Ayuda

Ambrosio Garcés de Marcilla y Cerdán

Biografía

Garcés de Marcilla y Cerdán, Ambrosio. Valencia, 30.V.1816 – Barcelona, 1859. Militar, científico, coronel del Ejército, teniente coronel de Ingenieros.

Hijo del mariscal de campo Antonio Garcés de Marcilla y Llorens, barón de Andilla, y de Josefa Cerdán, ingresó en 1834 en la Academia de Ingenieros de Guadalajara de la que salió como teniente en 1837.

Su primer destino fue el Regimiento de Zapadores Minadores, con el que participó en los últimos años de la Primera Guerra Carlista, tomando parte con su compañía, en 1838, en acciones como las de Baeza, Úbeda y Castril. Posteriormente, en ese último año fortificó los pueblos de Almodóvar, Puertollano o Argamasilla, y al año siguiente en la Comandancia de Valencia, fortificó otros pueblos, como Cheste.

En 1844 se encontraba destinado en la Comandancia de Ingenieros de Cartagena, sorprendiéndole la sublevación ocurrida en dicha plaza, logrando refugiarse en la casa del cónsul de Francia. En marzo de ese mismo año, consiguió embarcar en un buque de dicha nacionalidad, que le condujo a Alicante, desde donde se integró en el ejército encargado del sitio de la citada plaza de Cartagena.

En 1846 formó parte de la “Comisión de indagaciones militares”, recorriendo Francia, Alemania, Dinamarca, Suecia, Rusia, Turquía, Grecia e Italia. Esta comisión formaba parte de aquellas organizadas por el ingeniero general Antonio Remón y Zarco del Valle, el cual mandó a varios profesores de la Academia, así como a otros oficiales de Ingenieros para que recorriesen Europa, para conocer cuantos adelantos de las ciencias pudiesen ser de interés para el Cuerpo. Terminada la comisión, presentó una memoria relativa a las conclusiones y enseñanzas obtenidas de su viaje.

En 1850 fue destinado a la Dirección Subinspección de Ingenieros de Cataluña, donde participó en la comisión encargada del plano general de Barcelona y del proyecto de ensanche de la plaza. Un año después viajó a Inglaterra comisionado para conocer los adelantos de la Exposición General de Industria de Londres, ciudad en la que permaneció dos meses.

Se le debe considerar como el introductor de la telegrafía eléctrica en el Ejército español e igualmente en el ámbito civil en España, ya que en 1851 había publicado su Tratado de Telegrafía Eléctrica, considerado como el primer estudio de tal tema en España. En 1852 estableció una línea permanente de telégrafos en Barcelona que unía su capitanía con los fuertes exteriores e interiores, así como con otras instituciones militares.

Estas líneas, dotadas de telégrafos de cuadrante, sistema Breguet, se establecieron en Barcelona para sustituir a las anteriores ópticas. Dos años después, otro ingeniero militar, José María Mathé y Aragua, dirigía el tendido de la línea (civil) de Madrid a Irún, con la que se iniciaba la red telegráfica del Estado.

En 1854 pasaba a supernumerario, situación en la que permanecería, sin volver al servicio activo, para trabajar junto al marqués de Salamanca en las líneas de ferrocarril que el citado prócer estaba construyendo en España.

Era hermano de Antonio —destacado militar, recompensado con la Cruz Laureada de San Fernando—, y de Inés y Teresa, ambas destacadas pintoras.

 

Obras de ~: “Memoria sobre cales y morteros”, en Memorial de Ingenieros (1849); Tratado de Telegrafía Eléctrica, Barcelona, Imprenta de Ramón Indar, 1851; “El Ejército Ruso y los establecimientos militares de aquel Imperio”, en Memorial de Ingenieros (1852); Manual de Telegrafía Eléctrica para uso de los empleados en los telégrafos eléctricos militares de Cataluña, Barcelona, 1853.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), exps. personales.

Índice Analítico de las Memorias, Artículos y Noticias del Memorial de Ingenieros, desde el año 1846 al 1920, Madrid, Imprenta del “Memorial de Ingenieros del Ejército”, 1925; J. Carrillo de Albornoz y Galbeño et al., Historia del Arma de Ingenieros. Abriendo Camino, Madrid, Imprenta Grafoffset, 1997; A. Gil Novales, Diccionario biográfico de España (1808- 1833). De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista, vol. II, Madrid, Fundación Mapfre, 2010, pág. 1219.

 

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño