Ayuda

Fernando Garrido Tortosa

Biografía

Garrido y Tortosa, Fernando. Cartagena (Murcia), 6.I.1821 – Córdoba, 3.VI.1883. Político, escritor, historiador y pintor.

La familia Garrido Tortosa se instaló en Cádiz en 1839. En aquella ciudad, Fernando estudió pintura bajo la dirección de Luis Sevil. Los conocimientos que adquirió de pintura, litografía y dibujo en madera le sirvieron de fuente de ingresos en muchas ocasiones durante su vida. En Cádiz tuvo también contacto con las ideas socialistas a través de Joaquín Abreu y Pedro Luis Hugarte, en tertulias donde se explicaban las teorías de Fourier, Saint Simón y Owen. Dos años después comenzó a colaborar en periódicos literarios y políticos gaditanos, como La Estrella, La Caricatura o El Infierno. Se trasladó a Madrid en 1845 con la idea de participar de forma más activa en la vida política. Fundó la revista La Atracción, decenal, de la que fue redactor, administrador y repartidor, y que sólo tuvo doce suscriptores. Conoció entonces a un grupo demócrata socialista liderado por Sixto Cámara, y entre los que estaban José Ordax y Avecilla, Federico Beltrán, Joaquín Martínez, Ignacio Cervera y Javier Moya. Constituyeron el primer núcleo madrileño de falansterianos. Junto a Federico Beltrán fundó el periódico bisemanal La Organización del Trabajo (1848), que difundía los principios fourieristas. Llegó a tener doscientos suscriptores. El periódico fue prohibido por el gobierno de Narváez en 1848, debido a la implicación de su redacción en los levantamientos revolucionarios de aquel año.

En abril de 1849 nació el Partido Demócrata Español, como escisión de la izquierda del Partido Progresista.

Fernando Garrido se adhirió a la democracia, junto a Sixto Cámara, liderando una tendencia socialista.

Ese mismo año fundó un nuevo periódico, El Eco de la Juventud, que fusionó con La Reforma Económica, de Cámara, para constituir La Asociación, que dirigió Ordax Avecilla. Tuvo dos mil suscriptores.

Publicó Garrido su primer folleto, titulado Derrota de los viejos partidos políticos, que tuvo dos ediciones, y poco después Propaganda democrática; defensa del socialismo; cartas del apóstol socialista a Juanón el Bueno, alias el Pueblo Español. El Gobierno cerró el periódico de Garrido, al cual le cayó una multa de 54.000 reales.

La policía descubrió entonces que Fernando Garrido lideraba la sociedad secreta conocida como Los Hijos del Pueblo. Fue condenado a catorce meses de prisión en la cárcel del Saladero, en Madrid, al cabo de los cuales fue condenado a la expatriación. Durante ese tiempo escribió La democracia y las elecciones del 10 de mayo, y colaboró en los periódicos de Ignacio Cervera, como El Amigo del Pueblo, El Trabajador, El Taller o La Fraternidad.

Primero se estableció en París, y luego, a finales de 1851, fijó su residencia en Londres. Allí conoció a los exiliados de la revolución europea de 1848: Ledru- Rollin, Mazzini y otros. Con ellos formó el Comité Central Democrático Europeo, en el cual Fernando Garrido representó a España. A finales de 1853 se trasladó a Bayona, donde entró en contacto con los círculos revolucionarios que preparaban el levantamiento del año siguiente. Llegó a Madrid en julio de 1854, en plena revolución, y junto a su amigo Ignacio Cervera publicó El Eco de las Barricadas. Alcanzó veinticuatro números, aunque la mayoría fueron recogidos por la autoridad. Su contenido provocó que se acumularan catorce procesos contra Garrido.

Le defendieron en los Tribunales otros demócratas, como Emilio Castelar, Estanislao Figueras, José María Orense y Patricio Olavarría. Publicó entonces Espartero y la revolución (1854), en el que veía al general progresista como el posible abanderado de la nueva época democrática. El mismo gobierno de Espartero mandó recoger el folleto y encarcelar a su autor. Lo mismo le ocurrió con El pueblo y el trono (1854). En ambos casos le defendió Castelar, que consiguió sentencias absolutorias. Esto hizo muy popular a Garrido, que fue presentado a las elecciones de septiembre de 1854 sin éxito. Por aquellos días estrenó una pieza teatral, Un día de revolución.

El cólera le alcanzó en 1855 en Barcelona. La convalecencia le sirvió para escribir La república democrática federal universal. De regreso en Madrid, publicó con Cervera el periódico La Democracia. Fernando Garrido participó en el levantamiento de los progresistas en Madrid, en julio de 1856, en reacción a la sustitución de Espartero por O’Donnell en la presidencia del Gobierno. Huyó a Málaga y luego a Gibraltar.

