Ayuda

Lino Gómez Canedo

Biografía

Gómez Canedo, Lino. Laracha (La Coruña), 24.VI.1908 – México, 24.XII.1990. Franciscano (OFM), historiador americanista.

Estudió Humanidades en el colegio de Herbón y después de pasar por el convento de Canedo (Ponteareas, Pontevedra), cursó Filosofía en el de Vistahermosa (Orense), y Teología en Santiago, donde profesó en la Orden Franciscana en 1929 y se ordenó sacerdote en 1931. Su salud era por entonces poco estable, por lo que hubo que dudar a la hora de asignarle un destino prometedor de estudiante universitario.

En vista de su gran capacidad intelectual y de su inclinación a los estudios históricos, fue designado ayudante del padre Atanasio López en sus investigaciones históricas, alternando con otros trabajos ministeriales. En 1933 marchó a Roma para estudiar Historia Eclesiástica en la Universidad Gregoriana, en la que se licenció en 1937 y se doctoró en 1939, así como Biblioteconomía en la correspondiente escuela de la Biblioteca Vaticana, y Archivística, Paleografía y Diplomática en la escuela del Archivo Real del Estado. Instalado en Madrid desde 1941, estuvo al frente de la casa de escritores Cardenal Cisneros, que debió restaurar, fue elegido como uno de los primeros miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y enseñó Historia Eclesiástica durante 1941 y 1943 en el seminario conciliar de Madrid. En 1951 se incorporó a la Academy of American Franciscan History de Washington, en la que trabajó durante las décadas siguientes. Este “desembarco” en América, sueño de su vida, le brindó las mejores oportunidades para llevar a cabo sus iniciativas historiográficas.

Gómez Canedo inició sus investigaciones americanistas con becas y subvenciones de organismos públicos como la Junta de Relaciones Culturales del Ministerio de Asuntos Exteriores, en 1946, y la Fundación Creole y el Programa de Becas de la Organización de Estados Americanos, en 1958. Con este apoyo pudo recorrer gran parte de los países hispanoamericanos, Estados Unidos y Canadá, para recabar nueva información sobre la acción española en América, sobre la historia de los franciscanos en el Nuevo Mundo y sobre la educación de las poblaciones indianas, tema por el que sentía gran pasión. Aprovechándose de la hospitalidad franciscana, pudo realizar investigaciones en archivos y bibliotecas de Italia, Austria, Hungría, Francia, Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Suecia y Dinamarca.

Sin gran atractivo por la docencia, dictó cursos en la Saint Bonaventure University de Estados Unidos, la Universidad de Puerto Rico y la Universidad Nacional Autónoma de México, acerca de la historia de América y su metodología. Asistió a diversos congresos internacionales de historia y archivística, y participó intensamente en comisiones y comités reunidos para establecer criterios ecdóticos actualizados, campo en que se venía padeciendo una grave anarquía entre los cultivadores de la historia novohispana.

Siempre dentro de su actividad histórico-documental, reorganizó el archivo diocesano de San Juan de Puerto Rico, cuyos fondos se hallaban amontonados en un rincón, pronunció conferencias en distintos centros y ofreció cursillos a los doctorandos de escuelas especializadas y universidades. Era académico correspondiente de la Real Academia Gallega, de la Real Academia de la Historia, de la Academia Colombiana de Historia, de la Academia Colombiana de Historia Eclesiástica, de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela y de la Sociedad Mexicana de Historia.

Viajero infatigable y hombre de trato muy cordial, se rodeó de una constelación de amigos en los diversos países sudamericanos y muy especialmente en los caribeños. De hecho, residió gran parte de su vida en México y en este país publicó sus mejores estudios históricos. Era especialmente cotizado en el mundo de los hispanistas tanto europeos como americanos, con los que concurría asiduamente a los congresos y asambleas internacionales.

Colaboró en numerosas publicaciones, entre ellas el Archivo Ibero Americano, Revista de Indias, Archivum Franciscanum Historicum (Museo Histórico, Quito), The Americas (Washington), Revista Interamericana de Bibliografía (Washington), Estudios Históricos (Guadalajara, México), Humanitas (Monterrey, México), Revista de Historia de América (México), Handbook of Latin American Studies (gran publicación anual de la Biblioteca del Congreso de Washington, en la que tuvo a su cargo la sección “Sudamérica Colonial” de 1962 a 1970), Dictionnaire de Géographie et d’Histoire Ecclésiastiques (París), Guide to the Diplomatic Archives of Western Europe (Filadelfía, 1959), etc.

 

Obras de ~: Don Juan de Carvajal y el Cisma de Basilea (1443-1448), Madrid, 1943; Un español al servicio de la Santa Sede. Don Juan de Carvajal, cardenal de Sant’ Angelo, legado en Alemania v Hungría (1399-1469), Madrid, CSIC, Instituto Jerónimo Zurita, 1947; Nuevos estudios histórico-críticos acerca de Galicia, del padre Atanasio López, ed. de ~, Santiago, 1947; Crónica franciscana de las provincias del Perú de fray Diego de Córdoba Salinas, ed. de ~, Washington, Academy of American Franciscan History, 1957; Los archivos de la Historia de América, Madrid, Instituto Panamericano de Geografía e Historia, 1961; Los archivos históricos de Puerto Rico, San Juan, 1964; Crónica de los colegios de Propaganda Fide de la Nueva España de fray Isidro Félix de Espinosa, ed. de ~, Washington, 1964; Los archivos históricos de Venezuela, Universidad de Zulia, 1966; Las misiones de Píritu. Documentos para su historia, selecc. y est. prelim. de ~, Caracas [Academia Nacional de la Historia], 1967; Primeras exploraciones y poblamiento de Texas (1686- 1694), Monterrey, 1968; San Francisco de Asís. Sus escritos: las florecillas. Biografías del santo, ed. de ~, Madrid [La Editorial Católica], 1971 (5.ª ed.) (Biblioteca de Autores Cristianos, vol. 4).

 

Bibl.: A. Couceiro Freijomil, Diccionario bio-bibliográfico de escritores, Santiago de Compostela, Editorial de los Bibliófilos Gallegos, 1951-1953; J. L. Soto Pérez, Un Siglo de historia literaria (1862-1962), Santiago de Compostela, El Eco Franciscano, 1963.

 

José García Oro, OFM