Ayuda

Antonio Ibáñez Freire

Biografía

Ibáñez Freire, Antonio. Vitoria (Álava), 25.IX.1913 – Madrid, 9.V.2003. Militar, teniente general, procurador en Cortes, ministro del Interior.

Hijo de Manuel Ibáñez Freire y Ortiz de Jacano y de Isabel Freire y Garay, ingresó en la Academia General Militar como alumno de Infantería en septiembre de 1930, saliendo como teniente en julio de 1934. Fue destinado al Regimiento de Infantería n.º 19, con sede en Jaca, prestando servicios en la 2.ª compañía del 1.er batallón. En junio de 1935 pasó al batallón de montaña Flandes, en Vitoria, siendo nombrado profesor de la Academia de Cabos en octubre. Se hizo cargo del mando y administración de la 3.ª compañía en febrero de 1936 y cesó en abril.

Proclamada la República, prestó juramento de fidelidad y continuó en su anterior destino. En esta situación se encontraba el 18 de julio, fecha en que se adhirió al levantamiento y se puso a las órdenes del teniente coronel Camilo Alonso Vega. Participó con su columna en diversas operaciones bélicas, destacando en el frente de Ochandiano a finales de mes, en los golpes de mano sobre Orduña, y el puerto de Arlabán, a primeros de agosto, y especialmente en la toma de dicho puerto, el 21 de ese mes, así como tres días después en la ocupación de Arechavaleta. Habiéndose hecho cargo en octubre del mando de la 3.ª compañía, el 4 de octubre fue citado como distinguido por su comportamiento en la toma de Campauzar, y resultó habilitado como capitán en diciembre.

Con este empleo ocupó en asalto el disputado monte Albertia, el 31 de marzo de 1937, participando en las operaciones sobre el monte Monchotegui, donde resultó herido el 6 de abril. Se le concedía entonces a su compañía la Medalla Militar colectiva por los méritos contraídos hasta la fecha. El 18 de mayo fue dado de alta, incorporándose a su unidad y combatiendo sin cesar en Vizcaya. Destaca su actuación el 29 de junio en los duros combates para la toma de Valmaseda.

Tras el comienzo de la batalla de Brunete, partió inmediatamente hacia este frente, interviniendo activamente en el avance hacia el vértice Los Llanos, el 18 de julio, para defender esa vital posición. Dos días más tarde rechazó dos violentos contraataques, “con un espíritu digno de toda alabanza”, según el juicio que mereció a sus superiores. Finalizada la batalla, marchó de nuevo al frente norte, participando en la campaña de Santander, en cuya capital hizo ondear la bandera en el faro de Cabo Mayor el 26 de agosto.

Permaneció en ese frente, y en Asturias resultó nuevamente herido el 5 de septiembre en el pueblo de Andría, siendo dado de alta en noviembre. Al mes siguiente tomó el mando accidental por unos días del 1.er batallón Flandes, haciéndose nuevamente cargo de su compañía y siéndole otorgada la Medalla de Sufrimiento por la Patria por las heridas recibidas.

En plena batalla de Teruel partió hacia ese nuevo frente el 12 de enero de 1938, siempre como fuerza de choque. Destacó, sobre todo, el 14 de marzo en la toma de Montalvo y ermita de Santa Bárbara y continuó el avance de la ofensiva nacional sobre Levante.

El 4 de abril tomó los montes que dominan Morella y días después San Mateo, Benicarló y Peñíscola, haciéndose cargo del batallón el 28 de julio. Intervino en la batalla del Ebro, destacando en las operaciones sobre la sierra de Pandols y en la toma de Corvera, siendo habilitado para desempeñar el empleo de comandante en septiembre.

Nada más finalizar la batalla participó en la ofensiva sobre Cataluña, siendo citado como distinguido los días 2 y 4 de enero de 1939. Tras la caída de Cataluña, pasó al frente del Centro, rompiendo las ya débiles defensas republicanas de Toledo, Ciudad Real y Albacete, y terminando la guerra en Murcia. Recibió entonces la Medalla de Campaña, dos Cruces Rojas del Mérito Militar y otras dos Cruces de Guerra.