Identificado en Cádiz fue expulsado con un pasaporte para Estados Unidos. De camino se detuvo en Lisboa para encontrarse con Sixto Cámara, donde estuvo seis meses, tras los cuales consiguió el permiso para regresar a España. Vivió entonces de la pintura, y colaboró en el periódico Pensil de Iberia.

La unificación del reino de Italia se convirtió en un símbolo de la lucha de la libertad contra el despotismo.

Algunos demócratas españoles, entre los que estaban Fernando Garrido y Sixto Cámara intentaron crear una Legión Ibérica para ir a combatir a suelo italiano. Contó con núcleos en Lisboa, Madrid, Zaragoza y Barcelona. Fue en esta ciudad en la que consiguió reclutar a unos pocos cientos de voluntarios, casi todos venidos de la Guerra de África, y que estaban dispuestos a marchar a Sicilia a unirse a los “camisas rojas” de Garibaldi. Fernando Garrido no abandonó la vida conspirativa y se involucró en el levantamiento socialista de 1859, en el que murió Sixto Cámara. Fernando Garrido fue detenido y juzgado por un Consejo de Guerra, que finalmente le absolvió.

El contrato que le ligó con el editor Salvador Manero le permitió publicar dos tomos de Obras escogidas, con un prólogo de Francisco Pi y Margall, y que recogen artículos publicados entre 1857 y 1859.

Escribió una breve Biografía de Sixto Cámara (1860) y con el seudónimo de Evaristo Ventosa publicó La regeneración de España (1860), en la que postulaba la aplicación de las reformas democráticas, y Españoles y marroquíes. Historia de la guerra de África (1859- 1860), un texto descriptivo y patriótico. Publicó una serie de cuentos con el título Lindezas del despotismo (1860), con el trasfondo de las ventajas del liberalismo.

La cuestión sobre el significado de la democracia le llevó a escribir La democracia y sus adversarios (1860), en la que relaciona las reformas democráticas con las socialistas. Comenzó así el debate en el partido demócrata en las páginas de los periódicos, que se personalizó en José María Orense, individualista, y Fernando Garrido. La polémica se solventó temporalmente con la Declaración de los Treinta, auspiciada por Pi y Margall, que dejaba libertad de pensamiento dentro del partido.

A finales de 1860 marchó a París para evitar ser encarcelado tras repartir propaganda republicana en Barcelona en plena visita de la reina Isabel II. En Bruselas publicó La España contemporánea (1862), en francés, y luego traducida al español (1866-1867), alemán, danés, polaco y ruso, y El socialismo y la democracia ante sus adversarios (1862), con un prólogo de Mazzini. Durante ese tiempo tuvo contacto con personajes como Garibaldi, Louis Blanc o Bakunin, y participó en organizaciones carbonarias, sociedades secretas y públicas como el Comité Democrático de Ledru-Rollin y Talandier.

Con su segundo seudónimo, Alfonso Torres de Castilla, publicó Historia de las persecuciones políticas y religiosas ocurridas en Europa desde la Edad Media hasta nuestros días (1863-1866), que fue traducida al inglés, Historia general de la tiranía (1867), Historia de los crímenes del despotismo (1867-1870), La Humanidad y sus progresos, o la civilización antigua y la moderna (1867) e Historia de los progresos sociales (1868- 1870), por la que fue excomulgado por el obispo de Barcelona.

Ante los preparativos revolucionarios, intentó pasar a España en agosto de 1868. Fue detenido por la policía francesa, y liberado en septiembre. Realizó entonces un viaje de propaganda por Cataluña en favor de la república federal. Estuvo acompañado por Elías Reclus y Giuseppe Fanelli, que tenían el objetivo de crear núcleos de la Alianza bakuninista en España.

Tras un periplo por Málaga y Cádiz, Fernando Garrido llegó a Madrid en diciembre de 1868. Fue elegido diputado por la circunscripción de Cádiz, el 15 de enero de 1869, con 17.237 votos de los 33.245 emitidos. Pronunció discursos contra las quintas, la monarquía y el ejército permanente, y a favor de la separación de la Iglesia y el Estado. Publicó entonces Historia del reinado del último Borbón (1868-1869), e Historia de las clases trabajadoras (1870). Colaboró en el periódico republicano La Igualdad, que dirigía Estanislao Figueras, y fundó su propio periódico, La Revolución Social, por el que fue a parar otra vez a la cárcel del Saladero. Tuvo que exiliarse en Portugal, y volvió a España a principios de 1871. Fue elegido diputado por Sevilla, el 8 de marzo de 1871, con 3.535 votos de los 5.965 emitidos. En el Congreso pronunció un discurso en defensa de la Internacional, cuando se debatió su ilegalización. Participó en la segunda y tercera Asamblea del Partido Federal, representando a Málaga y Pontevedra, respectivamente. En las elecciones del 24 de agosto de 1872 salió elegido diputado por Sevilla, con 2.784 votos de casi tres mil emitidos. Proclamada la República, fue nombrado intendente general de Filipinas con atribuciones extraordinarias, pero el cargo apenas lo llegó a desempeñar debido al cambio de gobierno por el golpe de Estado del 3 de enero de 1874. Ese año volvió a Lisboa, de donde fue expulsado, y tras unos meses oculto en Oporto se instaló en París, lugares en los que tuvo que vivir de nuevo de la pintura.

