Ayuda

Soledad Ortega Spottorno

Biografía

Ortega Spottorno, Soledad. Madrid, 2.III.1914 – 19.XI.2007. Intelectual y editora.

Hija del filósofo José Ortega y Gasset y de Rosa Spottorno Topete, estudió en el Instituto Escuela, que se había fundado en 1918 a iniciativa de José Castillejo como una iniciativa más de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas con el fin de introducir en el sistema educativo español los aires de renovación pedagógica que desde finales del siglo xix habían impulsado Francisco Giner de los Ríos y los miembros de la Institución Libre de Enseñanza. Tras el bachillerato, ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central y se licenció en 1936 en la especialidad de Historia Medieval, con Claudio Sánchez Albornoz, unos días antes de que estallase la Guerra Civil. Aquella Facultad, que vio durante los años de la Segunda República cómo se aplicaba el conocido “Plan Morente” —así llamado por el decano Manuel García Morente—, fue uno de los centros más representativos de la Edad de Plata de la cultura española y el núcleo de la Escuela de Madrid, que orbitaba en torno a la filosofía de la razón vital e histórica de Ortega. Soledad Ortega participó en el famoso crucero universitario por el Mediterráneo en el verano de 1933, que permitió conocer a un selecto grupo de estudiantes los lugares originarios de la cultura occidental, al tiempo que recibían conferencias y explicaciones de los profesores que los acompañaban.

Al estallar la Guerra Civil, Soledad Ortega salió de España junto a sus padres. Se establecieron primero en Grenoble y más tarde en París, Holanda, Portugal y Buenos Aires, ya en 1939. Durante estos años ayudó mucho a su padre, gravemente enfermo. También desempeñó su primer trabajo en el Dr. William’s School, de Dolgelley (Merionethshire, Gran Bretaña), donde dio clases de Lengua y Literatura Española en el curso 1937-1938.

Tras su regreso definitivo a España en 1940, fundó, con Julián Marías y Dolores Franco, entre otros condiscípulos, la Academia de Preparación para los Estudios Preuniversitarios Aula Nueva, en la que dio clases de Geografía e Historia entre 1940 y 1942. Más tarde continuó su labor docente entre 1945 y 1956 en el Colegio Estudio, heredero de la Institución Libre de Enseñanza, en el que se refugiaron varios intelectuales liberales que tenían muy difícil acceso a la enseñanza oficial. Soledad Ortega también contribuyó, junto a su hermano José, a la recuperación de la Editorial Revista de Occidente, en la que trabajó a partir de 1956. Entre 1973 y 1977 fue directora de ediciones.

También dirigió en su última etapa, desde 1980 hasta su muerte, la famosa Revista de Occidente, que había fundado su padre en 1923 y que no pudo reeditarse tras la guerra hasta 1963. Revista de Occidente había renacido en esta última etapa con la cobertura de la Fundación José Ortega y Gasset, que Soledad Ortega había fundado junto a su hijo José Varela Ortega en 1978. Presidió la Fundación activamente hasta 1993, en que pasó a ser presidenta-fundadora. Unos años antes, en 1987, de forma paralela a la Fundación había nacido el Instituto Universitario Ortega y Gasset, un centro interdisciplinar de investigación, debate, docencia y estudios de áreas.

Uno de los grandes proyectos de Soledad Ortega fue mantener el legado intelectual de su padre. De un conjunto de papeles más o menos dispersos, consiguió hacer uno de los archivos más importantes para la historia intelectual española del siglo xx. También contribuyó a la celebración del centenario del nacimiento de su padre, que se conmemoró en 1983, año en que escribió las páginas que acompañan a la biografía fotográfica de su padre publicada con el título José Ortega y Gasset: Imágenes de una vida. Asimismo, impulsó la publicación de la correspondencia de su padre en libros como el Epistolario completo Ortega- Unamuno y Cartas de un joven español.

