Ayuda

Alicia de Larrocha y de la Calle

Imagen
Biografía

Larrocha y de la Calle, Alicia de. Barcelona, 25.V.1923 – 25.IX.2009. Pianista.

La pianista Alicia de Larrocha ha sido, sin lugar a dudas, no sólo una de las mejores intérpretes del mundo sino también la máxima especialista en repertorio musical español. Entre sus muchos méritos está el de tener el honor de ser la única representante española en la serie Grandes pianistas del siglo xx, la prestigiosa colección discográfica dedicada a los mejores pianistas del siglo xx, monumental edición de doscientos compactos que incluye los más importantes momentos de la historia fonográfica del teclado percutido.

Nacida en un ambiente familiar propicio para la música —su madre y su tía fueron discípulas de Granados—, Alicia de Larrocha comenzó los estudios pianísticos a los tres años de edad. Frank Marshall, alumno también del compositor catalán y continuador de su escuela en Barcelona, escuchó a la niña prodigio y, a pesar de su corta edad, la aceptó inmediatamente en su academia en octubre de 1927; en mayo de 1929 celebró su primer concierto, el 10 de noviembre el segundo y el 14 de diciembre del mismo año participó en los actos de la Exposición Universal de Barcelona con un nuevo recital. En diciembre del siguiente año la artista hizo su debut en el Palau de la Música Catalana con un programa que incluía piezas de Beethoven, Granados y Schumann, causando una viva impresión en el público y la crítica por su seguridad digital y su asombrosa madurez interpretativa.

Muy pronto empezó a incorporar las obras de los grandes compositores en su repertorio, siendo capaz de interpretar con igual soltura a Bach, Rameau, Schumann, Chopin, Granados, Beethoven o Mozart; precisamente fue una obra de este último —el Concierto en Re mayor— la que marcó el debut de Alicia de Larrocha con la orquesta, el 28 de octubre de 1934, acompañada por la Banda Municipal de Barcelona bajo la batuta de Joan Lamote de Grignon.

En 1939, tras el difícil período de la Guerra Civil, Larrocha actuó en el Gran Teatre del Liceu y en 1941 interpretó las Noches en los jardines de España de Falla, también en el citado coliseo operístico.

Durante la década de 1940, y gracias al apoyo del pianista Arthur Rubinstein, se produciría el lanzamiento internacional de la artista catalana, quien en 1947 ofrecería su primer concierto en el extranjero, iniciándose así una fructífera carrera que la pasearía por los mejores escenarios de la esfera musical. En 1954 Alfred Wallenstein le propuso hacer una gira con la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y debutó en Estados Unidos; a partir de esa fecha pisó las más importantes salas de conciertos de Chicago, Nueva York, Boston o Los Ángeles. La consagración definitiva, sin embargo, llegó en 1968, cuando Alicia de Larrocha actuó en el Carnegie Hall de Nueva York recibiendo los más grandes elogios de la crítica especializada.

Las giras por el continente americano fueron numerosas, y a éstas siguieron otras por Europa, África del Sur, Japón y América latina. En el verano de ese mismo año, sin embargo, un accidente estuvo a punto de truncar su brillante carrera: la pianista se lesionó el pulgar de su mano derecha al quedársele atrapado con la puerta de un taxi en Nueva York, y los médicos le anunciaron un dramático diagnóstico que podía echar a perder su dedicación concertística.

Poco después fue operada con éxito en Barcelona por el doctor Trueta, y en unos meses la pianista pudo continuar su ejercicio profesional. La década de 1970 estuvo marcada por los viajes a Australia, continente que visitó en 1973 y 1977, actuando en ciudades como Melbourne, Brisbane o Sydney, con un programa variado que incluía autores internacionales y otros autóctonos; tal es el caso del Concierto para piano y orquesta de Carlos Suriñach, obra dedicada a la propia pianista barcelonesa. Otro de los hitos importantes en la carrera de Alicia de Larrocha fue la gira en 1979 por Estados Unidos con la Orquesta de Pittsburg —que por aquel entonces dirigía André Previn— con los cinco conciertos para piano y orquesta de Beethoven, con motivo de la conmemoración de las bodas de oro profesionales de la pianista. Poco después fue investida doctora en Música honoris causa por la Universidad de Michigan; también en 1979 ofreció catorce conciertos en Israel, sumando un total de ciento veinticuatro actuaciones durante ese año.

Pero uno de los mayores méritos atribuibles a Alicia de Larrocha es, sin lugar a dudas, la intensa atención que durante toda su carrera ha dedicado hacia los autores españoles, convirtiéndose en la más prestigiosa abanderada internacional de compositores como Granados, Falla, Albéniz (Iberia o Navarra), Turina, Mompou o Montsalvatge, cuyas creaciones han dado la vuelta al mundo gracias a la admiración que la catalana ha sentido siempre por la obra de sus compatriotas, presente en gran parte de su discografía. Por esa razón y por el particular color del juego pianístico de Larrocha —de técnica inmaculada y poderosa, férreo control de la pulsación, expresión fantasiosa y matices infinitos—, es considerada, con justicia, la mejor intérprete del repertorio español. Inolvidables son, al respecto, sus lecturas de la compleja Suite Iberia de Albéniz, de la Fantasía Bética y las Noches en los jardines de España de Falla, o de las Goyescas, las Danzas españolas y las Escenas Románticas de Granados, autor por el que sentía una particular predilección y de cuya obra completa ha realizado una edición crítica.

La amplia discografía de Alicia de Larrocha incluye, además de los numerosos volúmenes dedicados a artistas españoles, un amplio abanico de autores entre los que destacan Bach, Chopin, Grieg, Liszt, Mozart, Ravel, Rachmaninov, Scarlatti, Schubert y Schumann.