Terminada la contienda, su batallón fue disuelto y con algunas de sus unidades se constituyó el regimiento de Infantería n.º 21. Pasó a mandar su 1.er batallón hasta noviembre, en que fue nombrado profesor de la Academia de Infantería en Guadalajara y jefe de la 2.ª compañía.

En mayo de 1941 cesó en su empleo de comandante habilitado y quedó como capitán en el mismo destino, y en 1942 le fue concedida la Medalla Militar individual por los méritos contraídos en campaña.

Formada la División Azul, solicitó incorporarse a ella. Partió con el 20.º batallón el 5 de febrero de 1943, destacando el 27 de marzo en el sector de Iwhora. En mayo fue destinado a la Escuela de Aplicación y Tiro de Infantería, aunque aún permaneció en el frente ruso, donde el 27 de junio sus posiciones del río Kusminka fueron aniquiladas por la artillería soviética. Se hizo cargo del batallón por ausencia del comandante, y fue repatriado el 29 de agosto e incorporado a su nuevo destino.

Aprovechando una etapa de relativa calma, en 1944 se casó con Pilar García Castilla. En junio fue nombrado alumno de la Escuela de Estado Mayor, y en diciembre ascendido a comandante. Salió de dicha escuela en diciembre de 1946 y pasó en enero del año siguiente a la 3.ª sección del Estado Mayor del VIII Cuerpo de Ejército, en La Coruña, hasta octubre, fecha en que fue destinado como profesor de Táctica a la Escuela Militar de Montaña.

Dedicado posteriormente a la política, fue sucesivamente gobernador civil de Santander (1960), Vizcaya (1961) y Barcelona (1963), y en 1966 fue nombrado subsecretario del Ministerio de Trabajo. Otros de los cargos que desempeñó fueron el de delegado del Gobierno en el Canal de Isabel II, el de miembro de las Cortes Españolas como consejero por Álava (legislaturas VI a IX), el de vocal del Consejo de Administración del Instituto Nacional de Industria, el de director general de la Guardia Civil (23 de diciembre de 1976-2 de mayo de 1978) o el de ministro del Interior en el primer Gobierno constitucional de Adolfo Suárez (4 de abril de 1979-3 de mayo de 1980).

Ascendido a teniente general, fue nombrado capitán general de la IV Región Militar, pasando a la situación de reserva a petición propia.

 

Fuentes y bibl: Archivo General Militar (Segovia), Hoja de servicios.

J. M. Martínez Bande, La guerra en el Norte (hasta el 31 de marzo de 1937), Madrid, San Martín, 1969; El final del frente Norte, Madrid, San Martín, 1972; La ofensiva sobre Valencia, Madrid, San Martín, 1977; La campaña de Cataluña, Madrid, San Martín, 1979; Servicio Histórico Militar, Galería Militar Contemporánea, vol. II, 1.ª parte, Madrid, Servicio Histórico Militar, 1980-1984, págs. 501-502; J. M. Cuenca Toribio y S. Gallego Miranda, El poder y sus hombres. ¿Por quiénes hemos sido gobernados los españoles? (1705-1998), Madrid, Actas, 1998; J. A. Urgoitia Badiola, “Primera fase de la ofensiva del general Mola sobre Vizcaya: la rotura del frente de Araba (31 de marzo-19 de abril de 1937)”, en J. A. Urgoitia Badiola (dir.), Crónica de la Guerra Civil de 1936-1937, en la Euzkadi Peninsular, vol. IV, Oihartzun (Guipúzcoa), Sendoa, 2001-2003, págs. 139-162; J. Blázquez Miguel, Historia Militar de la Guerra Civil Española, vol. IV, Madrid, J. Blázquez, 2003, pág. 39.

 

Juan Blázquez Miguel