Ayuda

Miguel Poblet Orriols

Biografía

Poblet Orriols, Miguel. El Bebé de Montcada, El Bólido Atómico, Mig. Montcada i Reixac (Barcelona), 18.III.1928 – Barcelona, 6.IV.2013. Ciclista.

Hijo de Enrique Poblet y de Francisca Orriols, que también tuvieron una hija, Antonia, cuatro años mayor que Miguel. Su padre fue un buen corredor regional que regentaba un taller de bicicletas, de ahí que Miguel Poblet diese pronto, a los catorce años, sus primeras pedaladas. En bicicleta hacía a diario los cuarenta kilómetros del trayecto ida y vuelta a la escuela, lo que sin duda contribuyó a fortalecer su organismo, preparándolo para la dureza que lleva implícita la competición. En 1944, a los dieciséis años, sacó su primera licencia como corredor, y al año siguiente, en 1945, logró su primera victoria de cierta importancia: el Trofeo Jaumandreu. Después, su carrera deportiva ofrece un aluvión de victorias: seis en 1946 y treinta y cuatro entre 1947 y 1949, años en los que logró sumar tres títulos consecutivos de Campeón de España de montaña y el de Campeón de España de velocidad en pista, en 1949, título que reeditó en 1951.

En 1952 ganó tres etapas, la general y la montaña de la Volta a Cataluña. En 1953 ganó cuatro carreras y el año siguiente fueron catorce sus victorias, destacando entre ellas sus cuatro etapas en la Volta, y las cinco que consiguió en la Vuelta a Aragón. En 1955 su figura comenzó a tomar talla internacional, ya que entre las diez victorias que logró aquel año se encontraban la general del Midi Libre y dos etapas del Tour de Francia, las acabadas en Dieppe y París. Con su victoria en Dieppe, primera etapa de aquel Tour, Poblet logró ser el primer español que vestía el maillot amarillo que distingue al líder de la general, honor que, por otro lado, perdió en la etapa siguiente.

En 1956, con el Faema belga, consiguió sumar diecisiete victorias, atreviéndose a disputar las tres grandes pruebas por etapas del calendario internacional, que le dejaron en recompensa tres victorias de etapa en la Vuelta a España, cuatro en el Giro de Italia, y una en el Tour de Francia. En 1957 ganó la Milán- Turín, carrera que iba a propiciar un cambio de vital importancia en su vida, pues hizo que se fijase en él “Il commendatore” Borghi, patrón del potente Ignis italiano. Aquél le firmó un improvisado contrato en el reverso de un paquete de cigarrillos y veinticuatro horas más tarde, Poblet le brindó como recompensa su victoria en una gran clásica, la Milán-San Remo, a la que seguirían, entre otras, cuatro victorias de etapa del Giro de Italia. A partir de entonces, será ésta, junto a las clásicas, las carreras que primen en el universo ciclista de Poblet, que en 1958, año en el que ganó diecinueve carreras, sumará tres nuevas victorias de etapa en el Giro, logrando también tres sonoros segundos puestos en la Milán-San Remo, Milán-Turín y París-Roubaix.

Entre las catorce victorias que logró en 1959, destacan especialmente una nueva victoria en la Milán-San Remo, tres etapas del Giro de Italia, y otras tres en la Volta a Catalunya. Un año más tarde, ya en 1960, Poblet continúa casi imbatible. Suma dieciocho victorias aquella temporada, destacando especialmente su triunfo en tres etapas y la general de la Volta a Catalunya, carrera en la que también se llevó el premio a la Regularidad, y los tres triunfos parciales logrados en el Giro de Italia, en las etapas de Campobasso, Bellaria y la Scalata delle Cavi di Carrara (ex aequo con Anquetil).

En 1961, su último año como profesional, Miguel Poblet consiguió un total de diez victorias, de entre las que destacan las tres de etapa en la Vuelta a Levante y otras tres en las correspondientes parciales del Giro de Italia, prueba en la que vistió durante seis jornadas la maglia rosa del líder. Así, Poblet ganó en la primera etapa, con llegada a Turín, se impuso de nuevo al día siguiente, en la llegada a Sanremo y terminó ganando la última etapa de su último Giro, con meta en Milán.

Conocido en España como El Bebé de Montcada, por sus mofletes; en Francia como El Bólido Atómico, y en Italia como Mig, en honor a su velocidad, que parangonaban con la del caza soviético, pues había destacado por la gran calidad de su esprint y su potencia poco común, sobre todo por sus virtudes de clasicómano y rodador que no desmerecía en la alta montaña, que hizo posible que entre las categorías de aspirante (1945-1952) y profesional (1953-1962), lograse sumar un total de ciento ochenta y seis victorias.

Luego, Poblet volvió sus ojos hacia la pista, disciplina en la que ya había brillado con anterioridad, dado que en 1953 había ganado los Seis Días de Barcelona.

Consiguió ganar los Seis Días de Buenos Aires emparejado con el argentino Jorge Batiz, y en 1962 se coronó como campeón de España de velocidad, ganando también el Campeonato de España de americana emparejado a Miguel Bover.

Retirado del ciclismo, Poblet colaboró en la instalación de una fábrica de frigoríficos Ignis en Barcelona y ya en la década de 1980 participó en la organización de la Vuelta a Cataluña, tras haber asumido anteriormente la presidencia de la Federación Catalana de Ciclismo y del club barcelonés UE Sants (1967-1971).

 

Bibl.: J. Dalmases, “Miguel Poblet Story”, en El Ciclista (Valencia), n.os 30 y 31 (31 de diciembre de 1983 y 6 de enero de 1984); R. Jacobs (coord.), Velo Gotha, Bruselas, Presses de Belgique, 1984, págs. 418-419; G. Planas, “Poblet, el español que rozó la victoria en la París-Roubaix”, en El Ciclista (Valencia), n.º 31 (31 de diciembre de 1985), pág. 10; S. Picchi, La grande storia illustrata del Giro d’Italia, vol. 2, Florencia (Italia), Ponte Alle Grazie Editori, 1992, págs. 2, 4, 7-9, 12, 15-25, 28-31 y 36-40; A. García (pseud. S. Rufo), Cuentos a 180 pulsaciones (La vendetta de Miguel Poblet), Madrid, Amaya Compañía de Seguros, 1992, págs. 72-74; J. Ramos (coord.), Historia del ciclismo español, Madrid, Época, 1995, págs. 72- 75, 104-107 y 145; J. Osés (coord.), La historia del ciclismo en Navarra, Pamplona, Diario de Noticias-Zeroa Multimedia, 1996, págs. 23, 54, 71-91, 112-114 y 126-130; P. Sergent, Un siècle de Paris-Roubaix, 1896-1996, Eeklo (Bélgica), Editions de Eecloonaar, 1996; M. Dargenton, Les 90 ans de Milan-San Remo, Seraing (Bélgica), Editions Coups de Pedales, 1997, págs. 108-116; J. Corominas, “Miguel Poblet: un grand d’Espagne”, en Coups de pédales (Seraing, Bélgica), n.º 65 (1 de marzo de 1998), págs. 1-14; J. Osés (pseud. OST), Miguel Poblet. La flecha amarilla, Pamplona, C.D.P. Ediciones, 2001; G. Petrucci (coord.), La leggenda del “Lombardia”, Pisa (Italia), Fornacette, 1998, págs. 160-162; C. Arribas (coord.), Locos por el Tour, Barcelona, RBA, 2003, págs. 132, 139-143, 154-155, 185, 227, 365, 370 y 373; J. Bodegas (coord.), Con ficha de la española: 1960-2003, Plencia (Vizcaya), Urizar Edizioak, 2003, págs. 481-484; J. Dorronsoro, Historia de la Volta a Catalunya, Plencia (Vizcaya), Urizar Edizioak, 2007, págs. 122-139, 144-159 y 166-187; C. Arribas, “Cómo cambia la vida una clasicissima”, en El País (Madrid), 24 de marzo de 2007, pág. 67.

 

José Antonio Díaz Sáez