Ayuda

Ibn al-Arif

Biografía

IBN AL- ‘ARĪF: Abū l- ‘Abbās Amad b. Muammad b. Mūsà b. ‘Aā’Allāh al-inhāŶĪ al-MariyyĪ. Almería?, 2 de Ŷumādà 481 H./23.VII.1088 – Marraquech (Marruecos), 23 de îafar de 536 H./25.IX.1141. Sufí (asceta).

Su padre, procedente de Tánger, era conocido como “al-‘ArĪf”, alarife o jefe del cuerpo de un ejército. Su familia se trasladó a Almería dónde nació Ibn al-‘ArĪf justo cuando empezaba el dominio almorávide. Creció en un ambiente modesto y empezó su formación en el aprendizaje del Corán y de otros libros en su ciudad natal. Sus maestros de esa etapa son los que se opusieron a la fetua que mandó quemar todos los libros de al-GazālĪ, sufí oriental de gran influjo (1058-1111) cuyas ideas fueron perseguidas por los almorávides, partidarios de una interpretación más rigorista del Islam. Se inició al sufismo seguramente con Abū Bakr ‘Abd al-BaqĪ b. Muammad b. BurriŶāl (416/1025-26-502/1108) quien le impuso la jirqa o hábito que usaban los discípulos tras su iniciación. Exceptuando una corta etapa en la que trabajó como almotacén, gobernador del zoco, en Valencia y como almocrí, lector del Corán, en Zaragoza de la que no se disponen datos concretos, pasó la mayor parte de su vida en Almería trabajando como maestro. Sus biógrafos destacan sus virtudes como su prudencia y moderación y su ascetismo. Fue muy respetado en vida y tuvo muchos discípulos en una ciudad que se había convertido en un centro espiritual del sufismo. El mismo Ibn al-‘ArabĪ le consideraba su maestro espiritual a través de sus obras y de sus discípulos. También se le suele vincular con la llamada Escuela de Almería fundada por los discípulos de Ibn Masarra en Pechina en el siglo X.

Quizás debido a sus contactos y su influencia fue llamado a Marraquech por el emir almorávide ‘AlĪ Ibn Yūsuf junto con otros dos maestros sufís de al-Andalus, Abū Bakr Muammad b. al-usayn al-MayūrqĪ que estaba en Granada y el sevillano Ibn BarraŶan. El cadí de Almería Abū Bakr Ibn Aswad, del cuál se dice que sentía una enorme enemistad y envidia por el sufí, podría haber alertado al emir del peligro que suponía Ibn al-‘ArĪf. Durante el trayecto por mar hacia Ceuta se perdieron todas su obras originales. Al llegar a Marraquech el emir lo recibió y lo agasajó. No está muy claro lo que ocurrió en la capital almorávide pero dos de los tres maestros, Ibn al-‘ArĪf e Ibn BarraŶan, murieron al poco de llegar. Algunas fuentes informan que Ibn Aswad envenenó a Ibn al-‘ArĪf. El funeral fue multitudinario y su tumba, recientemente remodelada, aún existe y es muy venerada.

Obras de ~: Maāsin al-maŶālis (Las bondades de las sesiones), ed. y trad. por M. Asín Palacios, Editorial Sirio, Málaga, 1987; Miftā al-sa ‘āda wa-taqĪq arĪq al-sa ‘āda (La llave de la felicidad y la realización del camino espiritual del éxtasis), ed. a partir del único manuscrito conocido por ‘Iîmat ‘Abd al-LaĪf DandaŠ, Ed. Taha, Beirut, 1993].        

Bibl.: M. Asín Palacios, “El místico Abū l- ‘Abbās Ibn al- ‘ArĪf de Almería y su Maāsin al-maŶālis”, en Boletín de la Universidad de Madrid, III (1931), págs. 441-58 (reimpresión en M. Asín Palacios, Tres estudios sobre pensamiento y mística hispanomusulmanaística hispanomusulmana, Hiperión, Madrid, 1992, págs. 217-42); C. Brockelmann, Geschichte der arabischen Literatur, Leiden, E. J. Brill, 1943-1949, vol. I, pág. 434, suplemento I, pág. 776; P. Nwyia, “Note sur quelques fragments inédits de la correspondance d’Ibn al- ‘ArĪf avec Ibn Barrajān”, en Hespéris (Paris), n.º 43, (1956), págs. 217-21; B. Halff, “Le Mahāsin al-mağālis d’Ibn al-‘Arif et l’œuvre du soufi hanbalite al-AnîārĪ”, en Révue d’Études Islamiques, n.º 39 (1971), págs. 321-35; AL-‰ahabĪ, Siyar A ‘lam al-Nubāla, ed. S. al-Qar ‘awi, Mu’assasat al-Risala, Beirut, 1985, vol. XX, págs. 111-14 (n.º 68); Ibn al-Abbar, Tufay al-qādim, ed. I. Abbas, Dar al-Kitap al-Misri, El Cairo, 1986, págs. 26-27 (n.º 8), 30; Mu ‘Ŷam fĪ aşab al-qadĪ al-imām ‘AlĪ AbĪ al-SadafĪ, ed, I. al-Abyari, Dar al-Kitap al-Misri, El Cairo, 1989, págs.18-22 (n.º 14); J. A. Pacheco Paniagua, “Al-Maāsin wa-l-maŶālis de Ibn al- ‘ArĪf y la Ética de Spinoza”, en La Ciudad de Dios (1990), págs. 671-687; M. Cruz Hernández, Historia del Pensamiento en el Mundo Islámico, vol. II, Madrid, Alianza D.L., 1996, págs. 583-87; J. Lirola Delgado, “Ibn Al-‘Arif, Abū l- ‘Abbās”, en J. Lırola Delgado, y J. M. Puerta, Vílchez, (dirs.), Diccionario de Autores y Obras Andalusíes, Granada, Biblioteca Al-Andalus, 2002, I, págs. 469-476.

Marc Saurina Lucini