Un reciente descubrimiento epigráfico ha puesto al descubierto a la familia de su abuelo materno. Su nacimiento en Córdoba está confirmado por numerosas fuentes (Suetonio, Vita Lucani; Marcial, Epigramas, 1, 61, 7; Estacio, Silvas, 2, 7). Contrajo matrimonio con Argentaria Polla, que sobrevivió a su marido y a la que Marcial se dirigió en los epigramas para que conservase su memoria (Marcial, Epigramas, 7, 23). De su vida se tiene información por las tres biografías antiguas, escritas por Suetonio, la posterior del gramático Vacca y una anónima.

Fue trasladado a Roma a los ocho meses de su nacimiento, pues su familia alternó la residencia entre Roma y Corduba, donde se encontraban los intereses familiares. Educado en Roma, tuvo entre sus maestros al filósofo estoico Lucius Annaeus Cornutus (Vita Persii, p. 73), que le inculcó la admiración por las obras de Persius y por el estoicismo. Posteriormente completó su formación en Atenas, aunque no se sabe por cuánto tiempo ni en qué condiciones.

Su vida sufriría una brusca transformación con la llegada al trono de Nerón en el año 54; seguramente por influencia de su tío Lucius Annaeus Seneca, Nerón llamó a Lucano a su lado y le integró en la cohors amicorum, en el círculo que rodeaba al Emperador y en el que se encontraban no sólo los asesores políticos sino un conjunto de intelectuales entre los que destacaban los filósofos y los poetas no siempre conocidos, con los que Nerón comparaba y discutía sus propias composiciones (Tácito, Annales, 14, 16, 1).

Fuera de la Corte, su reconocimiento llegó en el certamen literario quinquenal del año 60, en el que expuso alabanzas del emperador Nerón (54-68), las laudes Neronis (Estacio, Silvas, 2, 7, 58), lo que le sirvió para presentarse como uno de los talentos literarios de su tiempo. Ese favor imperial hizo que Lucano iniciara una frustrada carrera política en el Senado incluso sin alcanzar la edad mínima requerida para ello, pues antes de cumplir los veinticinco años ocupó uno de los puestos anuales como cuestor y fue nombrado también augur.

La relación de amistad con el Emperador no fue duradera, pues sólo cinco años después de las laudes Neronis, Lucano tomó parte en la conjura pisoniana contra Nerón del año 65 (Tácito, Annales, 15, 49, 3), según Tácito inspirado por su odio al Emperador, que por envidia le había prohibido publicar sus poemas y explotar públicamente sus habilidades literarias. Al comenzar los arrestos tras descubrirse la conspiración el año 65, Lucano fue uno de los torturados por el Emperador para delatar a todos los cómplices (Tácito, Annales, 15, 58, 1).

Luego, Nerón ordenó su muerte y fue ejecutado el mismo día que su tío Lucius Annaeus Seneca (Tácito, Annales, 15, 70, 1); cuenta Tácito que, mientras se desangraba, recitó unos versos suyos en los que un soldado moría en circunstancias similares y que se ha supuesto que sean los de Farsalia, 3, 635-646. Su madre, denunciada por su propio hijo según Tácito (Annales, 15, 56, 4), sobrevivió sin acusación alguna contra ella (Tácito, Annales, 15, 71, 5). Tras el fallecimiento, su padre Marcus Annaeus Mela reclamó la adscripción de su patrimonio, pero fue víctima de una falsa acusación (Tácito, Annales, 16, 17, 4), que concluiría con su propio suicidio en el año 66.

La muerte de Lucano sería incorporada después del año 68 al repertorio de las más abominables acciones de Nerón, como se ocuparía de recordar Marcial, que exhortaba a Argentaria a mantener vivo el recuerdo de su marido (Epigramas, 7, 21-23). De ello se ocuparon también con sus elogios autores como Quintiliano (Institución oratoria, 10, 1, 90); Tácito (Diálogo de los Oradores, 20, 8) o Juvenal (Sátiras, 7, 79), entre otros.

De Lucano sólo ha llegado la Farsalia, calificada por Petronio (Satiricón, 118, 6) como una obra ingente sobre la guerra civil entre César y Pompeyo, una definición exacta de su contenido; pero fue autor de otro conjunto de textos en prosa y verso que se han perdido y que estaba integrado por cartas, elogios, epigramas y una tragedia (Medea), entre otras composiciones.

En la Farsalia, Lucano aborda el tema de la guerra civil desde un punto de vista histórico pero definiendo literariamente los personajes; es el antecedente inmediato en la literatura latina de los temas de la guerra civil como lacra de Roma, que retomaría principalmente Tácito unas décadas después.

 

Obras de ~: Cartas; Silvas; Fábulas; Epigramas; Elogios de Nerón (Laudes Neronis); Discurso a Polla (Adlocutio ad Pollam); Saturnalia; Discurso sobre Octavius Sagitta (Oratio in Octavium Sagittam); Sobre el incendio de Roma (De incendio Urbis); Iliacon (sobre la guerra de Troya); Medea, Catachtonion; Orpheus; Pharsalia.

 

Bibl.: A. Stein, Prosopographia Imperii Romani saec. i, ii, iii. Editio altera (PIR²), Pars I, Berlin-Leipzig, Walter de Gruyter, 1933, pág. 101, n.º A 611; J. Crook, Consilium principis. Imperial Councils and Counsellors from Augustus to Diocletian, Cambridge, University Press, 1955, págs. 25 y ss.; Lucain. Entretiens sur l’Antiquité Classique, XV, Genève, Fondation Hardt, 1970; C. Braidotti, Le vite antiche di M. Anneo Lucano, Bolonia, Patron, 1972; C. Castillo, “Los senadores béticos. Relaciones familiares y sociales”, en Tituli, 5 (Epigrafia e Ordine Senatorio, II), 1982, págs. 489-490, n.º 9; A. Caballos, Los senadores hispanorromanos y la romanización de Hispania (siglos i a iii p. C.), I. Prosopografía, Écija, Editorial Gráficas Sol, 1990, pág. 54, n.º 19; I. Cogitore, La légitimité dynastique d’Auguste à Néron à l’épreuve des conspirations, Roma, École Française de Rome, 2002, págs. 249-263; F. des Boscs-Plateaux, Un parti hispanique à Rome? Ascension des élites hispaniques et pouvoir politique d’Auguste à Hadrien, Madrid, Casa de Velázquez, 2005, págs. 457-458, n.º 176; A. U . Stylow y A. Ventura, “Doppelstatuenpostamente und virtuelle Statuen. Neues zu Lukans Vorfharen mütterlicherseits und zu CIL II 195 aus Olisipo”, Chiron, 35, 2005, págs. 31-36; J. C. Saquete, “La integración de las elites hispanas en Roma. El caso de la religión pública y los senadores béticos”, en Migrare. La formation des élites dans l’Hispanie romaine, Bordeaux, Ausonius Éditions, 2006, pág. 312.

 

Juan Manuel Abascal