Otro de sus grandes empeños fue la defensa del papel de la mujer en condiciones de igualdad. Para ello, en la década de 1950 estuvo, junto a Isabel García Lorca, Elena López del Portillo, Pilar Lago Couceiro de Lapesa, Jimena Menéndez Pidal, Dolores Franco, Teresa Bermejo y María Riaza, entre las fundadoras de la Asociación Española de Mujeres Universitarias, que presidió entre noviembre de 1966 y noviembre de 1969 y ocupó diversos cargos directivos hasta su disolución en 1990. La Asociación, que tenía muy presente la que había creado María de Maeztu en 1921, se integró como ésta en la International Federation of University Women. Soledad Ortega y sus compañeras llevaron a cabo un importante esfuerzo por reintegrar en la cultura española voces entonces prohibidas, como las de Miguel Hernández, León Felipe, Rafael Alberti o Severo Ochoa, y también ofreció dar conferencias a profesores represaliados por el franquismo como José Luis L. Aranguren y Enrique Tierno Galván, cuya intervención fue prohibida, al igual que otros muchos actos organizados desde la Asociación.

Soledad Ortega contribuyó igualmente a otras muchas acciones culturales, como la instauración en 1985 del Premio Juan Lladó, y recibió numerosos premios y reconocimientos: fue presidenta de la Asociación de Antiguos Alumnos del Instituto Escuela, miembro de la Asociación de Amigos de la Lengua Francesa, miembro correspondiente del Consejo Argentino, miembro honorario de la Sociedad Argentina de Filosofía, miembro correspondiente del Instituto Ortega y Gasset en Buenos Aires, ciudadana de honor de Toledo y Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio.

 

Obras de ~: “Prólogo”, en B. Pérez Galdós, Cartas a Galdós, ed. lit. de ~, Madrid, Revista de Occidente, 1964, págs. 9-19; Evocación de una tarea educadora, en Cuadernos Hispanoamericanos, n.º 193 (enero de 1966); La mujer ante el reto de su liberación, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1975; “Presentación”, en Revista de Occidente, n.º 1 (1980), págs. 5-8; “Aquel filósofo era también un hombre”, en V. Márquez Reviriego, Diálogos españoles, Madrid, Argos Vergara, 1982, págs. 209-225; José Ortega y Gasset: Imágenes de una vida, 1883-1955, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia-Fundación José Ortega y Gasset, 1983; “Ortega y América”, en Quinto Centenario, 6 (1983), págs. 5-9; “Reflexiones en torno a un centenario”, en Letras de Deusto, 26 (1983), págs. 195-201; “Victoria Ocampo al trasluz de una doble amistad”, en Revista de Occidente, 37 (1984), págs. 7-23; “Introducción”, en L. Robles (ed.), Epistolario completo Ortega- Unamuno, Madrid, El Arquero, 1987; “Introducción”, en J. Ortega y Gasset, Para la cultura del amor, Madrid, El Arquero, 1988, págs. 7-16; Algunas notas sobre la infancia en la obra de Ortega y Gasset, Madrid, Nuevo Futuro, 1988; “Fernando Vela”, en Revista de Occidente, n.º 90 (ejemplar dedicado a Muguerza, Rorty, Bajtin: homenaje a Fernando Vela) (1988), págs. 113-116; J. Ortega y Gasset, Cartas de un joven español, ed. y notas de ~, pról. de V. Cacho Viu, Madrid, El Arquero, 1991; “Mi calle”, en Revista de Occidente, n.º 128 (1992), págs. 112-115; “Recuerdo de Maruja Mallo”, en Revista de Occidente, n.º 168 (1995), págs. 75-76; “José Ortega y Gasset y Julio Caro Baroja: un diálogo epistolar”, en Revista de Occidente, n.º 184 (1996), págs. 7-9.

 

Bibl.: M.ª L. Maillard et al., Asociación Española de mujeres universitarias, 1920-1990, Madrid, Asociación Española de Mujeres Universitarias-Instituto de la Mujer, 1990; E. García Gómez, “Soledad Ortega”, en ABC, 17 de septiembre de 2007; A. Garrigues Walker, “Profundamente orteguiana”, en El País, 20 de noviembre de 2007; F. R. Lafuente, “Una mujer del siglo xx”, en ABC, 20 de noviembre de 2007; J. Zamora Bonilla, “La primera orteguiana”, en El País, 25 de noviembre de 2007; “Soledad Ortega Spottorno. In memoriam” y D. Hernández Sánchez, “Como decía mi padre”, en Revista de Occidente, n.º 319 (2007), págs. 5-8 y 9-12.

 

Javier Zamora Bonilla