En el año 2003 Alicia de Larrocha se retiró de la actividad concertística para dedicarse a la docencia, ofreciendo clases magistrales y cursos internacionales, y supervisando a los alumnos de Perfeccionamiento Pianístico y Especialización en Música Española de la Academia Marshall de Barcelona, centro que dirigió desde el fallecimiento de su antiguo titular, en 1959.

Entre los múltiples premios y distinciones recibidos por la artista, figuran la Medalla de Oro de la Academia Marshall (1947), el Lazo de la Dama de la Orden de Isabel la Católica (1972), la Medalla d’Or de la Ciutat de Barcelona al Mèrit Artístic (1980), el Premio Liszt de Budapest (1980), el Premio Musician of the Year de Nueva York (1982), la Medalla d’Or de la Generalitat de Catalunya (1983), el Galardón de la Sociedad General de Autores de España (1983), el Premio Nacional de Música (1984), el nombramiento como miembro de honor de la Royal Academy of Music de Londres (1987), el Commendeur dans l’Ordre des Arts et des Lettres de París (1988), el Premio Nacional de Música de la Generalitat de Catalunya como Mejor Intérprete de Música Clásica (1991), el Premio Ondas a la Mejor Solista Española (1992 y 2000), el Príncipe de Asturias de las Artes (1994), el Premio UNESCO (1995), el nombramiento como académica de honor de la Real Academia de Bellas Artes de Sant Jordi de Barcelona (1999), el Premio Ciudad de Barcelona (2001), la Nota de Oro de Juventudes Musicales de Barcelona (2003), y la Medalla Albéniz de la Fundación Pública Museo Isaac Albéniz de Camprodón, Gerona (2004).

Los premios discográficos incluyen dos Grand Prix du Disque (París, 1960 y 1974), cuatro Premios Grammy (Burbank, 1974, 1975, 1988 y 1991), tres premios Edison (Ámsterdam, 1968, 1978 y 1989), el Deutsche Schallplattenpreis (Hamburgo, 1979), dos Records of the Year (Londres, 1971 y 1974) y el Premio Franz Liszt de Budapest en 1980.

Falleció en la clínica Quirón de Barcelona el viernes 25 de septiembre de 2009 a los ochenta y seis años de edad.

 

Obras de ~: Grabaciones (selección): Albéniz, Iberia, Navarra; Granados, Goyescas, Decca 2CD 448 191-2; Beethoven, Los cinco conciertos para piano y orquesta, Fantasía Coral, Decca 3CD, 414 391-2; Chopin, 24 preludios, Berceuse, Decca, LP; Falla, Noches en los jardines de España, Decca-ovation, 417 771-2; Granados, Danzas españolas, Decca 414 557 2 DH; Granados, Goyescas, El Pelele, Escenas románticas, Valses poéticos, 6 Piezas sobre cantos populares españoles, Emi Classics 2 CD 7 64524 2; Mompou, Cançons i Danses, Preludis 5, 6, 7, 11, Rca; Mozart, Sonatas para piano (cinco volúmenes), vol. 1, RCA RD 60407, vol. 2, RCA 60 709-2-RC, vol. 3, RCA RD 60454, vol. 4, RCA 09026 60453 2, vol. 5, RCA 09026 60867 2; Rachmaninov, Concierto para piano y orquesta n.º 2; Schumann, Concierto para piano y orquesta Op. 54, Decca LP; Ravel, Concierto en Sol mayor, Concierto para la mano izquierda, Valses nobles y sentimentales, Sonatina, Rca 09026 60985 2; Schumann, Quinteto para piano Op. 44, Concierto para piano y orquesta Op. 54, Rca 09026 61279 2.

 

Bibl.: VV. AA., “Alicia de Larrocha”, en VV. AA., Grandes intérpretes de la música clásica, vol. II, Barcelona, Planeta de Agostini, 1992, págs. 337-348; R. Alier, M. Cervelló, M. Heilbron y F. Sans, Rivière, La discoteca ideal de intérpretes, Barcelona, Planeta, 1997, pág. 257; B. Morrison, “Alicia de Larrocha”, en The New Grove dictionary of music and musicians, vol. XIV, London, Macmillan Publisher, 2001, pág. 277; G. Wilmes, “Alicia de Larrocha”, en Die Musik in Geschichte und Gegenwart, vol. X, Stuttgart, Bärenreiter-Verlag, 2003, pág. 1219; M. Pagès i Santacana, “Alicia de Larrocha”, en Història de la música catalana, valenciana i balear, vol. X, Edicions 62, 2003, págs. 30-31; D. P. Association, Muze Classical catalogue 2007, London, Muze Europe, 2006, pág. 1219; www.granados-marshall.com; A. Iglesias Álvarez, “Inconmensurable ante la partitura”, obituario en ABC, 26 de septiembre de 2009; A. González Lapuente, “Adiós a la gran dama del piano español”, obituario en ABC, 26 de septiembre de 2009; R. Torres-Pardo, “Maestra de la entrega”, obituario en El País, 26 de septiembre de 2009; A. Ros Marbá, “La enorme naturalidad de una artista de élite”, obituario en El País, 26 de septiembre de 2009; A. Fancelli, “El piano español pierde a la virtuosa Alicia de Larrocha”, obituario en El País, 26 de septiembre de 2009; C. Gómez Amat, “Maravillas sin fin”, obituario en El Mundo, 27 de septiembre de 2009; A. Guinovart, “Hasta siempre, maestra”, obituario en El Mundo, 27 de septiembre de 2009.

 

Verónica Maynés Gutiérrez