Ayuda

Diego Ortiz de Calzadilla

Biografía

Ortiz de Calzadilla, Diego. Calzadilla (León), p. m. s. xv – Almeirim (Portugal), 1519. Obispo de Tánger, de Ceuta y de Viseu, confesor real.

Diego Ortiz de Villegas era hijo de Alfonso Ortiz de Villegas, de quien descendían en Castilla los marqueses de Villar, y de María de Silva. Sus primeros estudios transcurrieron en el obispado de Badajoz, donde fue elegido bachiller canonista el 25 de noviembre de 1457. Parece ser que después continuó su formación como colegial en Bolonia y París, y una vez de vuelta a España ingresó en el Colegio Mayor de San Bartolomé en Salamanca.

Se trataba de una persona de gran capacidad y virtud, motivo más que probable por el que fue llamado por el rey Alfonso V de Portugal para ser el confesor y director espiritual de la princesa Juana. Sin embargo, se han querido ver otras causas en la ida de Diego Ortiz a tierras portuguesas. Una de ellas cuenta que en el tiempo en que los Reyes Católicos comenzaron a reinar en Castilla, Ortiz de Calzadilla hizo un juicio astronómico con el cual predijo que el rey de Portugal entraría en los Reinos castellanos con su poderoso Ejército y que temiendo que se cumpliera esta profecía se trasladó a Portugal. Otras crónicas aseguran que fue otro el motivo de haber pasado a Portugal, pues por escrituras y papeles antiguos del Colegio salmantino consta de los enfrentamientos que tenía con los nietos de Rodrigo Álvarez de Anaya sobre si había de seguir el partido de la Excelente o de la Reina Católica, y lo más cierto es que Ortiz se decantara por la Excelente, o Beltraneja, y que, una vez derrotada por Isabel la Católica, pasara a formar parte del séquito del rey portugués, que había defendido los derechos de Juana la Beltraneja en el pleito sucesorio.

En la Corte portuguesa fue muy apreciado por el rey Alfonso V, quien le nombró obispo de Tánger en 1467. Gracias a este valimiento pudieron venir a establecerse familiares y deudos suyos muy ventajosamente en el Reino luso.

Era un insigne predicador y un gran cosmógrafo. Y según parece por la Crónica de las Indias que escribió Francisco de Gomara, este obispo con otros cosmógrafos hicieron una carta de marear, por la cual los portugueses hallaron la Especería.

Fue además el confesor del rey Juan II, quien le confió el encargo de formar una junta, compuesta de los hombres más sabios del país lusitano, que examinasen los proyectos que Cristóbal Colón había ido a proponerles.

El dictamen de la Junta, formada por el maestre Rodrigo y el Maestre Iusepe, fue, como es sabido, desfavorable para el futuro almirante de las Indias.

En 1494 el Rey le nombró proveedor mayor de la redención de cautivos por carta despachada en Évora a 11 de noviembre y capellán mayor de la capilla que en ese año mandó establecer en virtud de una bula de Alejandro VI. En calidad de capellán asistió en Alvor en 1495 a la muerte del rey Juan II, el cual aún en su testamento le dio una prueba de la afección que le tenía, pues nombrando por su testamentario al duque de Beja, el nuevo rey don Manuel mandó que en la ejecución del testamento se aconsejase siempre con Diego Ortiz. No fue el obispo de Tánger menos favorecido por don Manuel, que le encargó la enseñanza y educación de su hijo Juan III, enseñanza que probablemente empezó entre 1508 y 1510.

Fue promovido por el mismo Monarca a obispo de Ceuta en el año 1500, y cinco años más tarde fue nombrado obispo de Viseu. Rigió la diócesis de Ceuta hasta el 21 de junio de 1505, fecha en que fue expedida la bula de su translación para Viseu en el pontificado de Julio II.

Aun cuando no residió en Tánger, ni en Ceuta y tampoco en Viseu, siendo obispo de Ceuta escribió un pequeño catecismo doctrinal con el título Rudium catechismum pentadecadem, publicado en 1504y dedicado a don Manuel. Y siendo prelado de Viseu recopiló unos estatutos que ya existían reuniéndolos en un libro y de los que sólo queda una certificación en el archivo del Cabildo. Consagró la Catedral, habiendo hecho antes construir con suntuosidad la bóveda principal y la que sirve de pavimento al coro.

Tuvo fama en su tiempo de hombre muy literato y gran teólogo. Además del catecismo dejó escrita la Historia de la Pasión según los cuatro Evangelistas, dedicada a Juan II, la cual fue publicada por su sobrino Diego Ortiz, obispo también de Ceuta.

Como predicador, hay memoria de varias de sus predicaciones, en 1499 la de la translación de Juan II a la iglesia de Batalha, en 1500 la que hizo en Restello con ocasión de la partida de la Armada de Pedrálvarez Cabral y en 1505 la de acción de gracias por las victorias alcanzadas por Duarte Pacheco en la India.

Diego Ortiz de Calzadilla falleció en 1519 en Almeirim y está sepultado en el Convento de Santa María de la Sierra, de la Orden de Santo Domingo.

 

Obras de ~: Rudium catechismum pentadecadem, 1504; Historia de la Pasión según los cuatro Evangelistas, Ceuta.

 

Bibl.: F. Ruiz de Vergaray Álava, Vida del Illustrissimo Señor Don Diego de Anaya Maldonado Arzobispo de Sevilla. Fundador del Colegio Viejo de S. Bartolome y noticia de sus Varones Excelentes, Madrid, Diego Díaz de la Carrera, 1661, págs. 115-117; L. María Jordán, Memoria histórica de los obispados de Ceuta y Tánger, Tánger, Imp. Hispano-Arábiga de la Misión Católica, 1909, págs. 42-43 y 61-63; R. de Pina, Crónica de el-rei D. Joao II, Coimbra, Atlántida, 1950, págs. 94, 198 y 201; F. Lópezde Gomara, Historia general de las Indias, vol. I, Barcelona, Orbis, Biblioteca de Historia 12, 1985, pág. 47.

 

María Velázquez de Castro