Ayuda

Benito Gutiérrez Fernández

Biografía

Gutiérrez Fernández, Benito. Burgos, 12.I.1826 – Madrid, 7.IX.1885. Jurista, catedrático, diputado y senador.

Benito Gutiérrez nació en el seno de una familia extremadamente humilde. Debido a su excepcional capacidad de trabajo y dotes intelectuales, sus padres hicieron el esfuerzo de darle estudios, que comenzó en el seminario conciliar de Burgos y en el instituto de segunda enseñanza de aquella ciudad, destacando en los estudios de Jurisprudencia y Teología.

En septiembre de 1846 se trasladó a Madrid con la intención de compatibilizar sus estudios de Derecho con la llamada del Ejército a filas, en las que ingresó como soldado del Regimiento de Infantería de América n.º 14, sin que se licenciara hasta 1853.

También compatibilizó los estudios universitarios con un puesto de meritorio en la Dirección General del Tesoro. Siempre cursó dichos estudios universitarios con matrícula gratuita, gracias a sus inmejorables calificaciones.

En 1849 obtuvo por la vía de gracia el grado de bachiller a claustro pleno y en 1851, el de licenciado, con Premio Extraordinario concedido tras oposición.

En ese mismo año ingresó en el Colegio de Abogados de Madrid, del que llegó a ser diputado y secretario de su Junta de Gobierno en 1872-1873.

En 1853 obtuvo el grado de doctor a mérito, tras superar por unanimidad el ejercicio: “La ley 18, título 2.º, libro 10 de la Novísima Recopilación, sobre matrimonios: pragmática de 1803”, y en la ceremonia de imposición de la borla leyó una disertación que se publicó con el título Discurso acerca del origen, desarrollo y estado actual de la Ciencia del Derecho. En dicho acto recibió el elogio de su presidente, Joaquín María López, que le había protegido por amistad con un hijo suyo.

A los pocos días de su doctorado recibió el nombramiento de sustituto anual de la cátedra de Ampliación de Derecho Civil, Penal y Mercantil, que desempeño interinamente hasta su nombramiento como titular de la misma en 1857. Posteriormente pasó a la cátedra de Ampliación del Derecho Civil, Penal y Mercantil y la de Derecho Mercantil y Penal, que ejerció conjuntamente. En 1864 se trasladó a la de Ampliación de Derecho Civil Romano y Español y en 1884, a la definitiva cátedra de Derecho Civil Español, Común y Foral.

El 22 de mayo de 1857 fue admitido como individuo de la Academia Matritense de Jurisprudencia y Legislación, en la categoría de profesor, y al día siguiente fue elegido vicepresidente de la misma, en la Junta directiva presidida por Pedro Gómez de la Serna, de la que también fue vicepresidente Manuel Alonso Martínez. Cargo que igualmente desempeñó en 1867, esta vez bajo la presidencia de Cándido Nocedal.

En 1862 comenzó a publicar su gran obra Códigos o estudios fundamentales sobre el Derecho civil español —concluida en 1874—, cuyos primeros tomos fueron declarados de mérito preferente para el ascenso en el cuerpo de catedráticos de Universidad por las Reales Órdenes de 31 de enero y 1 de abril de 1863.

Así obtuvo el grado de catedrático de ascenso con antigüedad de 1 de abril de 1863.

En 1866, tras el último regreso al poder de Narváez, fue elegido diputado por la circunscripción de Burgos. Cargo que compatibilizó con el de fiscal del Tribunal de Cuentas y con la docencia de su cátedra, aunque sin remuneración por motivos de incompatibilidad.

Dicho escaño lo revalidó en las filas del Partido Conservador tras las nuevas elecciones de 1867. La actividad como diputado de Gutiérrez tuvo un carácter más técnico que político y concluyó con la Revolución de 1868, que motivó también su cese como fiscal del Tribunal de Cuentas.

En los años siguientes publicó diversos trabajos, y el 25 de junio de 1870 solicitó el ascenso a la máxima categoría como catedrático de término, que obtuvo por Decreto del Gobierno de la República el 27 de enero de 1874.

Tras la Restauración también tuvo el honor de que se le encomendara la lectura de la lección inaugural del curso 1876-1877 en la Universidad Central, con el título: Influencia del principio democrático sobre el derecho privado. Lección que abordó bajo el prisma de su ideología conservadora, desde una triple perspectiva: histórica, filosófica y jurídica.

También fue individuo de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, en la que ingresó el 10 de diciembre de 1878. El 14 de enero siguienteleyó su discurso de ingreso, cuyo título estaba directamente relacionado con los fundamentos ideológicos que inspiraron la creación de esta Real Academia: Influencia que en todos los tiempos ha ejercido el derecho de propiedad, y fines importantes que hoy está llamado a cumplir.

Con la Restauración se produjo su regreso a la actividad política, en la legislatura de 1879-1880, esta vez como miembro del Senado elegido de nuevo por Burgos. Participó en diversas comisiones relacionadas con las actividades financieras del Estado, pero su actuación más relevante en esta legislatura fue la participación en el dictamen del proyecto de ley de bases para la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil, con brillantes intervenciones en las sesiones celebradas entre el 9 y el 13 de abril de 1880.