En 1879 regresó a España para volver a la actividad política, periodística y literaria. Fundó el periódico La Unión, y publicó varias obras, entre ellas La cooperación (1879), en la que explicaba el cooperativismo de Owen y las experiencias en Cataluña; Los Estados Unidos de Iberia (1881), basada en el iberismo como clave regeneradora; La revolución en la Hacienda del Estado, las provincias y los municipios (1881) sobre el establecimiento de un impuesto único y la descentralización; y ¡Pobres jesuitas! (1881). Con el seudónimo de El Ermitaño de las Peñuelas publicó una colección de cuentos con el título de Cuentos cortesanos (1880).

 

Obras de ~: El pueblo y el trono, Madrid, Tomás Núñez Amor, 1854; Espartero y la revolución, Madrid, Tomás Núñez Amor, 1854; La república democrática federal universal, pról. de E. Castelar, Madrid, 1855 (reed. Madrid, Imprenta de la Asociación, 1856 y eds. hasta 1881); Obras escogidas, pról. de F. Pi y Margall, Barcelona, Buenaventura Bassas, 1859-1860; Evaristo Ventosa (seud.), Españoles y marroquíes. Historia de la guerra de África, Barcelona, Librería de Salvador Manero, 1859-1860; Biografía de Sixto Cámara, Barcelona, Librería de Salvador Manero, 1860; La democracia y sus adversarios, pról. de J. M.ª Orense, Barcelona, Imprenta de El Porvenir, 1860; Lindezas del despotismo, Barcelona, Librería de Salvador Manero, 1860; Evaristo Ventosa (seud.), La regeneración de España, Barcelona, Librería de Salvador Manero, 1860; L’Espagne contemporaine: ses progrès moraux et materiels au xix siècle, Bruxelles et Leipzig, A. La croix, Verboeckhoven et Cie., 1862; Alfonso Torres de Castilla (seud.), Historia de las persecuciones políticas y religiosas ocurridas en Europa desde la Edad Media hasta nuestros días, Barcelona, Salvador Manero, 1863-1866; La España contemporánea: sus progresos morales y materiales en el siglo xix, Barcelona, Salvador Manero, 1865- 1867; Historia de los crímenes del despotismo, Barcelona, Salvador Manero, 1867-1870; Historia del reinado del último Borbón de España. De los crímenes, apostasías, opresión, corrupción, inmoralidad, despilfarros, hipocresía, crueldad y fanatismo de los Gobiernos que han regido España durante el reinado de Isabel de Borbón, Barcelona, Salvador Manero, 1868-1869; Historia de los progresos sociales, Barcelona, Salvador Manero, 1868-1870; Historia general de la tiranía, Barcelona, Salvador Manero, 1870; Historia de las clases trabajadoras, de sus progresos y transformaciones económicas, sociales y políticas desde los tiempos más remotos hasta nuestros días, Madrid, Tomás Núñez Amor, 1870; La cooperación. Estudio teórico y práctico sobre las sociedades cooperativas de consumo y producción en Inglaterra y otros países, especialmente en Cataluña, Barcelona, Imprenta de Oliveros, 1879; La restauración teocrática, Barcelona, Salvador Manero, 1879; La revolución en la hacienda del Estado, las provincias y los municipios, Madrid, Imprenta Enrique Vicente, 1880; El Ermitaño de las Peñuelas (seud.), Cuentos cortesanos, Madrid, Manuel Minuesa de los Ríos, 1880; Los Estados Unidos de Iberia, Madrid, Imprenta de Juan Iniesta, 1881; ¡Pobres jesuitas! Origen, doctrinas, máximas, privilegios y vicisitudes de la Compañía de Jesús desde su fundación hasta nuestros días, Madrid, Imprenta, Calle de Mendizábal, 1881.

 

Bibl.: J. Maluquer de Motes, “Presentación”, en F. Garrido, en La federación y el socialismo, Barcelona, Editorial Labor, 1975; E. Aja, Democracia y socialismo en el siglo xix español. El pensamiento político de Fernando Garrido, Madrid, Cuadernos para el Diálogo, 1976; E. Martínez Pastor, Fernando Garrido, su obra y su tiempo, Cartagena, Instituto de Estudios Cartaginenses, 1976; F. Madrid, “De la supuesta estancia de Fernando Garrido en Florencia”, en Spagna contemporanea, 1 (1992), págs. 49-60; E. Fuentes Quintana (dir.), Economía y economistas españoles, vol. V, Barcelona, Galaxia Gutenberg- Círculo de Lectores, 1999.

 

Jorge Vilches García