Ayuda

Vasco Porcallo de Figueroa

Biografía

Porcallo de Figueroa, Vasco. Cáceres, 1481 – Puerto Príncipe (Camagüey, Cuba), 1550. Militar, fundador.

Pertenecía a una noble familia originaria de Portugal y emparentada con los duques de Feria. Después de servir con distinción en España e Italia, embarcó muy joven para América arribando en Santo Domingo en 1502, no tardando en figurar entre los capitanes y colonizadores de más autoridad. En unión y bajo el patrocinio de su gobernador Nicolás de Ovando, contribuyó a la reducción de las provincias de Higüey y de Jaragua, obteniendo en recompensa cuantioso repartimiento agrario y de indios. Siendo uno de los capitanes de Diego Velázquez llegó a Cuba en 1514 y fundó las villas de Porcallo (hoy Remedios), Sancti Spiritus y Sabanaque. En 1518 fue comisionado para apaciguar los tumultos suscitados entre los vecinos de Sancti Spíritus, para lo cual pidió al alcalde Hernán López la renuncia de su cargo y habiendo aquél tirado de la espada, Porcallo le dio de puñaladas en pleno Cabildo. Hizo luego prender a todo el Consejo, habiendo tenido también que repeler la agresión de un regidor que le atacó en la misma iglesia. Secuestró todos los bienes del Ayuntamiento y remitió presos a todos sus miembros a Santiago de Cuba, para ser juzgados por el juez de residencia, licenciado Zuazo, que desaprobó todo lo hecho por Porcallo, que se había erigido en dueño y señor de la comarca.

La mayor parte de la bibliografía le retrata como un conquistador sanguinario y sin escrúpulos. Era muy temido y odiado por los nativos siboneyes de Cuba a los que aterrorizaba frecuentemente acompañado de su cuadrilla de asesinos y jauría de perros. Atacaba los poblados indígenas para apresar a sus habitantes, mandando a sus haciendas o vendiendo como esclavos a los más jóvenes; y echaba a los mastines a los más débiles y viejos. De este modo se convirtió en el encomendero más rico y poderoso de la isla. Aunque no faltan descripciones favorables, como la del obispo Diego Sarmiento en 1554, quien dice de él “En 30 de marzo —dice el obispo— vine a esta villa del Puerto del Príncipe, que visité. Hay 14 vecinos.

En la comarca vive Vasco Porcallo de Figueroa, la más calificada persona de esta isla, de linaje y hacienda. Es generoso y animoso, y es mucha parte para sustentar esta villa y la de Sancti Spiritus. Todos le respetan como padre por sus buenas obras”.

Cuando el gobernador Diego Velázquez le pidió que liderase la flota que debía ir a México a castigar y apresar a Hernán Cortés, se negó y la misión recayó en Pánfilo de Narváez. Hacia 1530 él y otros encomenderos habían acabado con la población nativa de Cuba, tomando la iniciativa de introducir en sus haciendas los primeros esclavos negros, concretamente, ocho hombres, doce mujeres y doce niños.

Estuvo casado con la hija de un importante cacique, la bella Tinima. Fue famoso por las numerosas concubinas indias que tuvo y el innumerable número de violaciones que cometió. Tuvo más de un centenar de hijos, algunos de los cuales se suicidaron junto a sus madres.

En 1539, a pesar de su avanzada edad, se unió a la expedición de Fernando de Soto a La Florida, con la idea de capturar esclavos para sus haciendas o venderlos, pero las dificultades que no esperaba le hicieron regresar a Cuba, dejando allí a su hijo natural Gómez de Figueroa. Murió en Puerto Príncipe, en 1550, ciudad fundada por él.

 

Bibl.: VV. AA., Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana, vol. XLVI, Barcelona, Hijos de J. Espasa, 1922, págs. 459- 460; J. M.ª González Ochoa, Quién es quién en la América del Descubrimiento, Madrid, Acento Editorial, 2003, págs. 332- 333; http://www.ecured.cu/index.php/Vasco_Porcallo_de_Figueroa; G. Cabrera Leiva, “Vasco Porcallo de Figueroa”, en

http://www.diariolasamericas.com/noticia/88830/pda. (2009)

 

Diccionario Biográfico Español