En 1880 abandonó el Senado para entregarse a los trabajos que desarrollaba la Comisión General de Codificación, de la que era miembro desde 1875, y regresó al Senado, elegido de nuevo por Burgos, en la legislatura de 1884-1885, para defender el proyecto de Código de Comercio, aprobado en 1885, y sobre todo en la defensa del proyecto de Ley de Bases del Código Civil.

Indudablemente en las tareas de elaboración del Código Civil de 1889, aún en vigor, tanto en la Comisión de códigos como en la brillante defensa de la Ley de Bases, fue donde alcanzó su mayor prestigio.

Fue un hombre católico y profundamente conservador, tanto en su vida privada como en la pública.

Como civilista de aquellos tiempos, sintetizaba la historia jurídica, pues, a falta de Código Civil, era el derecho histórico el que estaba en vigor en aquella parcela jurídica.

Su cultura era humanista: teólogo, experto latinista, conocedor del mos gallicus y de la historia de la filosofía.

Sin embargo, no militaba en el historicismo. Al contrario, tal vez el hecho de disponer de un conocimiento tan profundo de la historia jurídica, fue lo que le llevó a ser un decidido partidario de la codificación, guardando el respeto debido a las instituciones particulares de los territorios que habían conservado su derecho secular, aunque para él no todo “lo antiguo” necesariamente tenía que ser positivo en su aplicación práctica.

En los últimos años de su vida también fue subgobernador del Banco Hipotecario.

Murió soltero y sin hijos, dejando como herederos a cinco hermanos, uno de los cuales le ocasionó un grave quebranto económico, por lo que apenas dejó fortuna. Su cuerpo se inhumó en la sacramental de San Justo, cuya modesta lápida aún se conserva.

 

Obras de ~: Discurso acerca del origen, desarrollo y estado actual de la Ciencia del Derecho, leído en el acto solemne de recibir la investidura del grado de Doctor, por D. Benito Gutiérrez Fernández, Abogado del Ilustre Colegio de esta Corte, Madrid, Antonio Pérez Dubrull, 1853; “Estudios sobre las obras del jurisconsulto Cujas”, en Revista General de Legislación y Jurisprudencia (RGLJ), n.os 12, 13 y 14 (1858-1859), págs. 450-463, 25-31 y 128-142, respect.; “De la prohibición de testar por incapacidad mental”, en RGLJ, n.º 15 (1859), págs. 249-260; “Del depósito de la mujer soltera por causa de matrimonio”, en RGLJ, n.º 16 (1860), págs. 395-403; “Penas correccionales”, en RGLJ, n.º 18 (1861), págs. 647-659; Códigos o estudios fundamentales sobre el Derecho civil español, 7 ts., Madrid, Imprenta A. Peñuelas, 1862-1874 (ed. facs., Valladolid, Lex Nova, 1988); Examen histórico del Derecho penal, Madrid, Imprenta A. Peñuelas, 1866 (ed. facs., Pamplona, Analecta Editorial, 2003); Discurso leído en la Universidad Central en el acto de apertura del curso académico de 1876 a 1877, Madrid, Imprenta de José María Ducazal, 1876; “Del pacto de retro”, en RGLJ, n.º 52 (1878), págs. 609-615; Influencia que en todos los tiempos ha ejercido el derecho de propiedad, y fines importantes que hoy está llamado a cumplir. Discursos leídos ante la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas en la recepción pública del Excmo. Sr. D. Benito Gutiérrez Fernández, el domingo 16 de febrero de 1879, Madrid, Tipografía de la Viuda e Hija de A. Peñueleas, 1879 (reprod. en Discursos de recepción y contestación leídos ante la Academia, t. II, Madrid, Imprenta y Fundición de Manuel Tello, 1884, págs. 215-268); “Observaciones al estudio de M. Víctor Molinier sobre el proyecto de Código penal para el Reino de Italia”, en Memorias de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, t. 4, Madrid, Tipografía Gutenberg, 1883, págs. 505-563; “Investigación judicial de la paternidad”, en Memorias de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, t. V, Madrid, Tipografía Gutenberg, 1884, págs. 423-495; “El Divorcio”, en Memorias de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, t. 6, Madrid, Tipografía de los Huérfanos, 1889, págs. 371-541.

 

Bibl.: J. de Carvajal, Memoria leída en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, en la sesión inaugural del Curso de 1886 a 1887 (apéndice cuarto), Madrid, Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, 1887, págs. 59-80; J. de la Concha Castañeda, “Necrología de D. Benito Gutiérrez Fernández”, en Necrologías de los señores académicos de número, fallecidos desde el 1 de julio de 1885, Madrid, Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Imprenta del Asilo de Huérfanos del S. C. de Jesús, 1898, págs. 17-35; R. de Ureña y Smenjaud, “Benito Gutiérrez Fernández”, en Jurisconsultos españoles. Biografías de los Presidentes de la Academia y de los jurisconsultos anteriores al siglo xx inscritos en sus lápidas, t. I, Madrid, Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, 1911, págs. 243- 251; R. Gibert, “Benito Gutiérrez: redactor y orador del Código civil”, en Centenario del Código civil. Homenaje a la reina María Cristina y autores del Código civil, t. V-1, Madrid, Real Federación Taurina de España, 1993, págs. 133-213; J. C. Domínguez Nafría, El jurisconsulto Benito Gutiérrez. Entre la Historia y la Razón, Madrid, Seminario Jerónimo González,Centro de Estudios Registrales, Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España, 1997.

 

Juan Carlos Domínguez Nafría