Ayuda

San Martín de Braga

Biografía

Martín de Braga, San. San Martín de Dumio. Hungría, c. 520 – Braga (Portugal), 20.III.579. Obispo de Braga, escritor.

Natural de algún lugar de Panonia, en Hungría, posiblemente miembro de una familia de origen romano, dedicó gran parte de su vida a peregrinar por varios lugares: Constantinopla, Egipto y Palestina, donde debió de permanecer varios años. Desde allí marchó a Occidente, pasando por Roma y deteniéndose por unos años en las Galias, quizás junto al sepulcro de San Martín de Tours. Hacia el año 550 llegó a Galicia, probablemente acompañando una reliquia de San Martín de Tours que le era enviada al rey suevo, arriano, para procurar la curación de su hijo. Martín se dedicó a una intensa actividad misionera a fin de convertir a los suevos a la fe católica. Antes del año 556 fundó en las proximidades de Braga el monasterio de Dumio, siendo consagrado obispo por el metropolitano de Braga el 5 de abril de ese mismo año, creándose especialmente para él la diócesis de Dumio, que comprendía el cenobio con todos sus dominios. Participó en el I Concilio de Braga el año 561, que supuso el abandono definitivo del arrianismo entre los suevos.

Hacia el año 569, muerto el arzobispo Lucrecio de Braga, Martín fue elevado a esta sede metropolitana.

Convocó el II Concilio bracarense el año 572, preocupado fundamentalmente en erradicar las prácticas paganas aún conservadas por el pueblo, y reorganizó su extensa diócesis, creando la sede de Lugo.

Martín trajo hasta Galicia la forma monástica que había aprendido durante su estancia en Egipto y Palestina.

Como abad de Dumio, antes de ser consagrado obispo, mandó traducir a Pascasio de Dumio una colección de máximas de los padres del monacato, con el nombre de Liber Geronticon. Él mismo tradujo para sus monjes las Sententiae Patrum Aegyptiorum, una colección similar que alimentaba la vida espiritual de sus monjes. Como obispo, escribió también otro tipo de obras, destinadas a la formación de los fieles, entre las que cabe destacar el De correctione rusticorum, contra las supersticiones paganas practicadas en su tiempo, escrito después del año 572. Muy interesante también es su Formula vitae honestae, un tratado de moral compuesto a petición del rey Miro hacia el año 570, cuyo contenido debe mucho a Séneca.

Como poeta, dejó unos versos escritos para la consagración de la basílica de Dumio, dedicada el año 558, que figuraban sobre la puerta de la iglesia de acceso al templo, otros dísticos destinados al refectorio del mismo cenobio y su propio epitafio, de notable valor autobiográfico. Su epistolario, que alcanzó a conocer Isidoro de Sevilla, se ha perdido.

El X Concilio de Toledo, celebrado el año 656, trató a Martín de sanctissimus vir, pero su culto se limitó a la ciudad y diócesis de Braga, cuya catedral guarda sus reliquias.

 

Obras de ~: C. W. Barlow, Martini episcopi Bracarensis opera omnia, New Haven, Yale University Press, 1950.

 

Bibl.: J. Vives, Inscripciones cristianas de la España romana y visigoda, Barcelona, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1969, págs. 82-83, 119-120 y 122; U. D. del Val, “Martín de Braga”, en Q. Aldea Vázquez, T. Marín Martínez y J. Vives Gatell (dirs.), Diccionario de Historia Eclesiástica de España, vol. III, Madrid, CSIC, Instituto Enrique Flórez, 1973, págs. 1429-1430; J. G. Freire, “Martino di Braga, Santo”, en Dizionario degli Istituti di perfezione, vol. V, Roma, Edizioni Paoline, 1978, cols. 1029-1034; D. Ruiz Bueno, “San Martín Dumiense”, en Año cristiano, vol. III (2003), págs. 356-365.

 

Miguel C. Vivancos Gómez, OSB